Publicidad

Si da pena defender defraudadores

Alejandro Velasco | 13 de septiembre, 2019 - 06:26 | Opinión

Con los cambios que se están proponiendo por parte de la federación para combatir la evasión de impuestos, se hicieron una seria de adecuaciones a la ley fiscal, las cuales contemplan, lo mismo que los gobiernos neoliberales, es decir, apretarle, presionar e incluso, prácticamente perseguir al contribuyente cautivo, ese que cada mes declara sus movimientos económicos y al año hace lo propio una vez más pero ya con todo lo que realizó a lo largo de 365 días, esto pese a que, obviamente, las autoridades lo nieguen, pues ya con el hecho de que se va a considerar como crimen organizado a quien engañe al fisco voluntaria o involuntariamente, se les tratará como delincuencia organizada con todo lo que ello representa.

Y es que se habla de que el contribuyente ahora va a tener incluso que verificar si la empresa con la que esta haciendo negocio y que por lo mismo le factura, no tiene antecedentes de haber simulado una transacción comercial, Aunque en el caso específico no sea así, lo que ya de entrada mete en un conflicto al contribuyente cumplido y todo porque no se les ocurre, a las autoridades hacendarias, otra forma para obligar a que muchos dueños de negocio clandestinos operen dentro de la formalidad, así que lo más fácil es seguir sacándole dinero al mismo, es decir, el que siempre ha pagado y lo seguirá haciendo, mientras el resto, continuará en las mismas, con ganancias sin necesidad de reportar nada a autoridad alguna.

Por lo mismo algunos empresarios han expresado su preocupación ante la posibilidad de que, por azares del destino tengan que hacer alguna transacción comercial con una empresa que en alguna ocasión burló al fisco; pero el asunto también lo están tomando algunos partidos políticos, entre ellos el Partido Acción Nacional y de Movimiento Ciudadano, quienes anunciaron que acudirán ante la Corte a interponer una denuncia para tratar de revertir esa decisión. Y la reacción del presidente López Obrador no se hizo esperar pues en cuanto pudo afirmó que da pena que los partidos políticos defiendan a defraudadores. Textualmente dijo "Da hasta pena, defendiendo a defraudadores. Eso de las facturas falsas empezó hace unos años y proliferó en el país y desde luego todas estas cosas fueron protegidas, es decir había respaldo político, pero llegaron al extremo de que los legisladores se opongan a que se castigue a defraudadores".

Por supuesto que todos estamos de acuerdo en que se combata la evasión de impuestos, ya que al final de cuentas la función de los gobiernos es recaudar para poder brindar servicios, pero tan drásticos como tratarlos como crimen organizado, me parece demasiado y más como en los casos que le mencionaba, si por alguna razón un empresario cumplido tuvo una relación comercial con una empresa que de vez en vez participó vendiendo facturas, también le van a dar ese trato de criminal, mientras que por otro lado a quienes protegen delincuentes no los quiere tocar ni con el pétalo de una rosa.

Pero pensándolo bien y tomando la propia expresión del presidente. Si da pena defender defraudadores, pero no solo a ellos, también a los funcionarios que se le señale de haber mentido en su declaración patrimonial con todo y que las pruebas están en una institución gubernamental y me refiero a Manuel Bartlett, a quien un reportaje lo expuso como dueño de más de 25 propiedades que dan un monto de alrededor de 800 millones de pesos, cantidad que sus percepciones no le darían para juntarlo, además de cuentas bancarias millonarias.

La verdad si da pena, meter las manos al fuego por un funcionario al que mucho se le ha acusado de haber tirado el sistema en la elección de 1988 en la que salió como presidente de la república, Carlos Salinas de Gortari, misma que se ha denominado como un fraude electoral. Y en este punto le preguntaría ¿Quiénes participan en la comisión de un fraude, son defraudadores?, si usted tiene una respuestas solo le pediría de favor que sea serio.

Si da pena desacreditar un reportaje basado en documentos oficiales, sin tener pruebas de lo contrario, y también da pena que un mandatario utilice un lenguaje ofensivo en contra de quien no piensa como él y por lo mismo, esa no es la idea…

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad