Publicidad

31 de mayo, 2021 - 13:01

El fierrero

Un clavado por la chatarra bastó para encontrar una refinería a pagos chiquitos

Cuauhtémoc Monreal Rocha

Opinión

El ahorro es poético porque es creador; el derroche no es poético porque es destructor. Gilbert Keith Chesterton, periodista británico.

¡Felicidades! mexicano, tu patrimonio petrolero ha aumentado, según la sorprendente noticia que hace días apareció en los medios internacionales, nacionales, estatales y municipales. El gobierno de la 4T había comprado a precio de "ganga", la refinería Deer Park, propiedad de Shell, con todo y sus adeudos, donde lo "bara" se perdió, según los conocedores del tema

Como simples ciudadanos (no sabemos a cuál pueblo pertenecemos), le hemos estado dando vuelta al asunto; no entendemos ("semos" duros de entendimiento, pero cuando entendemos algo, lo entendemos), como diablos don... ustedes ya saben quién, aparte de ser presidente de México y ser un agitador profesional, se metió a fierrero.

Este singular personaje mexicano -el fierrero-, con una carreta estirada por un caballo famélico, anda por las calles de algunos pueblos (se incluye La Mejor Frontera de México), comprando toda clase de tiliches y fierro viejo que, al revenderlo, con eso se hace... sobrevivir, en estos tiempos del cólera, pues la pobreza en esta chulada de país, de la "cuarta transformación", se manifiesta de muchos modos.

Pemex, desde Lázaro Cárdenas a la fecha, siempre ha sido una enorme cueva de corrupción e impunidad; siempre ha sido un barril sin fondo como otras empresas del estado y tal parece que el inquilino de P. N. no entiende bien a bien este grave problema petrolero e insiste en echarle dinero bueno al malo, en un afán desesperado y patriotero, por convertir al Cuerno de la Abundancia, para unos pocos, incluidos los de la 4T,  en un país autosuficiente en gasolina, cuando este combustible ya no tarda en desaparecer del mercado, para dar cabida a las energías limpias.

La refinería tejana o lo que queda de ella, ya se compró y se pagará en módicas mensualidades, pero no hay ningún problema al respecto, Juan Pueblo paga, hay dinero para eso y para más, menos para fortalecer el sector salud, el sector educativo y el sector laboral, por solo citar algunos. El fierrero tabasquense sabe lo que hace; importa antes que todo, la soberanía nacional, lo demás puede esperar. Vale.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad