Publicidad

¿Mayor calidad de contenidos?

Alejandro Velasco | 25 de enero, 2019 - 03:15 | Opinión

“Ya no más una televisión para una clase media jodida, que no va a salir de jodida, como dijo un clásico”, así se expresó el periodista Jenaro Villamil, propuesto por el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, para que se encargue de coordinar el Sistema Público de Radiodifusión y Televisión del Estado Mexicano (SPR), ello, en referencia a las palabras que pronunció en la década de los 90 el entonces dueño de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo, conocido como El Tigre. Pero nada más para ser más exacto, la frase no se refería a la clase media, sino a la clase modesta y textualmente dijo “México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida”. Y remato diciendo; “Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.”, según los que lo escucharon; esto lo mencionó el 10 de febrero de 1993, en un discurso improvisado. Y se presume que como el empresario estaba muy feliz por el éxito de la telenovela, Los Ricos También Lloran, se puso sincero.

Villamil explicó que el objetivo del que será su nuevo encargo es crear una “armonía” entre los medios públicos del Estado mexicano, como una especie de agencia del tipo de la BBC de Londres y que ésta continúe teniendo presupuesto del gobierno federal, dependiendo de la Secretaría de Cultura y la Secretaría de Educación Pública (SEP).

“Se trata de que sean realmente medios públicos. No hay nada más público que lo que lleve y lo que llegue al pueblo, a la ciudadanía. Son medios de la ciudadanía, del pueblo. No son medios del gobierno”.

Aseguró que los medios no tienen por qué imitar el modelo comercial, pues son públicos y deben defender y ejercer el derecho de la ciudadanía a estar informados y a tener información de calidad.

Y agregó; “Cuántas cosas se hubieran ahorrado en esta tragedia de Hidalgo, si los medios públicos realmente hubieran llegado a las comunidades a través de radios comunitarias, a través de estaciones de televisión para advertirles los riesgos del huachicol, por poner un ejemplo”.

Y con la frese inicial, no sé si Villamil, quiso decir que las telenovelas y programas de distintas temáticas que se han producido por años en la referida televisora deberán de acabar, para en su lugar realizar producciones de mayor calidad y contenido, si es así seguramente muchos estaremos de acuerdo con ello, nada más que esa mala calidad en cuanto a contenidos y temáticas no solo se ve en la televisión abierta o publica como le llaman, sino también en la de paga, con el agravante que quien la consume, encima de que no tiene un producto que le deje algún beneficio, todavía tiene que desembolsar una cantidad mensual y ni así se eleva la calidad de lo que ve.

También hay que hacer mención de que mucha de la programación de los distintos medios de comunicación, tiene que ver con el entretenimiento y no con la información, ambos aspectos de suma importancia para el espectador, sobre todo pensando en balancear lo que se está recibiendo, pues como en todo, los excesos resultan perjudiciales, esto es, ni tanto distraerse y dejar de enterarse de lo que ocurre alrededor, como acostumbran algunas personas con el argumento de no contaminarse con tantas noticias negativas, pero tampoco estar nada más al pendiente de los noticieros, y preocuparse de más precisamente por tener un exceso de información. Es necesario el balance.

Y agregaría que últimamente mucha gente consume una gran cantidad de programas, cuya temática gira en torno a la narco cultura, situación que para nada le ayuda en su crecimiento personal, pues hay personas que al enterarse de la vida íntima de esos personajes, llegan a admirarlos, pese a saber que esa actividad es lo que tiene a nuestro país sumido en una crisis de inseguridad; y es tanto el interés por esos contenidos, que la gente está pagando por verlo; reconociendo que las producciones en la mayoría de los casos son de gran calidad, eso incluye, al elenco, la historia, la edición, sonido, fotografía, etc., y aludiendo a lo que dice quién será el responsable de Sistema Público de Radiodifusión y Televisión del Estado Mexicano, estas series cumplirían con esa calidad que el menciona, mientras que los programas de entretenimiento, no tienen otro propósito más que el de divertir a la audiencia, y en ocasiones todos esos aspectos que le darían calidad al programa, se dejan de lado; así que eso de elevar los contenidos de las producciones como que no deja nada en claro, pero veremos de qué manera se pretende cambiar la forma de hacer medios de comunicación con este nuevo gobierno, lo que esperamos es que, verdaderamente se abstengan de querer influir en las líneas editoriales de cada medio, porque esa de plano no es la idea…

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más de Opinión

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad