Publicidad

Muere el voluntario más grande del 19-S a los 92 años

Redacción | 03 de diciembre, 2019 - 17:20 | Viral
Muere el voluntario más grande del 19-S a los 92 años
Redes

Durante las labores de ayuda y rescate a los afectados por el terremoto del 19 de septiembre del 2017 en México, hubo muchos héroes que dejaron de ser anónimos y se viralizaron en redes sociales. Uno de ellos fue el comandante Roberto González Pulido, un hombre de entonces 90 años, que fue fotografiado mientras cargaba víveres y usaba un uniforme de la Cruz Roja.

Este año, el 28 de noviembre, el voluntario veterano de la organización falleció en su natal Guadalajara, Jalisco,después de haber sido atropellado por una camioneta en el cruce de la calzada Independencia y Esteban Alatorre, a una cuadra de la base de la Cruz Roja.

Fue despedido con una caravana de ambulancias como homenaje a los 69 años que prestó servicios. Después, el sábado 30 de noviembre fue despedido con un homenaje de cuerpo presente. El comandante ingresó a la institución en abril de 1950.

Su historia ha conmovido a usuarios de redes sociales, quienes al enterarse de su muerte recordaron las labores que realizó en el 2017, cuando de forma incansable ayudó en el centro de acopio en Parque Morelos, Guadalajara.

Sin embargo, esta no fue la única vez que brindó apoyo al país en una tragedia. Roberto González también colaboró tras la catástrofe del sismo de 1985, cuando, según cifras oficiales, murieron más de 3.000 personas.

Sus labores eran ininterrumpidas. Año con año participaba en los boteos, solicitando donaciones para la Cruz Roja en las calles “Comandante, es un orgullo y honor para cientos de compañeros poder ayudar al próximo a su lado”, escribió la organización en mayo del 2017, durante la jornada de recolección, cuando Roberto González fue fotografiado.

El hombre, nacido en mayo 1927, tuvo deseo de ingresar como voluntario a la organización desde joven. En entrevista durante abril del 2019, contó que cuando tenía poco más de 20 años salió a las calles a ver un desfile del 16 de septiembre. Ahí, vio a personal de la Cruz Roja cargar bolsas de alimento y agua para entregarlas a la población.

Se sintió atraído por las labores y se acercó a un puesto en donde se encontraban voluntarios y les dijo que quería colaborar. Se preparó durante meses, hasta que al fin pudo enrolarse. “Se me metió mucho en el corazón al prepararme y atender a las personas”, dijo. Y agregó: “Voy de lunes a viernes a las oficinas para ver qué se ofrece. Cuando termino, me paso a donde está todo el personal para ver en qué forma ayudar a las personas que llegan”.

Se trata de personas que se dedican a dar parte de su tiempo y esfuerzo a realizar actividades para la Sociedad Nacional de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja “de manera comprometida, libre y desinteresada, de forma ocasional o con regularidad. Movido por su interés y deseo de brindar ayuda humanitaria y procurar a quienes más lo necesitan”, dice la página de la institución en México.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad