Publicidad

19 de marzo, 2020 - 06:00

Tuberculosis, una enfermedad que viaja por el aire

El tratamiento correcto permite a los pacientes recuperar su salud

Stephanie Torres

Revista

Tuberculosis, una enfermedad que viaja por el aire
Cortesía
Publicidad

Ciudad Juárez.- Considerada un flagelo de la modernidad, la tuberculosis (TB) es una enfermedad fácilmente transmisible pero posible de erradicar, afirmó Luis Enrique Reyes Chávez, coordinador estatal del programa de Micobacteriosis de la Secretaría de Salud de Chihuahua. 

El especialista explicó que la tuberculosis es una enfermedad infecciosa, generalmente crónica, causada por un bacilo —bacteria en forma de barra o vara—, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha estado en contacto con una tercera parte de la población mundial, es decir, una de cada tres personas tiene el virus latente, pero la posibilidad de desarrollarlo depende del sistema inmune. 

Detalló que la tuberculosis más frecuente es la pulmonar, pero se puede propagar hacia el sistema nervioso central, linfático, circulatorio, genitourinario, aparato digestivo, los huesos, las articulaciones e incluso la piel.  Basta que un enfermo de TB tosa, estornude o escupa para que los bacilos viajen por el aire, y otra persona los inhale, para quedar infectada.

El experto advirtió que la enfermedad afecta a cualquier edad, con mayor frecuencia a la población en edad productiva —entre los 20 y 30 años de edad— y principalmente a los hombres, así como a los mayores de 65 años. La infección en menores, dijo, es baja gracias a los esfuerzos de vigilancia que se realizan. 

Señaló que los grupos más vulnerables son las personas con diabetes, alcoholismo, VIH, tabaquismo, y desnutrición. 

Síntomas y diagnóstico

Entre los síntomas y signos más frecuentes destacan: tos con flema persistente por más de 15 días, fiebre, sudoración nocturna, mareos momentáneos, escalofríos, pérdida de peso, que pueden ser leves durante algunos meses. 

En este sentido, Reyes Chávez insistió en no subestimar las señales de alerta y acudir con prontitud al médico, quien programará análisis para descartar la infección. 

Entre esos análisis está el estudio de las flemas. En todos los pacientes en los que se sospeche de tuberculosis pulmonar se deben obtener hasta tres muestras de esputo (flemas) para someterlas a un examen microscópico. Este es el método de diagnóstico más común, pero  hay otros, por ejemplo una radiografía de tórax o un cultivo de expectoración (búsqueda de microbios que causan la infección). 
 
Tratamiento
 
Con el propósito de mejorar las tasas de recuperación, reducir la morbilidad, mortalidad y la transmisión de la tuberculosis, los especialistas aplican el Tratamiento Acortado Estrictamente Supervisado (TAES) que dura seis meses, y en caso de abandono, debe ser reiniciado en su totalidad. El TAES garantiza la curación si se cumple a cabalidad. 

El tratamiento es supervisado por personas habilitadas: el paciente deberá de acudir todos los días a la unidad médica por los medicamentos, ya que así se tiene un mayor control sobre el afectado y se reduce la probabilidad de que abandone el tratamiento. 
 

“Tenemos pocas opciones de tratamiento, si no hacemos eso, estaríamos quemando lo poco que tenemos en cuanto a recursos. Esta estrategia ha tenido éxito por el seguimiento tan pegado al paciente”, señaló el coordinador estatal del programa de Micobacteriosis de la Secretaría de Salud de Chihuahua, Luis Enrique Reyes Chávez. 
 
Golpe al bolsillo

Los pacientes con TB deben incapacitarse por el tiempo prescrito, lo que representa un impacto en la economía tanto del afectado como del círculo familiar, pues perdería de tres a cuatro meses de jornadas laborales.
 

“La incapacidad que le otorga el servicio médico tiene un tope, sin embargo, el paciente sigue teniendo familia; como el paciente tiene que ir todos los días a la unidad médica, incluso puede que no tenga para el transporte”, señaló el funcionario.

La Secretaría de Salud, a través del TAES, aborda de manera externa cada uno de los casos, con la finalidad de apoyar al paciente, por ejemplo, en colonias vulnerables que carecen de un centro de salud, buscan farmacias que actúen como aliados y supervisen al paciente para que no tenga que ir a la unidad correspondiente.
 

“A los del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) les pedimos apoyo o bien cualquier otra farmacia donde haya personal que nos funcione como aliado, a manera de disminuirle los gastos al paciente”, mencionó el responsable del programa a nivel estatal. 

La tuberculosis deja secuelas que muchas veces impide al paciente, a pesar de haber concluido su tratamiento, desarrollar de forma óptima su actividad laboral, por lo que ahora tendrá que adecuarse a funciones que no le generen mucho esfuerzo, advirtió. 
Para evitar la propagación, el entrevistado exhortó a la población a mantener una correcta higiene personal y en el hogar para impedir la entrada del germen a través de los órganos sensoriales respiratorios. Recomendó taparse la boca al toser, evadir el contacto con enfermos, no compartir objetos personales como cubiertos, vasos y cosméticos. 

El mundo se une a la lucha

El 24 de marzo se conmemora el “Día Mundial de Lucha Contra la Tuberculosis”, fecha que corresponde al descubrimiento del Mycobacterium tuberculosis por Roberto Koch en 1882. 

Ese día se realizan conferencias, simposios, talleres, cursos para personal de salud, eventos escolares. Los Servicios de Salud realizan actividades de promoción a través de medios de comunicación, con la participación de las autoridades nacionales, estatales, jurisdiccionales y municipales.

La OMS, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Unión Internacional Contra la Tuberculosis (UICTER), apoyan con asesoría técnica y financiera para atender la infección, además, realizan anualmente visitas de observación para identificar el avance de la estrategia TAES.

La enfermedad también genera afectaciones a nivel social, dijo el médico. Los pacientes sufren discriminación debido al desconocimiento de la patología, pues se relaciona con la falta de higiene e incluso con la pobreza. 
 

“Sí sufren mucho esa parte de la discriminación; es lo que tratamos de evitar todos los días, y la mejor manera es educando a los pacientes empoderarlo de su salud y explicarles que es un problema infeccioso que se va a curar”, dijo el experto.

Sintomas:

  • Tos con flema persistente por más de 15 días
  • Fiebre
  • Sudoración nocturna
  • Mareos momentáneos
  • Escalofríos
  • Pérdida de peso

Recomendaciones:

  • Taparse la boca al toser
  • Evitar el contacto con enfermos
  • No compartir objetos personales como cubiertos, vasos y cosméticos

Fuente: Programa de Micobacteriosis de la Secretaría de Salud de Chihuahua
 

Publicidad
Publicidad

Síguenos en nuestras redes:

Publicidad
Publicidad