Publicidad
Publicidad

15 de noviembre, 2020 - 12:00

Perla De la Rosa: 40 años en escena

La actriz y directora comparte su trayectoria en donde destacan su amor por el teatro y su frontera

Jorge Félix

Revista

Perla  De la Rosa: 40 años en escena
Cortesía | Perla de la Rosa
Publicidad

Para seguir vigente en el mundo del arte y el entretenimiento se necesita ser una persona comprometida, auténtica y apasionada, valores que la actriz y directora teatral Perla De la Rosa ha logrado mantener durante sus 40 años de carrera.

Su trabajo le ha permitido protagonizar obras de teatro, películas, telenovelas y cortometrajes, además de ganar el Ariel como la Mejor Actriz de Cuadro en el año 2004.

“El 31 de octubre de 1980 fue la primera vez que pisé un escenario como actriz. Mi primer parlamento fue ‘ya van a dar las 11’, esto con un personaje para la obra ‘Los Cuervos Están de Luto’ de Hugo Argüelles y dirigida por mi gran maestro Ernesto Ochoa Guillemard, quien fue un maestro extraordinario que formó a cientos de jóvenes aquí en la ciudad, nos acercó al teatro, la oratoria y a las artes en general”, platicó Perla De la Rosa para Revista Net.

Ochoa Guillemard le impartió clases a la actriz cuando se conformó el grupo teatral “Aleph” en el antiguo Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez (ahora TecNM campus Juárez). Perla De la Rosa y sus compañeros cosecharon sus primero éxitos con este grupo a nivel nacional. Más tarde, la juarense conocería a los actores Joaquín Cosío y Marco García con los que también ganaría mayor experiencia.

Imagen
Cortesía

“Había la opinión de que éramos muy buenos para hacer teatro, entonces decidí tomarlo como una profesión, porque realmente lo disfrutaba. Yo estudiaba Contabilidad y decidí dejarlo para irme a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a estudiar Teatro y comenzar una carrera”, recordó.

“Esto no solo nos sucedió a Joaquín y a mí, porque en los ochenta ya comenzaba un movimiento artístico muy importante: había jóvenes pintores, artistas y escritores muy prometedores; estoy muy orgullosa de formar parte de esa ola de personalidades juarenses que destacaron en las artes”, agregó De la Rosa.

Una vez que Perla decidió dejar Ciudad Juárez para estudiar en la Ciudad de México, el camino no fue fácil, ya que tuvo que enfrentarse a todo tipo de obstáculos para lograr ser la mejor actriz.

“Yo no conocía la ciudad, yo me fui a finales del 84 y fue muy duro, sobre todo económicamente porque yo era de una familia que no tenía abundancia de recursos, una madre soltera nos sostenía a mi hermano y a mí, por lo que decidí ahorrar de mis trabajos en Juárez para irme a la CDMX”.

Ya en la capital del país, la directora estudiaba teatro por las mañanas y trabajaba como mesera por las noches en negocios de la Zona Rosa. “Fue muy pesado pero tenía muchas energías y había un panorama de aventura muy grande y el deseo de cumplir mi meta, y ante eso, cualquier esfuerzo era pequeño y valía totalmente la pena”

“El mayor éxito en el teatro es seguir haciéndolo, porque no todos logran llegar a realizarlo y vivir de él como profesión”. Poco a poco Perla comenzó a destacar en la UNAM y con ello le llegaron algunas ofertas de trabajo. Primero incursionó en la televisión con las telenovelas “Alcanzar una Estrella” de 1990 y “Nada Personal” de 1996, entre otros proyectos.

“La etapa en televisión fue muy bonita y me ayudó a darme proyección, pero los grandes actores se forman en teatro, la disciplina y solidez te la da el teatro, ya que en él no hay toma dos, uno se encuentra frente al público y lo que transmites debe de salir a la perfección”, enfatizó la juarense.

“Yo quería hacer teatro porque sentía una condición espiritual con él. Muchos jóvenes ambicionan la fama, pero yo no llegué a ese punto cuando trabajé en televisión porque no era lo que yo deseaba, pero sí he sido testigo con mis amigos como Joaquín Cosío de cómo la fama en realidad es un infierno y al final del día no te deja vivir. Yo no le deseo la fama a ese nivel a nadie”, platicó la actriz.

Finalmente, tras 17 años en la Ciudad de México, donde realizó más de 20 obras, múltiples cortometrajes, películas y proyectos en televisión, Perla De la Rosa regresó a Ciudad Juárez en el 2001 para educar a su primer hijo en una ciudad más tranquila y para continuar aquí su trayectoria en teatro.

El Ariel dedicado a Ciudad Juárez

En el año 2004, De la Rosa fue nominada al premio cinematográfico Ariel, otorgado anualmente por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), en la categoría de Mejor Actriz de Cuadro por su participación en la película “Mil Nubes de Paz Cercan el Cielo, Amor, Jamás Acabarás de Ser Amor”

“Un día recibí la llamada de Diana Bracho, quien en aquel momento era la presidenta de la AMACC y me da la noticia de la nominación. Lo primero que yo pensé es que, independientemente de la decisión, yo ya había ganado porque había logrado que voltearan a ver mi trabajo, yo estaba nominada junto con Lisa Owen, ella es una mujer que tiene mucho prestigio en teatro, por lo que yo pensé de inmediato que se lo darían a ella, pero no importaba, yo estaba muy contenta”, recordó aún con emoción.

Imagen

La actriz contó una situación divertida que le pasó en la premiación: “en ese momento ya me urgía ir al baño y yo me iba a ir, pero mi esposo me tomó de la mano, me dijo que me esperara un momento más, y sin esperarlo fui nombrada como la ganadora, me emocioné mucho y ha sido un momento muy feliz en mi carrera, yo le dediqué el premio a mi familia y también se lo dediqué a mis compañeros y a Ciudad Juárez, que se encontraban denunciando el tema de los feminicidios y la violencia, yo sentía que si de algo servía decir en un foro como ese que Juárez estaba cansada de la violencia, tenía que hacerlo. Esa fue la noche del Ariel”.
Perla platicó que a pesar de la enorme satisfacción que le dio ganar este premio, una estatuilla no le garantiza trabajo a nadie, pues solo “son caricias para el corazón”.

Telón de Arena: Nadie se salva solo

La compañía profesional de teatro Telón de Arena fue creada en Ciudad Juárez en el año 2002 por las actrices y actores Perla De la Rosa, Lupita De la Mora, Alpha Escobedo, César Cabrera, Joaquín Cosío, Marco García, Daniel Miranda, Carlos Puente y Pablo Muñoz, con el objetivo de producir y darle promoción a los espectáculos teatrales de la frontera de manera permanente.

Tan solo en el 2019, Telón de Arena realizó 211 funciones en su espacio, 27 funciones en festivales internacionales y se presentó para 11 mil 565 espectadores.

“Telón de Arena ha sido una experiencia maravillosa porque hemos descubierto el valor del trabajo colectivo. Somos personas muy distintas, tanto los fundadores como los que conformamos la compañía, pero hemos tenido la habilidad de sumar en lugar de centrarnos en esas diferencias y esa compatibilidad utilizarla a favor del proyecto”, explicó Perla De la Rosa.

La directora comentó que la compañía la componen cerca de 50 personas, entre colaboradores, actores y creativos, todos llenos de talento. Además, lo gestado en este espacio cultural ha servido para intercambios nacionales e internacionales que han hecho crecer a los involucrados, “y todo eso es por haber aprendido a trabajar colectivamente. Yo abrazo mucho la frase ‘nadie se salva solo’, todos necesitamos de los demás, tenemos que aprender a ser solidarios, a compartir y a trabajar en equipo”.

Imagen

‘La juventud no lo es todo’

Una trayectoria de 40 años en los escenarios conlleva una gran responsabilidad con las nuevas generaciones en el medio artístico, a las cuales Perla De la Rosa les da el siguiente consejo:

“La juventud es un estado pasajero al igual que la vida, por lo que es importante que no se amparen en ella, sino que aprovechen esa juventud como los años más vigorosos para aprender. No es cierto que naces con el talento, quizá algunas personas sí logran tener algunos potenciales que les facilitan realizar algunas actividades, pero como todo, si eso no se trabaja, si no te esfuerzas y lo das todo, ese potencial no fructificará”, comentó.

‘El mundo está lleno de jóvenes promesas y de viejos pen...’

“Yo siempre les digo a los jóvenes que se cuiden mucho porque el mundo está lleno de jóvenes promesas… pero también de viejos pendejos; lleno de jóvenes que no cultivaron su talento, jóvenes promesas que alardearon sobre saber absolutamente todo, que no tuvieron la habilidad para en el trayecto de la vida aprender y que luego llegan a viejos que dan vergüenza”.

“Espero realmente que no solo sean jóvenes promesas, sino adultos que hayan aportado a su país, adultos plenos que desarrollaron sus talentos y esto solo puede ser por medio de su trabajo, la constancia y la vocación férrea de su oficio”, finalizó la actriz y actual directora artística de la casa productora de teatro Telón de Arena en Ciudad Juárez.
 

Publicidad
Publicidad
Síguenos en nuestras redes
Publicidad
Publicidad