Publicidad

22 de marzo, 2020 - 07:00

Mujeres marcando historia

Ellas se atreven a romper paradigmas y cambian el futuro de Chihuahua

Dinorah Gutiérrez

Revista

Mujeres marcando historia
Octavio Romero
Publicidad

Ciudad Juárez.- La participación activa de las mujeres en casi todos los ámbitos de la vida pública y privada de nuestra sociedad es un hecho. Sus aportaciones son innegables en el desarrollo del país, del estado, de los municipios.

Cada una hace diariamente su parte como mujeres comprometidas ya sea desde casa, con la educación de sus hijos e hijas; como maestras; como empleadas; como dueñas de su propio negocio y, además, en la vida pública y política.

Las mujeres que se atreven a romper con los paradigmas tradicionalmente impuestos, abren camino gradual y perseverantemente para que otras mujeres accedan a más espacios de decisión y que su presencia sea visibilizada y reconocida. 

El nombre de algunas de esas mujeres es reconocido por su participación en la historia de Chihuahua.

A diario la escriben desde cada una de sus trincheras. Como lideresas al frente de un gobierno, como el caso de la primera alcaldesa del municipio de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván o como compañeras infatigables y consejeras de sus maridos, cuya responsabilidad al frente de administraciones gubernamentales en el estado, o de los municipios, las ha colocado en lugares donde las miradas están sobre ellas. 

En Revista NET conversamos con tres de las mujeres que están escribiendo parte de la historia política en Chihuahua. Mujeres empoderadas, mujeres poderosas.

Imagen

Sensible y cercana; Cinthia Chavira Gamboa

Una de las mujeres más importantes en la escena pública y que escriben actualmente parte de la historia en Chihuahua es sin duda Cinthia Aideé Chavira Gamboa, presidenta del DIF Estatal y esposa del gobernador Javier Corral Jurado

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en el mes de marzo, nos recibió en la sala de su oficina en el DIF Estatal en la ciudad de Chihuahua. Conversar con ella resultó una experiencia estimulante e inspiradora por tratarse de una mujer que no ha dejado de ser sensible y empática con los periodistas y, al mismo tiempo, sencilla, a pesar de la responsabilidad que lleva sobre sus hombros en el servicio público.

Aunque nació en Durango, desde muy pequeña y por circunstancias familiares vivió en Parral hasta su juventud, así que se siente parralense.

Economista de profesión, pero periodista por vocación, justo fue el periodismo lo que le llevó “a estar aquí sentada donde estamos tú y yo ahorita. Me llevó a conocer a Javier... yo creo que ya para entonces traíamos de forma paralela las causas en común. Al final de cuentas encontramos sentido de vida juntos en todas nuestras coincidencias. Son factores que le dan esos vuelcos a nuestras vidas y que nos llevan a dónde estamos ahora”.

Al preguntarle si su vida cambió al casarse con el ahora gobernador de Chihuahua e ingresar a la política, aseguró que no fue así, pues la política con el periodismo tienen muchas cosas en común: “yo creo que en más de un sentido el periodismo y la política, entenderlos y practicarlos en su esencia, tienen muchas causas en común. El periodismo te permite conocer el alma de la sociedad”

Explicó que el periodismo lleva a asumir causas, escribir realidades y transformarlas: “yo creo que fue como una transición natural la que tuvo mi vida. Causas, incentivos para sentir qué aportó para mí como persona”.

La primera dama del estado admitió que, a pesar de  las coincidencias entre el periodismo y la política, esta última es más retadora: “te obliga a estar al frente siempre y bueno, éste ha sido uno de mis mayores retos: entender esta realidad desde la perspectiva del cliente desde el servicio público y que estamos llamados a transformar. Una vez que lo entiendes es perfeccionar procesos; enfrentar prácticas que estaban muy enraizadas en Chihuahua, de ocultamiento, de ineficiencia voluntaria o involuntaria. Pero yo no estoy aquí para ser juez, sino para asumir la realidad que tenemos y transformarla en lo social”, señaló.

¿Qué opinión le merece la movilización de las mujeres en la lucha por sus derechos en este momento en el estado?

—Las mujeres, no nacemos llamadas al sacrificio, no es porque estemos llamadas a pensar más en los demás que en nosotras mismas, más bien a mí me parece que lo que merece, por ejemplo una fecha como el 8 de marzo, es ver con esa solidaridad nata que tenemos las mujeres, con ese entendimiento del mundo y de cómo podemos recordarlo, protegerlo, fortalecerlo,  haciéndonos a la vez fuertes entre nosotras mismas como mujeres, porque ello no implica sectarismo, implica integralidad.

Cinthia Chavira opinó que el movimiento de mujeres “...ha sido un movimiento de larga data,  de mucha persistencia, de mucha valentía. Es que para empoderar a las mujeres, para darle el lugar que legítimamente le corresponde, para que se reconozcan y se aprovechen las capacidades y la visión que tenemos como mujeres aún nos falta mucho”

Añadió que se trata de un movimiento importante de los colectivos que tienen años de acciones afirmativas orientadas a visibilizar los retos que nuestro país y muchos otros países que tienen de cara a la equidad.

La también presidenta del DIF estatal es una mujer de convicciones firmes y reconoce que los movimientos sociales nos llaman a buscar mecanismos que definitivamente le pongan un alto a la cultura de desprecio por la vida y, muy particularmente por la vida de las mujeres. 

“Ha habido una serie de diferencias en torno a si debieran o no manifestarse las mujeres; si es un  movimiento que excluye, o si es un movimiento que lleva causas... Me parece que lo que estamos llamados a hacer todas y todos como sociedad, es hacernos cargo de que estos hechos de violencia sí suceden”, agregó Chavira. 

Explicó también que estos suceden, simplemente porque alguien puede cometerlos. Hay un sistema que así lo permite, porque hay además impunidad como un común denominador a estos hechos, “y si este es el paso, consistente y definitivo para que le apostemos todos y todas por aquellas cosas en las que sí podemos ponernos de acuerdo, entonces  merece la pena que lo hagamos. Merece la pena que respondamos a este llamado para que ahora sí veamos el paso definitivo hacia una cultura de la paz”.

Su rostro reflexivo cambió cuando aseguró que: “en caso contrario, estaremos generando actos de canibalismo en contra de nosotros mismos. Nos agredimos a nosotros mismos como sociedad. Estamos cortando de tajo toda posibilidad de que evolucionemos hacia lo mejor;  hacia el hacer y a ser”.

La esposa del gobernador Corral dijo que desde su llegada al gobierno  ha buscado generar una vinculación basada en la confianza, en el respeto, por lo que se hizo una convocatoria y abrió las puertas para trabajar de la mano de las organizaciones de la sociedad civil. 

Con esa cercanía ciudadana se han establecido mecanismos para garantizar que, a lo que se comprometieron la sociedad civil y gobierno, en ese mismo rubro, se podrá avanzar. 

Imagen
“No busco dejar huella por notoriedad, busco dejar huella por ajustar algo que merezca la pena, para que construyamos un mejor futuro”

 

“Me parece que esa ha sido una de las acciones que más resultados ha generado al gobierno en términos de fortalecimiento familiar. Pero también de atención a problemas que nos aquejan y que nos demandan acción contundente. 
En esa ruta empezamos con una veintena de organizaciones y ahorita, el año inmediato anterior, tuvimos un trabajo con 100 organizaciones de la sociedad civil que se comprometieron, además previo diagnóstico, para atender los problemas en cada región de la entidad”
, afirmó Cinthia Chavira.

¿Cómo le gustaría que la recordaran como mujer y no sólo como servidora pública?

—Como una mujer sensible y cercana. Porque creo que esa es la llave de la comunicación que hemos de mantener como familia, como vecinos, así una misma comunidad. Si alguno sabe amar pues es esa cercanía, en esa empatía. No busco dejar huella por notoriedad, busco dejar huella por ajustar algo que merezca la pena para que construyamos mejor futuro.

Imagen

Liderazgo femenino...desde el corazón; María Eugenia Campos Galván

Desde pequeña conoció la vida política, aunque aseguró que nunca estuvo planeado ingresar a ella. Pero ya lo traía en la sangre. Quizá por el ejemplo de su madre María Eugenia Campos Antillón  y porque veía el ejemplo de hombres de la política que marcaron con su lucha un tiempo para la democracia en el país, como Luis H. Álvarez y Francisco Barrio Terrazas.

“Eran momentos en que justamente en los ochenta´s el PAN luchaba por instituciones democráticas, por elecciones libres”, relató la actual presidenta municipal de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, Maru Campos, como es más conocida. 

Su trayectoria en la política ha sido siempre ascendente. Fue líder juvenil en las filas del Partido Acción Nacional, diputada local, funcionaria federal hasta convertirse en la mujer al frente del municipio, donde se convirtió en la primera en ocupar este cargo y para el que fue reelecta por un período más.

¿Qué tanto esfuerzo de preparación ha significado para Maru Campos ingresar a un mundo que estaba dominado por hombres? 

—Ha sido impresionante. Sí es un obstáculo que vivimos todos los días, pero que también lo viven todas las mujeres aquí en chihuahua, en Juárez, en el resto del estado. Todas las mujeres luchan todos los días. Primero por sacar adelante a sus familias, segundo por tratar de conservarse como mujeres y tercero, bueno, pues con este entorno exterior que luego es muy rudo, ¿no?

Al convertirse en presidenta municipal en la capital del estado más grande del país, Maru Campos se volvió también inspiración para muchas mujeres que piensan alguna vez en llegar hasta donde ella ha llegado.
 

“Me enternece mucho. Les platico a las niñas y cuando puedo las subo aquí a la oficina. Nos va muy bien con los niños cuando vamos a las escuelas, a las primarias, a las secundarias. Niñas y niños muy animados que quieren tomarse la foto, que quieren que platiquemos... pero sobre todo las niñas, las mujercitas. 
En todos lados a donde voy, en el súper, en el aeropuerto, en la calle, aquí en la plaza cuando se acercan y me preguntan, les digo: ¡claro que se puede!, puedes ser presidenta municipal, puedes ser doctora, puedes ser artista, lo que quieras en tu vida. Lo importante es enfocarse en ese objetivo y caminar. Y con mucho trabajo y mucho esfuerzo para lograrlo”
, explicó la alcaldesa.

Imagen

Maru Campos ha plasmado un estilo de liderazgo femenino muy particular. No tiene temor de mostrarse sensible y empática con las personas de las colonias vulnerables. En su discurso suele hablar del valor de la “persona humana”.

“Existe una brecha muy grande en relación entre la ciudadanía y el gobierno. Los ciudadanos tienen razón, no creen en los políticos, no creen en los gobiernos porque les hemos quedado muy mal. Pero hoy en día yo creo que hay  gobiernos humanistas como éste de Chihuahua”, aseguró la presidenta.
“Tenemos muy claro que si no vemos al ciudadano, si no lo escuchamos, no lo vemos a los ojos, no lo abrazamos, no sentimos qué es lo que está pasando en su entorno, pues de nada sirve que seamos gobierno. De nada sirve que estemos aquí entonces”, agregó. .

Maru Campos habló también de resiliencia al preguntarle si ha sentido algún tipo de frustración durante su carrera política.

Explicó que “ser resilientes es una característica de las mujeres. En este mundo aprendemos a defendernos sin ser agresiva, como dicen por ahí. Esta parte es importante, porque hablando de Liderazgo femenino, al ingreso de las mujeres en la política, tenemos un estilo diferente de hacer las cosas, desde el corazón”

Imagen

"Querer, es el motor para hacer las cosas"; Soledad Sánchez Mendoza

Soledad Sánchez Mendoza es originaria de Hidalgo del Parral Chihuahua, y aunque no conocemos su edad, es una mujer joven en apariencia. 
Conoció a su esposo, el presidente municipal de Parral, Alfredo Lozoya, cuando estudiaba en la universidad: “los dos éramos alumnos del Instituto Tecnológico de Parral”, explicó.

La “señora Sol”, como la conocen los y las parralenses, es una mujer discreta y atenta. Observa con atención a toda persona que se le acerca y antes de hablar, parece meditar cuidadosamente lo que dirá.
Con frecuencia se le ve infatigable al lado de su esposo; en su rol como madre o en actividades propias de su cargo al frente del DIF municipal.

¿Qué es lo más importante para usted como mujer?

—Estar bien conmigo misma, ser fiel a mis principios, valores, virtudes y no dejar que nadie me distraiga de mis metas. Siempre soñé con formar una familia, los sueños se van cumpliendo conforme una va realizando las metas que una misma se propone. Con empeño todo se puede lograr.

¿Cómo cambió su vida cuando su esposo se involucró en la política?
—Demasiado, soy una mujer dedicada a mi casa, a mi esposo y cuidar de mis hijos. Cuando Alfredo se convierte en presidente municipal y yo quedo el frente del Sistema DIF Municipal, conocí de lleno las necesidades de las personas vulnerables. Las asumí con responsabilidad y entusiasmo en la tarea de ayudarles; ello me obligó a hacer el doble de esfuerzo para conjugarlo con mis hijos y mi esposo, lo cual me ha complementado, como mujer he aprendido la importancia de ayudar al prójimo, de ser solidarios, de escuchar las necesidades de las personas.

Al preguntarle sobre ¿cuál considera que debe ser el papel de la mujer en la actualidad?, respondió sin titubeos: “las mujeres debemos desempeñarnos en lo que deseemos. Me encanta saber de las mujeres emprendedoras, con liderazgo. Para ello solo debemos ser persistentes; fijarnos siempre una meta, trabajar duro en la vida. Siempre tendremos obstáculos y no por eso se tiene una que desalentar”.
Sol aseguró que: “las mujeres somos poderosas. El empoderamiento de la mujer es esencial”. El tema de la violencia contra las mujeres, le produce coraje: “...cuando sé de algún caso de abuso a la mujer, no solo cuando es abuso físico sino psicológico”. 
“Lograr que cada mujer violentada se atreva a hablar sobre lo que nos está pasando y decidir: ya no quiero esto, merezco lo mejor y mejor aún que lo voy a lograr, es muy importante”, advirtió Sol Sánchez. 

¿Y qué legado le gustaría dejar a la sociedad para mejorarla?

—Un legado de ejemplo. Ser recordada por lo que hice, ya sea por mi familia o por mi comunidad. Presidiendo el Sistema DIF Municipal he tenido la oportunidad de demostrar que “querer” es el principal motor para hacer las cosas. Generar una sinergia en la sociedad para que se unan y trabajen en conjunto con las instituciones públicas es mi mayor satisfacción.

Imagen

 

Publicidad
Publicidad
Síguenos en nuestras redes
Publicidad
Publicidad