Publicidad

La Adelita, el Chepe, la Cascada… ¡Lotería!

Samuel Palacios | 07 de julio, 2019 - 11:18 | Revista

Chihuahua.- México es un país multicultural. Una mezcla de pies a cabeza que da como resultado una identidad que nos distingue en todos lados.

  Lo mismo sucede en nuestro estado, múltiples elementos nos representan: paisajes, arquitectura, personas, flora, fauna; y Enrique Zárate de la Fuente se encargó de plasmar todos estos elementos en un juego tradicional mexicano: la Lotería de Chihuahua. 

Enrique Zárate nació en Delicias pero se crio en Chihuahua. Es un artista y diseñador que comenzó su carrera en la década de los ochenta. Vivió en la frontera durante 10 años, aportando su conocimiento en medios de comunicación. “Toda mi formación en cuanto al arte lo he hecho de manera empírica”, dijo en entrevista para Revista NET.

Se define como un amante de la cultura mexicana, sus tradiciones y todos los elementos que nos distinguen. Esto lo ha combinado con su trabajo artístico, lo que le ha valido para presentarlo en diferentes partes del mundo como Miami y Bahamas. Pero su proyecto más ambicioso es, sin duda, la Lotería de Chihuahua.

En busca de apoyo

Zárate de la Fuente tenía un esbozo sobre su proyecto. Varios de sus amigos le habían insistido en que buscara apoyo para concretarlo. El Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc), fue el espacio donde pudo desarrollarlo. 

El Pacmyc recibe recursos del gobierno federal y estatal. Tiene el objetivo incentivar todos aquellos proyectos culturales: arte, música, diseño, literatura, teatro que se propongan a nivel estatal. En la edición de 2018, el programa recibió 332 propuestas, y la de Zárate fue una de las seleccionadas. 

“Este programa parte del principio de que la cultura no la hacemos las instituciones, sino que las instituciones nos corresponde apoyar la creatividad y las iniciativas de las personas, de los grupos y las comunidades”, dijo Gustavo Palacios Flores, jefe de la Unidad Regional Chihuahua de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas. 

Zárate estaba a la expectativa. No estaba seguro si los evaluadores dictaminarían a favor su proyecto: “fue una gran sorpresa, un gran orgullo haber sido seleccionado. Es un testimonial de agradecimiento a mi Chihuahua”, agregó el artista.

Culturizar, el objetivo

“Tenemos tanto que ofrecer, tenemos tanto que rescatar, tenemos tanto que mostrar, y eso ofrecérselo tanto a gente que no conoce el estado, como a los propios, desde pequeñitos, para que tengan armas, herramientas, que estén afianzados de sus raíces, seguros del terreo que están pisando”, agregó Zárate.

El juego está compuesto por cinco tableros y 54 cartas. El modo de juego es igual al tradicional: cuatro esquinas, diagonal, cuatro en el centro y carta completa. Incluye la Adelita, el Chepe, el Ware, el Bisonte, la Catedral, el Escudo, la Cascada y demás elementos distintivos de Chihuahua. Zárate de la Fuente confesó que fue muy difícil elegir entre todos los atractivos del estado.

“Hay muchos puntos que se quedaron fuera y que tengo yo en lo personal retomarlos, quizá ya no en un mismo juego de lotería, tener otro tipo de dinámicas interactivas”. Las actividades sencillas, de fácil entendimiento, pueden ser las herramientas perfectas para la difusión de los atractivos.

Cada carta tiene información al reverso sobre el elemento que presenta. Por ejemplo: los Tarahumaras son la etnia más representativa del estado. Habitan en los poblados de la sierra y algunos del norte del estado.

Las ilustraciones se hicieron de manera digital. Tanto las cartas como los tableros se imprimieron en una cartulina tipo couché, a todo color con acabado tipo barniz para protegerlos. Tuvo un tiraje de 2 mil juegos y tiene un costo de 120 pesos. 

Enrique Zárate dijo que los niños son el objetivo principal. Se han distribuido en diversas escuelas y eventos como la Feria del Libro en la Frontera y el Encuentro de Culturas en Cuauhtémoc. Es una herramienta para el aprendizaje, cada carta tiene información exacta, según precisó el propio artista.

“Es una satisfacción muy grande el haber llegado a este punto, pero ahora estoy sintiendo que es un reto más grande”, puntualizó Zárate de la Fuente. 

Este juego es único, no hay antecedentes sobre algo similar en el país. Este proyecto fue el resultado de tres años de trabajo, de recopilación de información, afinación de detalles, pruebas de las ilustraciones y el arduo trabajo de decidir qué es lo que mejor representa a Chihuahua. Es por eso que Enrique Zárate es parte de nuestro orgullo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad