Publicidad

24 de julio, 2020 - 10:00

‘Fábrica de recuerdos’

Entrar a la tienda ‘Antigüedades Diligencia’ es remontarse en un segundo al pasado

Mónica Delgado

Revista

‘Fábrica de recuerdos’
Jorge Félix
Publicidad

Desde piezas prehispánicas y figuras de personajes emblemáticos hasta fósiles y una daga nazi, han formado parte de la tienda ‘Antigüedades Diligencia’, la única en su tipo en esta frontera. 

Por más de 30 años, sus propietarios Jorge Leyva y su esposa Luisa Ramos, se han dedicado a la búsqueda y recolección de piezas antiguas con alto valor histórico e incluso sentimental.

De acuerdo con Jorge Leyva, desde su noviazgo con Luisa, ambos pasaban las tardes comprando ‘chácharas’ en las tiendas, bazares, tianguis y mercados.

Imagen

Sin embargo no era cualquier tipo de cosas, tenían que cumplir con características especiales, poco comunes y si era antiguo, mejor, cuenta.

“Nosotros veíamos series de pequeños, por lo que cuando llegábamos a ver juguetes o piezas que nos remontaban a nuestra infancia era ahí cuando los comprábamos, desprendiéndose en esos momentos el coleccionismo en general”, detalló Jorge.

Una de las piezas que han marcado la historia de Jorge y que, dice, le costó trabajo desprenderse de ella, fue la del coronel Lee Majors, de la serie El hombre nuclear caracterizado por su ojo y brazo biónico, la cual encontró mientras caminaba por un bazar y que asegura, lo hizo transportarse de inmediato a su infancia.

La tienda ha tenido la oportunidad de contar piezas únicas y de suma importancia para la historia, pues hace algunos años se encontraba en exhibición una de las dagas pertenecientes a la organización militar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio de Adolf Hitler y del Partido Nacional Socialista en la Alemania Nazi (SS).

Imagen

“Quizá fue histórico, quizá algunas personas lo ven mal por lo que representa ante lo que hizo con la humanidad, entonces en un momento dado decidimos deshacernos de ella precisamente para no tener algo tan emblemático pero de mala vibra”, explicó Jorge.

La tienda de antigüedades ha pasado de un lugar a otro en los últimos años, pues ante el aumento de piezas se ha tenido que cambiar de espacios. 

“Nosotros no vendemos objetos, nosotros ofrecemos recuerdos a la gente”
Jorge Leyva, propietario de la tienda ‘Antigüedades Diligencia’ 
 

Inicialmente era una sala de exhibición en una parte de la casa de la familia Leyva y luego se tuvo que habilitar un espacio externo solo para los artículos, pues se llegaron a reunir más de 2 mil piezas.

Fue justo durante la mudanza de los objetos, que las personas comenzaron a solicitar información por los artículos con el fin de adquirirlas, sin embargo el desprendimiento fue complicado en el aspecto sentimental.

Es hasta la fecha que se han tenido que mudar en dos ocasiones de los lugares pues las antigüedades terminan acumulándose en grandes cantidades y el cupo se limita.

Cada pieza está adecuada y acomodada de una manera específica  dentro de las instalaciones, asegurándose de que cada cliente o visitante que ingrese al lugar sienta que está en un hogar.

“Una de las frases que tenemos muy presentes mi esposa y yo es que… Nosotros no vendemos objetos, nosotros ofrecemos recuerdos a la gente, y hemos comprobado que cada persona que entra a este lugar sea joven, niño, adulto o anciano siempre se transportará a una etapa específica de su vida”, resaltó Jorge Leyva.

Imagen

Acompañado de su esposa ha tenido la oportunidad de conocer diferentes partes del mundo y la dicha de visitar cientos de tiendas de antigüedades en las que inevitablemente ha recolectado diferentes piezas.
El llegar a tener conocidos con su mismo interés y pasión por las piezas antiguas, ha hecho que las relaciones se conviertan en una familia por elección.

“A mis colegas les digo que no dejemos de tener la pasión con la que hacemos este tipo de cosas… Si haces algo que te divierte, aprendes, conoces, te incita a investigar más y además te genera algo de dinero” menciona el antigüista.

Las cosas que se pueden encontrar en cualquier tienda de antigüedades, significan tener la historia en las manos, historia que muchas de las veces está en los libros más leídos por las personas o hasta en los libros de texto de las escuelas.
Recopilar recuerdos, anécdotas y experiencias es la meta que esta pareja se fijó desde el inicio de su relación, formando una familia empapada en los temas de la historia. Ahora junto a su nieta viven día a día la aventura inculcándole esta pasión.

Imagen
Antigüedades ‘Diligencia’ 
Tel (656) 130 7986
Visitalo en Pascual Ortiz Rubio #8530 

 

“Nosotros como adultos tenemos la obligación y el poder de fomentar el desarrollo de cultura en los pequeños, de esta y cualquier ciudad e incluso país, solo es cuestión de echar un vistazo a las salas de arte que se tienen cerca y partir de ahí para echar a volar la imaginación y la duda de saber qué estaba pasando en ese momento”, asegura Jorge.

Publicidad
Publicidad
Síguenos en nuestras redes
Publicidad
Publicidad