Publicidad

Exótico dentro y fuera del ring

Israel Hernández | 19 de mayo, 2019 - 16:41 | Revista

Chihuahua.- Hace 32 años, Mario González Lozano empezó su andar sobre los cuadriláteros. Con el apoyo de su cuñado, empezó en Torreón, Coahuila, con la preparación física para poder asumir una identidad dentro de la Lucha Libre.    

Pimpinela aseguró que su familia siempre supo de su interés por la lucha y estuvieron con él siempre al pie del cañón, en las buenas y en las malas.

Nació en Delicias y fue criado en la Comarca Lagunera, debido al trabajo de su papá. Es preciso señalar que Pimpinela adoptó su identidad sexual desde pequeño y acuñó su propio estilo que más tarde se convertiría en una moda a seguir. 

“Yo fui quien impuse la moda de las medias, el traje de baño, colorete y vestimentas estrafalarias… para ser luchador exótico se nace. Habrá muchos que quieren imitar los estilos; pero yo soy igual en la calle y la casa… soy gay, pero siempre respetuoso”.

Durante la entrevista Pimpinela se hizo un chongo y firmó los autógrafos a quien se lo solicitaba. En la bocina del sonido local sonaba la emblemática Celia Cruz, provocando que el luchador bailara mientras respondía a las preguntas de Revista NET. La música le gusta mucho, lo pone alegre, este tipo de ritmos le dan buena vibra.

“Pronto dejaré de luchar, seguramente en dos años, porque el cuerpo me lo exigirá. A mis 50 años ya hace falta una pausa y un retiro digno”, dijo. 

“Ahora ya no hago los giros o acrobacias de antes, eso se lo dejo a las nuevas generaciones que se acercan siempre a pedir un consejo para poder abrirse camino en esta difícil carrera, donde la preparación es primordial además de la disciplina, eso se debe de tener mucho antes de subirse y ponerse una máscara”, agregó.

En la actualidad, el luchador reside en Torreón y desde ahí viaja en camión o avión a las diferentes presentaciones. Después de tantos años ya se acostumbró a dormir donde puede para cumplir los compromisos de la caravana luchística que integra.

“Antes de irme a descansar a casa, seguro haré algunas luchas con todos los exóticos para despedirme, para estar al lado de mi familia, en los Estados Unidos, donde ayudaré a los nuevos talentos en su preparación”. 

Existen muchos elementos que se conjugan en el ring: responsabilidad, respeto, sencillez y humildad, este último es lo que lleva al éxito, concluyó el gladiador.

Sin necesidad de redes sociales, porque asegura que no les entiende, solo se deja llevar por el momento y por las ocurrencias de su compañero Mamba, quien le platica que han llegado a tener hasta 30 mil reproducciones y miles de seguidores en las transmisiones que hacen unas horas antes de las luchas o en los traslados a las arenas. “Yo soy espontánea y siempre le digo a la Mamba que aquí está su pendeja”.

Recientemente se presentó en Juárez y Chihuahua, logrando buenas entradas, complaciendo a su público, a quien conquista por todo el país gracias a su derroche de carisma y glamour.

Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad