Publicidad

Publicado: 18-10-2020 12:00

Abre Chihuahua sus puertas al turismo

Visitantes se reencuentran con las maravillas del estado grande, con las medidas sanitarias adecuadas

Carlos Soria

Revista

Cortesía | Gobierno del Estado

Poder disfrutar este 2020 de la majestuosidad de los paisajes de Chihuahua parecía imposible debido a la pandemia de Covid-19, pero gracias a los esfuerzos de distintos sectores y la implementación de distintas estrategias, la reactivación turística avanza y ofrece a los visitantes experiencias únicas en el estado grande. 

La posibilidad de reencontrarse con las Barrancas del Cobre, los Pueblos Mágicos de Casas Grandes y Creel, las Dunas de Samalayuca y disfrutar de su riqueza cultural, histórica y gastronómica se logró en gran medida a la recuperación de la confianza del turista y entender nuevamente cuáles son sus necesidades y preferencias para viajar, cambios surgidos con la nueva normalidad.

“Es muy gratificante para nosotros ver la respuesta favorable de las personas durante el pasado periodo vacacional de verano. Si tú te metes a las redes sociales encuentras fotos de diversos lugares de Chihuahua: nuestros Pueblos Mágicos, parques naturales y otros atractivos turísticos,  eso quiere decir que la estrategia va dando resultados”, comentó Francisco Moreno, director general del Fideicomiso ¡Ah Chihuahua!

En automóvil propio, transporte colectivo o hasta en tren, los visitantes pueden llegar a las zonas turísticas más importantes del estado. Estos medios permiten tener un acercamiento más con la naturaleza, permiten observar el contraste entre el desierto y el bosque, la montaña y las arenas bañadas por el sol. La variedad es amplia, por lo que visitantes tienen la oportunidad de elegir qué experiencia vivir, dependiendo de sus posibilidades. 

La magia de Casas Grandes

Si lo que se busca es conocer de historia y riqueza cultural de una parte del estado, se puede visitar el Pueblo Mágico de Casas Grandes, y recorrer la Laguna Fierro; la Colonia Juárez, una de las comunidades mormonas de la región; en Mata Ortiz, las creaciones en cerámica de artesanos, y por supuesto, la zona arqueológica de Paquimé. ¿Más? Ahí se preparan deliciosos postres con nuez y duraznos cultivados en la zona.

En Casas Grandes algunos complejos comenzaron a ofrecer el servicio de temazcal y ya forma parte del itinerario de los visitantes. Sesiones terapéuticas y relajantes, hasta las recreativas en albercas y áreas verdes, son algunas de las actividades disponibles en estos lugares que poco a poco ganan más terreno.

Paquimé es una zona arqueológica única en su tipo en el norte de México y sur de los Estados Unidos, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.  La historia cita que la cultura prehispánica se instaló en la región cerca del año 900 d. C. Los pueblos del desierto fundaron un centro ceremonial que después se convertiría en punto de encuentro comercial entre América del Norte y Mesoamérica. 

Los visitantes de Paquimé pueden acudir al Museo de Las Culturas del Norte, en donde se expone una gran parte del desarrollo de los pueblos de la zona, además de admirar piezas originales como herramientas, prendas de vestir, joyas y variedad de objetos con valor histórico inigualable.

La Colonia Juárez es otro punto turístico que no se debe dejar pasar. Esta zona es habitada exclusivamente por la comunidad mormona, cuentan con sus propias escuelas e industrias. Existe un museo que explica a detalle cómo era la vida de los primeros pobladores de la región, además de sus tradiciones. 

Estas son algunos de los atractivos de la zona, que permiten a visitantes sentir una sensación de tranquilidad, confort y paz, en un lugar que, si se ve con detenimiento, parece que se quedó atrapado en el tiempo, y es precisamente eso lo que hace de Casas Grandes un punto interesante para el turismo.

Imagen
Cortesía | Gobierno del Estado

Una aventura en el desierto

Algunas personas pueden pensar que es arriesgado vivir una aventura en una zona desértica, pero las Dunas de Samalayuca, además de ser un punto seguro, también ofrecen experiencias para quienes buscan elevar al máximo la adrenalina. 

Ubicadas en el Desierto de Chihuahua, a unos 50 kilómetros de Ciudad Juárez, las Dunas tienen una extensión de mil kilómetros cuadrados, y es escenario para la práctica de deportes extremos como sandboarding y paseos en vehículos 4X4. 

También existen diferentes eventos que se organizan ahí a lo largo del año como noches astronómicas, festivales culturales y artísticos, catas de sotol, cenas a la luz de la luna y hasta experiencias místicas con meditación.

Las Dunas de Samalayuca son también la escenografía perfecta para una sesión de fotos o grabar algún video; para recorrer la zona con los pies descalzos y sentir la arena que se extiende hasta donde alcanza la vista, o simplemente apreciar la maravilla natural a unos kilómetros de la frontera. 

Imagen
Cortesía | Gobierno del Estado

Recorrer la 'Capital del Mundo'

Al sur del estado hay otro punto importante: Hidalgo del Parral, que recibe a los visitantes con una hermosa vista de la mina “La Prieta”, para adentrarte al corazón de la llamada “Capital del Mundo”. 
¿Interesado en conocer museos?  en este municipio se encuentra el Palacio de Alvarado, la Casa Griensen y el Museo Casa Francisco Villa, en este último se puede conocer a la historia y el mito del Centauro del Norte. También es imperdible caminar por las calles del Centro Histórico y visitar el templo de San José, después degustar algún antojito por la tarde.

“La Prieta” es considerada el mayor punto turístico de Parral, fue pilar en el desarrollo de la economía de la región, pues se convirtió en el principal productor de plata en el mundo.

Descender 100 metros bajo tierra causa reacciones contrarias: angustia y asombro al ver cómo por 345 años de este lugar se extrajeron metales preciosos. Los visitantes pueden acceder a diferentes zonas entre túneles, descansos y excavaciones. 

Uno de los sucesos por los que Parral es conocido a nivel internacional, es el asesinato de Francisco Villa en 1923, el líder revolucionario que en este municipio es un personaje iconico debido a su aportación en la etapa de consolidación del México moderno. 

Cada año, en el mes de julio, se organizan las Jornadas Villistas, una serie de eventos culturales y artísticos que envuelven de tradición y color a Parral. Se hace una representación de la muerte de Villa, desde la ejecución hasta la sepultura en el Panteón de Dolores, que, como dato curioso, es considerado uno de los pocos museos de arte sacro de su tipo en el país. 

Este 2020, las Jornadas Villistas se mudaron al mundo virtual, para no dejar pasar la oportunidad de recordar los pasajes históricos y ofrecer eventos que se pudieron disfrutar desde casa. 

Imagen
Cortesía | Gobierno del Estado

La majestuosidad de las Barrancas del Cobre

La joya de la corona, en cuanto a turismo en el estado de Chihuahua se refiere, se localiza en la Sierra Tarahumara: las Barrancas del Cobre, un sistema de siete barrancas cuatro veces más grande que el Gran Cañón en Arizona, Estados Unidos. Ahí la importancia que toma para los visitantes de todo el mundo. 

En el Parque Aventura Barrancas del Cobre se pueden disfrutar de actividades que quizá a más de uno parecerían arriesgadas, por ejemplo, el Zip Raider,  una tirolesa de 2 mil 538 metros de longitud que te hará “volar” y tener una vista privilegiada del paisaje. 

En este recorrido se puede alcanzar una velocidad de hasta 135 kilómetros por hora, y a diferencia de otras tirolesas, en esta el viajero va sujetado a un arnés tipo silla que hace más cómodo el paseo. 

Al realizar la caminata de 700 metros cuesta arriba para llegar a la estación base y regresar al punto de retorno, hace sentir a los turistas como auténticos aventureros en un terreno agreste, apenas explorado. Una muestra más de que por tierra o por aire se puede disfrutar de la majestuosidad de este espacio. 

El circuito de tirolesas de cinco kilómetros está dividido en siete saltos y dos puentes colgantes.
Los saltos tienen distancias desde los 477 metros hasta los mil 113 metros de largo, en algunos tramos la velocidad que se alcanza es de 110 kilómetros por hora. Esta actividad es ideal para los amantes de la adrenalina.  

Tanto para el Zip Raider como para el circuito, el regreso al punto de salida es con el teleférico, el cual recorre tres kilómetros, constituido por cabinas o góndolas con una capacidad para 60 pasajeros, además ofrece una impresionante vista panorámica de la unión de tres de las barrancas: Barranca del Cobre, Barranca de Tararecua y Barranca de Urique, esta última con una profundidad de mil 879 metros. 

Al subir al teleférico también se podrá observar una comunidad tarahumara en el fondo del barranco, un lugar arqueológico situado en una de las paredes de la montaña y el desarrollo de las actividades extremas que realizan otros de los visitantes. 

“Chihuahua está entre los principales destinos de México y sur de Estados Unidos. Las maravillas que ofrece el estado como la biosfera de la reserva del búfalo americano, el lobo mexicano y muchas otras especies, y si le vas agregando otros lugares como Batopilas, Creel, Guachochi, la Cascada de Basaseachi, en verdad que es un gran destino turístico”, comentó el director del Fideicomiso ¡Ah Chihuahua!

Además del turismo de aventura, el médico, comercial e industrial también se desarrolla en la entidad, lo que genera más ingresos y posibilidades para los diversos sectores empresariales, que unidos tratan de recuperar la economía. 

Imagen
Cortesía | Gobierno del Estado

 

Oportunidades de crecimiento

El turismo es uno de los sectores más "golpeados" por el Covid-19 a nivel mundial, un reto económico para autoridades, empresarios, tour operadores y prestadores de servicio, por lo que fue necesario el rediseño de las estrategias y objetivos.

En el caso de Chihuahua, el objetivo fue atraer a los turistas locales para que se reencontraran con el majestuoso estado. 

“Yo creo que nadie había dimensionado el gran valor que tiene el estado como producto turístico y ahora que sucede esto creo que es el momento de entregarle a Chihuahua una conciencia colectiva para que sepamos que si viajo al interior del estado provoco una sinergia positiva económica”, agregó Francisco Moreno. 

Imagen
Cortesía | Gobierno del Estado

 

El funcionario enfatizó que lo importante es que los chihuahuenses conozcan las maravillas del estado que habitan, que difundan las actividades que se pueden realizar en lugares que están a algunas horas de distancia.

Por su parte, la directora de Turismo, Nathalie Desplas Puel, resaltó la importancia de promover e impulsar el turismo en estos momentos complicados, para eso se crearon dos atractivas rutas para exponer las diferentes regiones turísticas del estado.

La Ruta del Desierto incluye a Juárez, Ojinaga, Coyame, Casas Grandes, con experiencias en Samalayuca, Mata Ortiz y el Cañón de Pegüis; mientras que en la Ruta de la Sierra Tarahumara se contempla un recorrido por Batopilas, Bocoyna, entre otros municipios, con visitas a diferentes cascadas, lagos y experiencias rarámuris de cocina.

“Es muy importante para la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico (SIDE) y para la dirección de Turismo hacer una muestra más de que las prioridades del turismo pasan por el reforzamiento de alianzas y de sinergias. La colaboraciónn con otras instituciones y el trabajo en equipo, nos ha llevado a la promoción de estas dos rutas”, dijo Desplas Puel. 

Imagen
Cortesía | Gobierno del Estado

 

La funcionaria detalló que con estos recorridos se busca atraer a turistas jóvenes o a quienes buscan experiencias auténticas, además de promover actividades sustentables, el turismo ético y solidario, cambios surgidos con la nueva normalidad. 

Comentó que con la pandemia han cobrado mucha mayor relevancia las actividades al aire libre, como el senderismo y ambas rutas cumplen con ese objetivo, porque permiten a quienes las recorran realizar esta nueva tendencia.

Con estas adecuaciones y cambios desarrollados en conjunto por autoridades y empresarios, no hay pretextos para no darse una escapada y recorrer de norte a sur el estado de Chihuahua; adentrarse en el misterioso bosque o el abundante desierto; sentir los límites de los climas fríos y calurosos; una aventura entre la naturaleza del estado grande. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad