Publicidad

19 de marzo, 2020 - 10:00

Café La T; una experiencia inolvidable

César Hernández

Revista

Ciudad Juárez.- No importa si hace frío o calor, si afuera está un aguacero o el sol quema la piel. Para los amantes del café no hay excusas ni pretextos para disfrutar una buena taza, llena de sabor y aroma que atrapa los sentidos, que con sus colores hipnotiza a quienes lo tienen enfrente. En CAFÉ LA T conocen los secretos para lograr que esa bebida y la experiencia de disfrutarla sean inolvidables.

Una mezcla de estilo contemporáneo y rústico hace que los visitantes de CAFÉ LA T se enamoren, no solo de sus bebidas y platillos, sino del lugar en sí, pues es un espacio acogedor, agradable para una reunión de amigos, una cita, o simplemente para pasar el rato leyendo, entre página y página un sorbo de café. 

Imagen

Maciel es la encargada del lugar y contó que la inspiración para abrir este lugar surgió después de un viaje a Guanajuato, ahí encontró un lugar parecido que la dejó marcada: “y entre pláticas con amigas dijimos: vamos a abrir un día un café en Ciudad Juárez y fomentar la cultura, el arte, porque aquí puedes venir y leer, pasar tiempo con la familia… y poco a poco hemos complementando la idea del café”

Parte de la consolidación del concepto es que quienes visiten CAFÉ LA T sientan que es “un lugar para ser y estar”, como enfatiza su eslogan. Los elementos que conforman el espacio permiten que los clientes entren en contacto consigo mismos. Sobre el nombre, comentó Maciel, no hay truco: el café late es su bebida favorita.
Como en muchos otros casos, los inicios del negocio fueron difíciles: “el reto aquí es cuando no tienes un nombre detrás, es hacerlo, crearlo (…) porque ahora sí que picamos piedra, pero los juarenses somos unidos, hemos tenido mucho apoyo y mucha respuesta”. Los obstáculos quedaron atrás, y con 10 meses en funcionamiento, ya se han ganado clientes asiduos.

De todo un poco

CAFÉ LA T no se puede concebir sin su menú, y lo mejor de todo es que hay opciones para todos los gustos. Los desayunos aportan la energía necesaria. Las comidas salen de lo común gracias a sus presentaciones. Incluyen platillos veganos, orgánicos, sin azúcar y las versiones clásicas. El objetivo es que nadie se quede sin probarlos.
“Lo importante es que tengas mercado para todo, que la gente venga y encuentre algo para ellos (…) tratamos de abarcar un poco de todo para que todos tengan aquí un espacio”, explicó Maciel.

La hamburguesa vegana, hecha desde cero, el café late, waffles artesanales, waffles-churros (dos conceptos en uno), son algunas de las especialidades de la casa, así que cuando vayas a visitarlos no dudes en pedirlos. 

También, el panini de jamón de pavo, espinacas, champiñones, jitomate y queso havarti es uno de los más solicitados. A los ingredientes se suma el aderezo de chipotle hecho en casa que le da un toque especial. Y qué tal acompañar la comida con un frappe de carbón activado, suena bien, ¿no? pues aún hay más, ya que esta bebida, además de ser sabrosa, ayuda a la digestión y es desintoxicante.

Para completar la experiencia, Maciel recomendó los famosos mousses de mango o guayaba, este último cubierto de frutos rojos: suavidad en cada cucharada. La galleta vegana, de coco, cacao y harina de avena, también es una buena alternativa deliciosa.

Imagen

¡Paciencia! Esta es una de las grandes virtudes de quienes visitan CAFÉ LA T, pues la comida y las bebidas se preparan al momento, con ingredientes frescos y de la mejor calidad. Dicen que de la vista nace el amor, y la presentación de los platillos requiere esfuerzo y dedicación. Ya lo saben: paciencia.

Maciel recalcó que la cercanía con los clientes es muy importante, por eso regularmente se encuentra en el local supervisando las actividades, además de entablar relación con los amantes del café y la buena comida: “nuestro servicio tiene que ser muy cercano a la gente para que estén a gusto. Fomentamos la convivencia familiar; la gente viene aquí y los celulares casi siempre están de lado y eso no es muy fácil de verlo. Que sea realmente un lugar para ser y estar”

Es así como CAFÉ LA T se ha convertido en poco tiempo en uno de los lugares favoritos para degustar un café orgánico; para que los artistas y emprendedores locales muestren su talento; o que los comentarios de una obra literaria se entremezclen con los sabores diversos del menú. 

Con información de César Hernández

Imagen

 

 

Publicidad
Publicidad

Síguenos en nuestras redes:

Publicidad