Publicidad

07 de julio, 2020 - 06:13

Yo no fui, fue…

No cabe duda de que los malos ejemplos se aprenden

Alejandro Velasco

Opinión

Publicidad

Si usted padece de sobrepeso, obesidad, o cualquier enfermedad crónica no es su culpa, de hecho, la culpa de que usted haya desarrollado esos padecimientos es las irresponsables empresas que fabrican alimentos de baja calidad, o al menos así lo afirma el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, lo que le resta seriedad a este médico, que debería sujetarse a las cuestiones de salud, pues le da por su lado a la gente en lugar de confirmar que cada quien es responsable de lo que dice y hace. Después van a salir con que los agresores de las mujeres son inocentes y sus actitudes tienen que ver con el entorno en el que se desarrollaron y por lo mismo no se les debe de castigar, pues al final de cuentas ellos no tienen la culpa, eso mismo aplicaría para los sicarios, ladrones, secuestradores, extorsionadores y demás delincuentes; y lo anterior tiene sentido, pues está comprobado que los comportamientos que tenemos obedecen a situaciones y experiencias pasadas y si, por ejemplo, nos educaron dentro de un entorno violento, vamos a repetir esas conductas sin darnos cuenta, o pensando que es la forma normal de actuar o tratar a los demás, cuando eso no es cierto, pero sobre todo, no por eso se van a dejar de aplicar los castigos que exige la ley.

Y aunque el referido doctor López-Gatell, ya se convirtió en un “rock star”, por así llamarlo, no debe actuar como tal, pues se trata de una persona a la que mucha gente lo sigue, incluso se ha convertido en modelo a seguir por algunos niños que lo imitan, mientras que otras personas que se lo topan en las calles, de inmediato buscan tomarse la “selfie”, y no les importa que no porte su cubrebocas o que no respete la sana distancia, simplemente lo idolatran.

Y como le digo, eso no está mal, lo que sí es incorrecto es que en lugar de aprovechar esa fama para decirle a la gente lo que debe hacer, se ha convertido en un demagogo cualquiera, bueno es que de los ejemplos se aprende, pero deberíamos de aprender lo bueno, no lo malo.

Por cierto, si usted conoce a alguien que es adicto a alguna droga, licita o ilícita, tampoco es su culpa sino de los que producen estas sustancias, son ellos los irresponsables por poner a su disposición estas nocivas sustancias.

Y podemos seguirle con la gente que aplica la frase de que “el que no tranza no avanza”, o que entra en el círculo de la corrupción, pues al final de cuentas tampoco es su error sino que el culpable fue el “sistema neoliberal y corrupto” de los pasados gobiernos, esos tan detestables que hasta influyeron en nuestra forma de ser como individuos.

Que lamentable que nuestros políticos sigan siendo exactamente lo mismo, solo que, corregidos y aumentados, pues no hacen nada por el bien del país, pero eso sí, cobran como si trabajaran, mientras que los arreglos en lo oscurito o hasta en lo clarito, siguen ocurriendo y lo único que atinan a decir cuando se les pone al descubierto, es que no es cierto, que son incapaces, que eso pasaba en anteriores administraciones, y todo sin presentar pruebas de sus dichos. Y con cambios como esos; parece que estábamos mejor cuando estábamos peor y esa no es la idea…

Publicidad