Publicidad

¿Ya no hay línea?

Alejandro Velasco | 19 de julio, 2019 - 05:51 | Opinión

Sigue la controversia por la ampliación del periodo para la gubernatura en Baja California, en la que resultó ganador Jaime Bonilla de Morena, recordemos que la elección era por un lapso de 2 años, pero los legisladores de prácticamente todas las corrientes políticas, no solo de Morena, se pusieron de acuerdo y alargaron tal lapso, ya que según dicen, dos años es muy poco tiempo para poder hacer algo en una entidad, también la presidenta nacional del partido en el poder, Yeidckol Polevnsky, justificó tal determinación, diciendo que ella platicó con la población y le dijeron que el salir a votar tan seguido les provocaba molestias, además de ser costoso, no se sabe con cuánta gente habló como para que se justifique tal acción. Sin embargo, al final de cuentas esa decisión ya estaba tomaba, pero además se supone que una modificación a la ley no puede beneficiar a quienes en ese momento ostente el poder, sino que aplica a partir de los siguientes, esto es un tipo de candado para que los legisladores no hagan modificaciones que les beneficien directamente.

Por su parte el presidente, Andrés Manuel López Obrador, criticó que “los que más están protestando” por la ampliación del periodo en mención son los que lo aprobaron en el Congreso local de la mencionada entidad, eso dice el mandatario quien, insistió, en que el tema debe ser resuelto por las autoridades competentes y salió otra vez con el mismo cuento de que, a diferencia de antes, el Presidente ya no marca línea a los tribunales, ni pone o quita candidatos y gobernantes, y agregó.

“¿Cuál es la garantía que estamos dando? Que la Presidencia de la República no se inmiscuye en estos asuntos, como era antes, que no se les olvide; porque antes, y lo repito, los del instituto electoral, los del tribunal electoral, recibían línea y otorgaban o quitaban candidaturas. A veces no se reunían los requisitos y se otorgaban las candidaturas y lo mismo en el otorgamiento de registros a partidos”.

Pero permítame en este punto, que menciona el mandatario, de que “no se reunían los requisitos y otorgaban candidaturas”, nada mas decir que los legisladores federales modificaron la ley tan solo para que Paco Ignacio Taibo II, pudiera estar al frente del Fondo de Cultura Económica, incluso llamaron a esa modificación, “Ley Taibo”, y todo por que el impedimento para que Taibo, pudiera ser nombrado en dicho puesto era su estatus legal, es decir, fue una ley hecha sobre medida a solicitud de alguien, ¿y quien era el mas interesado en ello?. El propio AMLO, así que eso de que ya el presidente no da línea, me tiene, como diría el Maestro Cuauhtémoc Monreal Rocha, “dubitativo”.

Lo malo, en este supuesto en particular, es que, el ejecutivo, asegura que no se mete, pero, ni para bien ni para mal, es decir, según él, no dio línea para tal determinación de los legisladores de Baja California como asevera que se hacía antes, pero tampoco ordenó investigación alguna para confirmar si lo que se especula de un supuesto soborno millonario a los legisladores para que votaran en cierto sentido, efectivamente ocurrió, cuando sí reconoce que se trata de una ilegalidad, pero insisto, ¿si sabe perfectamente que esa determinación no es legal, que no debería estar girando órdenes para una investigación a fondo?, y sobre todo porque él aseguró que “ahora la gran ventaja es que hay un estado de derecho que no había; en todo el periodo neoliberal lo que hubo fue un estado de chueco, de cohecho”, y precisamente esa última afirmación, cohecho, es lo que se especula que se dio con los diputados de Baja California.

Con lo anterior parece que los va a dejar hacer lo que quieran, mientras que, por otro lado, si está muy molesto y se va a meter en las resoluciones del poder judicial, por lo de los sueldos para servidores públicos, ya que está muy seguro que nadie debe ganar más que el presidente, pero no menciona que se han ganado los amparos en contra de tal determinación, porque no están claras las reglas para poder establecer el salario del primer mandatario, es decir, ¿cuál es el criterio para decidir que 108 mil pesos, que es su sueldo de presidente, es lo idóneo para todos los funcionarios?, ello porque seguramente se trata de una simple ocurrencia. Para conseguir su objetivo, va a mandar una modificación al Congreso, con la consigna, léase línea, de que debe salir en positivo, en donde, ahora sí, se establezcan reglas claras, y no pretender sostener su decisión en una determinación personal, ya que así no funcionan las cosas y por eso mismo, esa no es la idea…

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad