Publicidad

30 de junio, 2020 - 09:18

Vamos a crecer económicamente dice AMLO

¿Pues no que eso no importaba?

Alejandro Velasco

Opinión

Publicidad

Mientras que, para el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aun no llegamos al pico máximo de contagios y por lo mismo, no se pueden reactivar al 100 por ciento los negocios de todos giros, el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que ya pasó lo peor en términos económicos, y que el país emergerá.

Según el mandatario, todo indica que ya tocamos fondo y vamos hacia la superficie, vamos a emerger; textualmente dijo, “vamos a crecer económicamente. Ya tenemos elementos para decir que ya pasó lo peor en términos económicos", Pero entonces ¿Importa el crecimiento económico o no?

Y entre esos datos que le permiten afirmar que vamos para arriba están los que refiere el Imss, solo que ya ve como cada uno los interpreta como puede, así como lo dijo el propio López Obrador y en ese sentido afirmó que “dé poco más de 20 millones 500 mil trabajadores inscritos, se perdieron 550 mil empleos (en abril). Para mayo ya fue menos la pérdida, de 340 mil aproximadamente, y en lo que va de junio, tenemos datos preliminares de que vamos a estar abajo de 100 mil empleos perdidos"; en números redondos, un millón de plazas laborales formales se borraron, mientras que de los informales no dijo nada, pero que según estimaciones son 3 millones. En total 4 millones de mexicanos no tienen una forma de ganarse la vida.

Añadió que este último dato, - el del millón- así como otros, los dará a conocer el miércoles 1 de julio, como parte de su informe a dos años de que ganara las elecciones presidenciales de 2018.

Sobre este mismo tema, apenas el domingo pasado, el mandatario federal afirmó que la recuperación económica de México, tras la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19, será como una “V”, es decir, de súbita caída y después un ascenso rápido.

Recordó que es importante que se ponga en marcha el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues este ayudará para la reactivación económica.

Lo malo es que, por un lado pone todas las esperanzas en el tratado, pero por otro, espanta las inversiones al cancelar de un plumazo desarrollos que ya estaban haciendo esas inversiones en millones de dólares; decisiones tomadas por mera presunción de que hubo corrupción; así de simple los canceló, como el caso de la cervecería Constellation brands, en Mexicali Baja, California; o lo que pretende hacer con las empresas generadoras de energía limpia como las que captan la luz del sol y las de energía eólica a las que ya tiene en la mira y que parece no las va a dejar operar, por eso es el cuestionamiento ¿A qué se refiere el presidente con esas inversiones que vendrían con la entrada en vigor del T-MEC?

Porque con esa incertidumbre, quién pensaría en entrarle a invertir en México, se ve complicado y por otro lado con esa satanización que hace un día sí y al otro también de los empresarios, se antoja más complicado.

Y con todo ese odio que demuestra para con los gobiernos neoliberales, atenderá sin dudar la invitación, casi, casi forzada que le hizo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien es bien sabido se encuentra en plena campaña política y le urge que le sumen apoyos, aunque sean de los latinos radicados en aquel país, pues las más recientes encuestas le dan una ventaja a su competidor demócrata Joe Biden con 14 por ciento arriba en cuanto a la preferencia del voto.

Así que lo que tanto le criticó al expresidente Peña Nieto, por haber invitado al polémico personaje cuando era candidato, ahora lo repite AMLO, pero al revés; acude presuroso a acompañar al candidato republicano y eso de que haga en el presente, lo que tanto reprobó en el pasado, simplemente no es la idea…

Publicidad