Publicidad
Publicidad

Publicado: 15-06-2022 08:20

Tradición taurina

Vale la pena recordar un encuentro de allá por 1900

Manolo de la Laguna

Opinión

Para estar a tono con... ustedes ya saben quién, hagamos historia pero no juntos y menos revueltos o sea, simplemente historia taurina, porque encontramos, sin querer, lo que a continuación van a leer.

Era el inicio del siglo XX, un altercado entre un ministro y un periodista, españoles ambos, los obligó a reunirse en un café para almorzar y zanjar sus diferencias personales, cosa que lograron después, según la crónica, de haber llenao la panza, barriga o estómago, que fue lo que al final los hizo razonar. No se sabe quién pagó.

El ministro según la nota, se llamaba en vida, Francisco Silvela y el periodista Miguel Moya, quienes una vez reconciliaos y no teniendo nada en ese momento qué hacer, en plena ociosidad, que es la madre de todos los vicios, decidieron celebrar una corrida de toros, en beneficio de los chicos malos de la prensa de Madrí.

El 12 de junio de 1900, presente lo tengo yo, en un barrio de Saltillo Rosita Alvírez, murió ¡perdón!, ese es un "mecsican" corrido. La crónica de marras señala que en la fecha antes señalá, se dio la primera corrida, con la presencia de su Majestad el Rey Alfonso XIII, en la antigua plaza de la Puerta de Alcalá, lugar donde las solteronas hispanas, ven pasar el tiempo sin decidirse al casorio.

Desde entonces y hasta lo que va de este siglo XXI, en el serial isidril en Las Ventas, se da la ya tradicional corrida de la prensa y aquello es una verdadera verbena; así nació esta buena tradición taurina con olor a tinta (les recomendamos el libro del mismo nombre), que iniciaron, partiendo plaza, los mataores Luis Mazzantini (de esta tierra de salvajes, refiriéndose a México, no quiero ni er polvo, luego fue ídolo de la afición azteca); Antonio Fuentes, Emilio Torres "Bombita" y José García "El Algabeño". Los toros fueron de la viuda  Marquesa de Saltillo.

La Asociación de Prensa de Madrid, se siente orgullosa de esta centenaria tradición, que es el broche de oro de la internacional feria de San Isidro, en la Catedral del Toreo, Las Ventas, en la ciudad del oso y del madroño. Esta tradición no se copió en el otrora Distrito Federal. Vale. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad