Publicidad
Publicidad

05 de abril, 2021 - 12:14

Tango chihuahuense

El baile electoral ya comenzó y cada participante saca sus mejores pasos

Cuauhtémoc Monreal Rocha

Opinión

Publicidad

La burocracia es una máquina gigantesca manejada por pigmeos. Honorato de Balzac, novelista francés.

Por lo general se cree que todos los tangos ché, son argentinos, pero no es así, hay uno compuesto por un violinista danés; es un tango precioso que la mayor parte de las veces solo se toca, de preferencia, con violín, no se canta, su nombre: Celos y ello viene a colación por el tango chihuahuense que se traen con María Eugenia Campos Galván, acusada de quién sabe cuántas cosas pero ninguna, hasta ahorita, probada.  

A María Eugenia, abogada de profesión, se le conoce en el bajo mundo de la política, simple y coloquialmente como "La Maru" y como quiere ser gobernadora del Estado Libre y Soberano de Chihuahua, por el partido de Jesús, José y María, PAN y otras siglas acomodaticias, pues sus enemigos, adversarios o contrincantes polacos, le han tirado hasta con la cubeta y la han acusado de haber estado en una nómina secreta, cuando era virrey de estado estado.... ustedes ya saben quién y que está en chirona en el otro lado.

Total que en una de las tantas audiencias ligadas al debido proceso ¡Prrrr!, según notas periodísticas de la capital, al parecer, a la Procuraduría General de la República, se le hicieron ojo de hormiga unos testigos protegidos y no pudieron presentarlos, mientras la jauría política, donde también inmiscuyen, al actual gobernador del Estado, no hayan qué hacer, para que les quiten del camino electoral, a "La Maru" y no sea la primera mujer que gobierne a Chihuahua.

Al parecer Maru, ya la lleva de gane y como ella confía plenamente en la justicia (?), al parecer ya salió bien librada de las acusaciones en su contra y el Domingo de Pascua, sin importarle el coronavirus, el cubraboca y la sana distancia y solo el poder para poder tener más, ya se lanzó a hacer campaña como candidata a gobernadora de la tierra adoptiva del "Centauro del Norte", Pancho Villa y la nativa Lucha, del mismo apellido. Suerte Maru. Vale.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad