Publicidad
Publicidad

Publicado: 18-05-2022 10:01

Sol y viento

Veteranos y chavales partieron plaza

Manolo de la Laguna

Opinión

Con sol y viento, se dio la tercera y última corrida del serial primaveral en la plaza de toros México; poca gente en los tendidos, habiéndose corrido tres toros de Golondrinas y tres toros de Arroyo Zarco, de buena presentación, toros que, si bien se movieron en el ruedo, no embistieron a las muletas de sus toreadores y así no se plasma el Arte de Cúchares.

Dentro de pocos días se iniciará la temporada grande (el tiempo vuela) y veremos qué novedades nos esperan, aparte del regreso a los ruedos del francés Sebastián Castella y quizá también el retorno del valenciano Enrique Ponce, metido en su ganadería, porque ya también es propietario de ganado bravo.

Volviendo a la México, partieron plaza: Un veterano vestido de tinto y oro, Uriel Moreno, "El  Zapata" y dos chavales, uno también vestido de tinto y oro, André Lagravere, "El Galo" y el otro, Juan Pedro Llaguno, de azul turquesa y oro y así les fue:

"Egresado" de la ganadería de Golondrinas, resultó reprobado, pues no le permitió al "Zapata" hacerle faena, sucediendo lo mismo con "Risueño", no obstante la voluntad del torero por alagar, después de haber invitado a sus alternantes a cubrir el segundo tercio o sea, el de palitroques.

"El Galo" anduvo por las mismas, pues "Legado" y "Deseo", tampoco se prestaron para el lucimiento del yucateco, quien se llevó el abucheo de la tarde, al ponerse pesado en el descabello con su segundo enemigo, escuchando el grito de toro, toro.

Juan Pedro Llaguno cerró la terna; no pudo hacer nada con "Mora-Dor" y para colmo de su mala suerte, después de lograr una faena con torería, aunque un tanto cuanto alocada, no pudo matar a "Albero" yéndosele vivo al corral, no sin antes, al tirarse a matar a cuerpo limpio, llevarse una paliza de órdago, porque el toro lo empitonó.

Rematando en tablas, en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, la feria de mayo está en todo su apogeo y este domingo 15, celebró a su santo patrono San Isidro Labrador y aquello es un ambiente de algarabía, gitanería y torería, como acontece cada año. Y nosotros acá en la tierra del Bravo. Vale.

Publicidad