Publicidad

Pseudolider estúpido

Cuauhtémoc Monreal Rocha | 12 de agosto, 2019 - 06:24 | Opinión

Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano. Johan Wolfang von Goete, filósofo alemán.

Es sábado y todo el día han estado fallando todas las transacciones cibernéticas; ya es tarde y el problema sigue; veremos qué dirán las proveedoras de este servicio, si fue un ataque o alguna falla menor; esperamos que tú amable lectora (or) no te hayas metido en alguna discusión baladí, con los empleados donde usaste tu o tus tarjetas, porque ellos no tuvieron la culpa; ojalá que tampoco hayas recurrido a ningún tipo de violencia verbal y hayas actuado con cordura, cortesía y educación, porque de violencia ya estamos... hasta la madre.

Y aquí le entramos al tema con el terrible suceso que hubo en la vecina ciudad de El Paso, la semana pasada, en el centro comercial Walmart, donde un racista anglosajón, asesinó a mansalva a varios ciudadanos mexicanos, con la simple excusa de que quería matar a éstos, porque ya estaba harto de la invasión hispana.

Y es que a algunos días posteriores de este repugnante suceso, un estúpido pseudolíder juvenil, de lo que queda del Partido Acción Nacional, en las redes sociales escribió: Gracias a Dios (¿a cuál dios se referiría este imbécil mozalbete?) que yo voy a Walmart de la Yarbrogh, no hay tanto "chihuahuitas" ahí. ¿Así, con tanto odio, lo habrán educado sus padres? Sería bueno saberlo.

Desde luego los dirigentes de lo que el viento nos dejó de el PAN, hizo del conocimiento de todos sus militantes (?) que someterá a evaluación ¿psiquiátrica o psicológica?, al pseudolíder estúpido Edgar Villanueva Gallardo, por sus idiotas comentarios racistas que hizo a través de las malditas (el calificativo es nuestro y los anteriores también) redes sociales.

De seguro que al idiota ¿o tarado? del Edgarsito, lo expulsarán del partido fundado por unos de Los Siete Sabios de México, Manuel Gómez Morín, allá por 1939, si la memoria no nos es infiel, quien en su eterna morada, se ha de haber dado una remolineada de las buenas. En fin de todo hay en la viña del Señor. Tampoco nosotros aclaramos cual señor. Vale.

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad