Publicidad

29 de julio, 2020 - 11:30

Muertos, el gran negocio del pastor en la pandemia

Salvo excepciones cada vez menores a México y Oaxaca le siguen gobernando los mismos grupos y mafias de la partidocracia

Alfredo Martínez de Aguilar

Opinión

Publicidad

* Por la clausura de sus crematorios, el pastor José Aldivar Ríos bloqueó, con un grupo de choque, calles del Centro Histórico, ante la negativa de las autoridades de los SSO a ceder a sus presiones y chantajes.

* Los porros contratados por los propietarios de funerarias agredieron, otra vez, a cuatro reporteros, entre ellos a Othón García, que cubrían la protesta, como ocurrió el 19 de febrero en el Tribunal Agrario.

Dos son las mayores maldiciones de México y de Oaxaca: La corrupción e impunidad. Por más escandalosa que sea la corrupción, ésta tiene garantizada prácticamente de manera sempiterna la total impunidad.

Sin ser simplista ni mucho menos simplona, la explicación es muy simple y sencilla: Ambas son resultado de las amplísimas redes de complicidad. Y éstas han sido construidas hilando fino generacionalmente.

Totalmente entendible, jamás justificable por ningún motivo, porque en la real politik el poder se ejerce, disfruta y abusa del mismo, con los familiares, amigos, compadres, socios, y todos finalmente cómplices.

Salvo excepciones cada vez menores a México y Oaxaca le siguen gobernando los mismos grupos y mafias de la partidocracia. Lo de menos es la chaqueta que se pongan trianual o sexenalmente como ha ocurrido.

Con genial perversidad los grupos y mafias de la partidocracia gobernante utilizan como socios o prestanombres, incluso, a ministros religiosos, particularmente pastores de las diversas iglesias cristianas.

Dichos ministros usan a la religión como plataforma y portafolio de jugosos negocios que van del nacimiento a la muerte, a través de clínicas y hospitales, ópticas y en algunos casos, mediante funerarias. 

Al parecer es el caso del representante legal de la empresa Memorial Casa Funeraria y Crematorio, Dr. José Aldivar Ríos, presunto pastor cristiano y Director General de Doxa Internacional Casas Paternas A.C.

Aldivar Ríos, responsable de Memorial Casa Funeraria y Crematorio en San Sebastián, Etla, aseguraba que operaba con permisos en regla desde el año 2017, sin embargo, no los presentó, por lo que fue clausurado.

Ante la clausura de su próspero negocio, presuntamente ilegal y el rechazo en la Colonia del Maestro, el pastor Aldivar Ríos creó la Asociación de Funerarias de Oaxaca y se impuso como dirigente de la misma.

Ahora, para presionar y chantajear a las autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca, bloquearon varios cruceros estratégicos de la capital oaxaqueña, ante la negativa gubernamental a ceder a sus demandas.

Con carrozas y vehículos de transporte público, cerraron las Calles de Tinoco y Palacios y JP. García en los cruces con Morelos, Independencia e Hidalgo, además del crucero de Independencia y 20 de Noviembre.

Aldivar Ríos y los dueños de las funerarias, presuntamente contrataron a un grupo de choque, para enfrentar a los automovilistas que se negaran a respetar los bloqueos en las calles del Centro Histórico.

Los porros contratados por los propietarios de funerarias agredieron, otra vez, a cuatro reporteros, entre ellos a Othón García, quienes cubrían la protesta, como ocurrió el 19 de febrero en el Tribunal Agrario.

Elevamos nuestra más enérgica condena a esta nueva agresión a periodistas y exigimos la intervención de la Fiscalía General del Estado y de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (Ddhpo).

Al mismo tiempo, demandamos el apoyo y solidaridad de las diversas organizaciones de periodistas en Oaxaca y el país con los cuatro compañeros reporteros agredidos, para que la agresión no quede impune.

El pastor José Aldivar Ríos y los dueños de las funerarias pretendieron justificar el hecho de radicalizar su movilización de protesta, debido a que las autoridades se niegan a dar respuesta a sus demandas.

Enloquecido y desesperado por no conseguir presionar y chantajear a las autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca, el presidente de la Asociación de Funerarias, amenazó con irse a paro en todo el estado.

Por tal motivo, demandamos al Secretario de Salud y Director de los Servicios de Salud de Oaxaca, Donato Casas Escamilla, no ceder a las presiones y chantajes del pastor Aldivar Ríos y los dueños de las funerarias.

Asimismo, es obligación insoslayable del titular de los SSO, Donato Casas Escamilla, respetar y hacer respetar la ley, por lo que debe demandar a la Fiscalía General intervenir e investigar a José Aldivar Ríos.

Expresamos, por tanto, nuestro apoyo y solidaridad a los paramédicos agredidos al igual que los reporteros y les exhortamos a interponer las denuncias correspondientes ante la Fiscalía General del Estado (FGEO).

Detrás de la noticia

Alfredo Martínez de Aguilar

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

Publicidad