La rifa del tigre o la isla de la fantasía

Alejandro Velasco | 20 de enero, 2020 - 06:13 | Opinión

Por ocurrencias en esta, la autodenominada Cuarta Transformación, no paramos y la verdad parece que siempre nos van a poder sorprender. Le cuento, ya ve que desde su inicio se tomó la decisión de que se vendería el avión presidencial que ni Obama ni Trump tienen, para lo cual se mandó la aeronave al Aeropuerto de Logística, en San Bernardino, California Estados Unidos, donde permaneció por más de un año guardada, situación que nos salió más caro que usarlo, pues se dio a conocer que el costo de todo ese tiempo sin moverlo, salió en la nada despreciable cantidad de 30 millones de pesos, mientras que en operación, durante la administración pasada, se gastaron, en ese mismo lapso; 17 millones de pesos, con combustible, mantenimiento y todo.

Para muchos analistas, vender el avión, como publicidad para el Gobierno de la Republica resultó muy exitoso, pues la gente se mostró muy contenta porque el presidente usa vuelos comerciales como cualquier otra persona, lo malo es que la población no vive de imagen, y mientras eso le benefició al mandatario en turno, al país le representó un costo muy alto, que bien se pudo aplicar en otras necesidades y aunque muchos podrían decir que esos 30 millones no representan nada frente al gasto del gobierno federal; si nos ponemos en ese plan, tampoco las subastas de vehículos y demás mercancías incautadas al narco, resuelven grandes problemas, ya que que se recaudan cantidades similares, solo que el gobierno de la 4T, los publicita como si de un gran logro se tratara.

Pero como le decía, todo se puede esperar de López Obrador, pues ahora resulta que se le ocurrió la gran idea de que entre las opciones para vender el avión presidencial está el rifarlo, vendiendo 6 millones de boletos a razón de 500 pesos cada uno y con eso saldrían los 3 mil millones de pesos que costo el avión nuevo, pero que definitivamente ya no los vale, pues la depreciación hizo su trabajo.

Solo que esa ocurrencia, que sorprendió al mismísimo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, representaría que los mexicanos lo pagaríamos más de tres veces, La primera con la compra original. La segunda con la rifa que entre los que decidieran comprar el boletito, lo pagarían, pero si se lo gana un ciudadano de a pie, obvio, no tendría donde ponerlo ni a quien vendérselo, por lo que seguramente, el mismo gobierno, se ofrecería a comprárselo, ese sería el tercer pago por la misma aeronave, ya que el dinero saldría de los impuestos que entre todos pagamos.

Pero le decía mas de tres veces por que el costo de financiamiento, por lo regular, hace que se pague dos veces por la propiedad de que se trate, por ejemplo, si usted hace cuentas de cuanto pagó al final de un crédito por su casa, vera que la cantidad final es, dos veces más que el precio original. Así que por donde se vea es un muy mal negocio eso de tratar de deshacerse del presidencial, lo que comprueba que se trata de otra mala ocurrencia, que como la dijo AMLO, algunos la festejan y hasta dicen que se trata de un detalle simpático del mandatario, pero basta recordar cuando el expresidente Peña dijo que la reconstrucción de las casas dañinas por uno de los sismos ocurridos en nuestro país, se podría hacer estilo tanda, es decir, todos apoyando a un ciudadano, enseguida a otro y así hasta que todos tuvieran sus viviendas de pie y la llovieron criticas de todo tipo, mientras que lo de la rifa del avión es una posibilidad que no se debe descartar.

Pero también está la posibilidad de que se trate, solo de un distractor, para que nos olvidemos de los verdaderos problemas del país, por ejemplo, el caos que está resultando el Instituto de Salud para el Bienestar INSABI, la entrada de una nueva caravana de migrantes que la Guardia Nacional estará conteniendo; el cero crecimiento económico del país; o la gravísima situación de la seguridad, antes los pésimos resultados de esta administración, pues como todos estaríamos hablando de la descabellada rifa, se borra un poco de la mente de la colectividad los temas mencionados, menos el de la salud, ya que quien la está pasando muy mal, por la falta de servicio y medicamentos, no hay ocurrencia que lo distraiga y esa no es la idea…

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más de Opinión

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad