Publicidad

26 de marzo, 2020 - 14:39

La copa medio vacía o medio llena

Saquemos al pesimista que nos acecha y dejemos que el optimista nos conquiste plenamente

Joaquín García

Opinión

Publicidad

Saludos mis ciberamig@s al parecer, y no obstante la gravedad de la situación de la salud y economía mundial, a muchos seres en nuestro país aún, como decimos, no les cae el veinte. No han registrado en sus mentes que estamos ante un terrible hecho histórico que estoy seguro va a ser, el parte aguas, en la vida de todos los habitantes de este planeta.

Como les comenté en mi opinión anterior, es un mal que nos afecta a todos y que para los que aún estamos sanos depende el continuar así siempre y cuando sigamos las indicaciones, pero básicamente mantenernos aislados  lo más posible, y de ser necesario salir, hacerlo con todas las recomendaciones que las autoridades sanitaras han presentado.

Ante tanta información a través de las  redes sociales y de algunos medios que presentan un escenario sumamente dramático y tendencioso  o las nocivas “FackeNews” que lo único que provocan es desorientar o crear un estado de miedo, que digo miedo Pánico; situación que en muchas personas que no analizan la información y solo ven todo lo negativo cayendo en estados de depresión y aún más ahora  que de preferencia hay que estar sin salir de casa, su miedo, su pavor va en aumento.

Cierto es que la situación no es agradable, pero  porque no primero ponernos a reflexionar dando gracias al creador o a quien usted, amigo le tenga fe, y agradecerle por mantenernos vivos y con buena salud. Y en lugar de atiborrar nuestro cerebro, nuestra mente con información negativa, pensar que sin saber a ciencia cierta si serán dos o tres semanas o más de requerir estar en casa; verlo como que puede y debe ser un tiempo que nos deje algo muy positivo.

Crear la forma de crecer, de que no sea un tiempo perdido. Piénselo y observe que hay muchas cosas que hemos dejado de hacer y hoy es el momento de retomarlas. Cada uno tenemos gustos por algo, y por estar inmersos en el trabajo, no nos hemos dado el tiempo para nosotros mismos y hacer lo que nos gusta  fuera de nuestro trabajo. No dejar que nos invada el pesimismo.

En mi forma de pensar solo hay de dos sopas: dejarse llevar por la depresión y enfermarte y enfermar a los que nos rodean con problemas mentales y volverse más vulnerables a otras enfermedades, o crear tu inmunidad y de tu familia aprovechando estos momentos para crecer juntos.

Ordena tu día si tienen que trabajar desde el hogar,  hacerlo con responsabilidad, tenemos que ayudar a que nuestras empresas sigan produciendo, que los hijos sigan estudiando; en fin activarse con todo lo que nos haga producir endorfinas que nos hacen sentirnos mejor y ayudan a nuestra buena salud. Borrar y no difundir imágenes negativas. Saquemos al pesimista que nos acecha y dejemos que el optimista nos conquiste plenamente.

Dicen  que cuando una copa de vino  está a la mitad el pesimista la ve media vacía y el optimista, ya está abriendo la siguiente botella.  SALUD ¡!.

Por: Joaquín Alberto García Valle

joaquín_garcia@radionet1490.com

Publicidad