Publicidad

Publicado: 26-07-2021 08:31

Jubilación, ¿merecida?

Cumplir con las prestaciones es obligación, pero se pueden cuestionar las condiciones

Cuauhtémoc Monreal Rocha

Opinión

No todo lo legal es justo, ni todo lo justo es legal. Principio jurídico.

La lluvia ha amortiguado la canícula, lo que demuestra que la madre naturaleza juega con el clima a placer, así el animal humano quiera destruir su hábitat; el calor no ha sido extremoso y el campo viste de un verde vivo, que es un regalo a la vista; ojalá siga lloviendo en todo el estado, aunque los citadinos tengamos que sufrir las consecuencias del tráfico vehicular por semáforos apagados, enormes encharcamientos y calles y servicios púbicos destrozados.

Lo bueno que ahí viene Maru como gobernadora y quizá las cosas cambien en nuestra maltrecha ciudad, porque del dicho al hecho hay "muncho" trecho, pero insistimos que como a todos los gobernantes anteriores, hay que darle, a la abogada de todos nuestros respetos, el beneficio de la duda y ahora sí, a lo que te "truje" Chencha.

Leímos por ahí que 4 funcionarios, 4, públicos municipales ¡qué creen!, se van a jubilar y para ello, ya metieron su solicitud ante quien corresponda para que, a la mayor brevedad posible, les tramiten su jubilación y liquidación laboral conforme a derecho. ¡Olé!

Y aquí surge una pregunta: Jubilación ¿merecida? Quizá sí, quizá no... Bueno ¡sí!, porque sabemos como trabajadores que alguna vez lo fuimos, aunque ustedes no lo crean, es que todas las prestaciones laborales que se pactan en los contratos individuales y colectivos de trabajo deben ser respetadas y cumplirse por los patrones, sean privados o públicos.

Esas prestaciones justas o injustas, deben cumplirse al pie de la letra; lo que no sorprendió de la noticia estos que estos cuatro servidores públicos se quieren jubilar porque ya cumplieron16 años, 16, de exhaustivo trabajo y como su reglamento laboral así lo indica, pues ya se quieren ir a su casa en plenas facultades físicas y mentales, a disfrutar por el resto de su vida de un bien merecido descanso.

Como los contribuyentes somos los que pagamos ese tipo de prestaciones laborales, nos parezcan legales o no, solamente nos queda desearles a estos cuatro cumplidos empleados municipales, éxito en su nueva vida hogareña, aunque las finanzas públicas del municipio anden por los suelos, pero lo primero es lo primero, que el municipio independiente cumpla con el pago de sus prestaciones laborales a estos trabajadores, sean de sindicalizados o de confianza, aunque tengan muy poco tiempo de haber iniciado sus labores al servicio de la comunidad. Vale.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad