Publicidad
Publicidad

27 de noviembre, 2020 - 10:34

Exclusión económica de las mujeres

Aquí algunas consideraciones para acortar la brecha y eliminar la desigualdad

Rubén Aguilar

Opinión

Publicidad

En México hay 26 millones de mujeres sin ingreso propio y las que tienen trabajo remunerado enfrentan condiciones muy precarias: 62 por ciento trabajan sin seguridad social y 72 por ciento sin ingreso suficiente para lo más básico, plantea la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

El documento Barreras: Reporte especial sobre exclusión económica y precariedad laboral de las mujeres en México recoge los resultados de una investigación sobre estos temas.

Se afirma que en el país hay una exclusión de las mujeres derivada de roles impuestos que les asignan funciones de cuidados de la familia y el hogar como si fueran naturales.

Esta desigualdad tiene un cimiento económico en el mundo del trabajo y la falta de autonomía económica es un factor adicional de riesgo frente a la violencia de género.

Las mujeres que tienen trabajo enfrentan condiciones muy precarias: Hay brechas salariales hasta en los trabajos asignados a roles de género femeninos como el trabajo doméstico y menor participación en roles directivos.

En promedio, las mujeres deben trabajar años de 13.5 meses para ganar igual que los hombres y de 14 meses para cubrir el costo de la canasta básica para dos personas.

Las mujeres que trabajan además mantienen una doble jornada, pues siguen a cargo de tareas domésticas y de cuidados familiares.

La pandemia del Covid-19 ha agravado aún más la situación de las mujeres. La información arroja que hay mayor mortalidad entre amas de casas, y también que la recuperación del trabajo es más lenta para las mujeres.

El documento plantea que en el país urge un nuevo modelo de igualdad sustantiva que posibilite nuevas relaciones sociales, económicas y políticas.

Y también que contribuya a una economía incluyente, con menor pobreza y desigualdad, partiendo desde el mundo del trabajo.

Ante esta situación Acción Ciudadana Frente a la Pobreza propone siete puntos:

1) Construir un Sistema Nacional de Cuidados para que las mujeres puedan trabajar tranquilas, sabiendo que su familia está bien.

- Un Sistema Nacional de Cuidados con cobertura universal, calidad y equidad, que involucre a toda la sociedad, incluido el sector privado

- Que atienda a menores (centros infantiles), a personas con discapacidad y a adultos mayores.

- Que amplíe la cobertura de las escuelas de tiempo completo

- Que establezca políticas de incentivos a las empresas y entidades que proveen servicios de cuidados.

- Que incluya todas las medidas de atención a personas cuidadoras.

2) Establecer mecanismos de valoración de las tareas de cuidados y del hogar, incluyendo formas de pago y protección social; porque son inversiones en el desarrollo humano, el bienestar y la calidad de vida

3) Establecer mecanismos para garantizar igualdad de pago para mujeres. A trabajo igual, salario igual.

4) Promover acciones afirmativas y condiciones favorables para la contratación, permanencia y promoción de mujeres en el trabajo.

5) Equilibrar los permisos para maternidad / paternidad y el resto de prestaciones de acceso a servicios de cuidados, para evitar sesgos de contratación contra las mujeres.

6) Establecer mecanismos efectivos contra las violencias en el entorno laboral.

7) Garantizar condiciones de seguridad para mujeres que trabajan en horarios o situaciones de riesgo a la violencia.

@RubenAguilar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad