Publicidad

29 de junio, 2020 - 10:17

El viejo guardián

La sospecha es indicio de un alma baja; el que desconfía de todos, es digno de que nadie confíe en él. Antonio Machado, poeta sevillano

Cuauhtémoc Monreal Rocha

Opinión

Publicidad

Lectora (or) "amabilis", espero que con la puesta del semáforo en color naranja por el gober de Chihuahua, no te hayas soltado el pelo y andes de lingo, lilingo por los restaurantes de la ciudad, porque el Covid-19 aún existe, aún está vivo y te puede dar un susto que pa que te cuento; quédate en casa, ya habrá tiempo para que le des vuelo a la hilacha con el viejo (a), tus compañeros (ras) de trabajo si es que trabajas o con tus amigas (os): "remember": Hay más tiempo que vida.

Ya alertados, vayamos al tema y ubiquémonos en el arcaico caserón de Palacio Nacional donde habita el viejo guardián, ustedes ya saben quién y rápido y veloz, nos surge la pregunta que, seguros estamos, también ustedes lectores (as) se habrán hecho: ¿Votaron por don Manuel para Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos o votaron para que, llegado el tiempo de las elecciones intermedias del 2021, se convierta en guardián constitucional de las elecciones u operador político de morena?. ¿Verdad que no?

Porque hasta donde nosotros sabemos como simples "escrebidores", hay un organismo encargado, a un alto costo económico y con muchos vicios si se quiere, de vigilar todo tipo de comicios dentro del territorio nacional que, por sus siglas en español INE, quiere decir: Instituto Nacional Electoral, que debe estar atento a que se respete el voto de los ciudadanos, quienes sí deben ser guardianes o celosos vigilantes del proceso electoral, para evitar todo tipo de fraudes o triquiñuelas. 

Y hay que ser claros, el viejo de palacio no tiene facultades constitucionales para convertirse, nomás por sus dídimos (o pasitas) en guardián de nada, si “deveras” AMLO quiere ser un guardián efectivo de la nación, debe ser también, un guardián efectivo de la seguridad de todos los mexicanos, pertenezcan al pueblo que pertenezcan sabio o no; debe ser un guardián efectivo de la salud de todos los mexicanos y severo guardián para que no falten, en ninguna época del año, los medicamentos necesarios, ni en el Imss, ni en el Issste, ni en la Secretaría de la Salud o como la llamen en este sexenio de la 4T.

Pues estos renglones, seguridad y salud, son prioritarios para que los mexicanos laboren sanamente y con seguridad, tanto al ir a su trabajo como al regreso del mismo y los inversionistas, mexicanos y extranjeros, puedan invertir, sin riesgo alguno su dinero, y no cambiarles por simple capricho gubernamental, las reglas del juego y  de esta manera, México, dentro de su perenne subdesarrollo, pueda transitar a un mejor modo de vida para sus ciudadanos y se pueda transformar y modernizar, acorde a sus necesidades de quinto mundo.

Si tú lectora (or) estás de acuerdo con lo anterior, bien y si no también, para eso tienes libertad de pensamiento y libertad de expresión y no permitas nunca que te digan que estos derechos son una graciosa concesión del fetiche Estado o de gobernante alguno, así se quiera convertir "ad chalecum", en guardián de las elecciones venideras. Vale.    

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha

Publicidad