Publicidad
Publicidad

21 de octubre, 2020 - 11:17

Desempleo

La pandemia provoca que las personas se queden sin trabajo, y en otros casos se reduce la calidad del mismo

Rubén Aguilar

Opinión

Publicidad

Para el caso de México una caída del 10.5 por ciento del PIB la tasa de desempleo sería del 11.7 por ciento, que equivale a 6 millones de personas, calcula la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los organismos internacionales, los bancos y las corredurías nacionales y extranjeras coinciden en señalar que para 2020, el PIB tendrá un crecimiento negativo de entre 9.0 por ciento y 12 por ciento.

La OIT sostiene que el 44 por ciento del total de la población ocupada va a sufrir afectaciones en la reducción de sus salarios y horas de trabajo como consecuencia de la crisis provocada por la pandemia. Ese porcentaje representa 24 millones de empleos.

Entre marzo y julio se perdieron un millón 117 mil 548 empleos formales de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (Imss). La OIT estima que la reactivación de la economía y la recuperación del empleo serán muy lentas.

Los sectores que se verán más afectados son los que se dedican a las actividades de alojamiento, servicio de comida, actividades inmobiliarias, administrativas y comerciales, la reparación de vehículos de motor y motocicletas.

Al cierre del 2020 se calcula habrá entre un millón y 900 mil empleos menos que en 2019 y que en el mejor de los casos volver a estos niveles será necesario un año o un poco más, según Manpower.

El 77 por ciento de las empresas no prevén hacer contrataciones en lo que resta del año y por eso, entre otras cosas, será hasta finales de 2021 o principios de 2022 que se podrán alcanzarán los números de 2019.

La crisis económica ha traído como consecuencia un incremento en la informalidad, en el subempleo y en el outsourcing ilegal afirma Manpower que considera en los próximos meses el mercado laboral más fuerte estará en el sector agropecuario, la construcción, la manufactura, las comunicaciones y la minería.

Como producto de la crisis en julio la Tasa de Informalidad Laboral (TIL) pasó del 53 por ciento al 54.9 por ciento de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y es muy probable que se mantenga en ese rango para finales del año.

Los empleos nuevos generados en la crisis, la gran mayoría se concentró en el renglón de hasta un salario mínimo, seguido por quienes ganan entre dos y tres salarios mínimos y en contraste se eliminaron empleos entre los tres y cinco salarios mínimos.

El impacto de la crisis económica provocada por el Covid-19 afecta el crecimiento de la economía y con ello aumenta el desempleo y la calidad del mismo, lo que provoca crezca el número de la población en los niveles de pobreza que se incrementará en 10 millones de personas según la Cepal.

Twitter: @RubenAguilar

Publicidad