Publicidad

De qué hablar

Cuauhtémoc Monreal Rocha | 14 de octubre, 2019 - 06:28 | Opinión

Donde hay grandes sumas de dinero, es recomendable no confiar en nadie. Agatha Christie, escritora británica.

Salud, dinero y amor, son 3 cosas 3 que hay en la vida para que el hombre pueda vivir "feliz"; de las tres cosas, la más importante es, indudablemente, la salud, pues estando sano, se pueden adquirir las otras dos, aunque la platita hay que guardarla y no tirarla, porque si bien es cierto que el dinero sirve para maldita la cosa, vieran ¡qué bueno es para calmar los nervios y poder dormir tranquilos!; en cuanto al amor... éste va y viene, aunque también tiene sus "asegunes".

El tema de esta semana, no rondará sobre el dinero, aunque de alguna manera, éste está ligado; resulta que el Seguro Social, sigue dando de qué hablar, pues según la OCDE y el decir de Zoé Robledo, su director, el Instituto tiene 7 veces 7 menos camas que el promedio internacional, pues tiene únicamente 0.67 camas por cada mil derechohabientes, en lugar de 4.8 camas, que sería el estándar normal.

Si ignoras amable lectora (or) qué es la OCDE hay te va: Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, sin saber tampoco nosotros a qué secretaria de estado pertenece o si simplemente es uno de esos organismos privados, que tratan de que las cosas en el IMSS, marchen bien y se erradique, en esta 4T, la enorme corrupción e impunidad administrativa y sindical que existe en este instituto sin dejar a un lado, su quiebra financiera, por más que las autoridades y sus directores, lo quieran ocultar, con uno y mil subterfugios.

El inmenso reto que tiene el IMSS, es abatir los rezagos y deudas históricas que desde hace muchos años tiene con todos los derechohabientes que están al corriente del pago de sus cuotas bimestrales y creemos que con la ayuda del Primer Mandatario, puede limpiar su mala imagen, la corrupción e impunidad  que lo asfixian y de esta manera, dotar al instituto de hospitales dignos, atención médica de calidad, de equipos con tecnología de punta, medicinas de todo tipo y en cantidad suficiente, camas  (4.8 por cada mil pacientes, de acuerdo con la OCDE, aunque en los personal, se nos hacen pocas) y demás enseres hospitalarios, para dar un servicio de primer nivel; en concreto, una modernización  del IMSS de la A a la Z, acorde al siglo XXI, y de esta manera se le proporcionen a los trabajadores mexicanos y sus familias, un servicio digno, un trato amable y cortés, que bien se lo merecen. Vale.  

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más de Opinión

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad