Publicidad

Publicado: 17-11-2021 08:48

¿Conoces los ‘dark patterns’ o ‘patrones oscuros’?

Hay que tener cuidado con los trucos en sitios web y aplicaciones

Wolfgang Erhardt

Opinión

Terminó El Buen Fin pero no las compras que se extienden hasta finales de año e incluso a inicios del siguiente pues faltan todavía el Black Friday y el Cyber Monday entre otros.

Déjenme contarles sobre una infografía muy interesante de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financiero (Condusef) con información de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). Se trata de los “dark patterns” o “patrones oscuros” que necesitas identificar para no hacer compras de cosas que realmente no quieres o necesitas. Los “patrones oscuros” se refiere a trucos que utilizan aplicaciones y sitio web de compras para tratar de influir en el comportamiento de las personas para que estas compren más. Conozcamos las tácticas:

Acciones furtivas: estas intentan engañar al comprador o retrasar información clave para definir la adquisición de un producto. La Condusef da como ejemplo el agregar productos adicionales sin el consentimiento del cliente al carrito de compras o cobrar suscripciones ocultas.

Pruebas sociales: estas tratan de influir en el comportamiento de los consumidores describiendo experiencias para validar lo bueno de un producto o servicio o para ejercer presión de compra informando, por ejemplo, sobre el número de personas que han visto el producto que te interesa o colocando testimoniales que pudieran ser no reales.

Urgencia: el comercio o vendedor impone una fecha límite para una oferta para acelerar la toma de decisiones. Estos son seguidos, generalmente, por cuentas regresivas o por otros avisos que indican que podrías perderte de la compra.

Escasez: con esta técnica, un comercio o vendedor puede indicarle al consumidor que hay una probabilidad de que un producto esté disponible o que haya cantidades limitadas, aumentando así su atractivo. Estos mensajes son apoyados con pantallas que muestran como el inventario baja y el consumidor puede sentir, nuevamente presión.    

Desviar la atención o desorientar al consumidor: Se trata de mensajes o imágenes para disuadir o guiar una decisión en particular para que el interesado elija opciones de productos más costosos. Por ejemplo, se coloca un cuadro comparativo que muestra como haya artículos mejores o más completos pero por un precio mayor. El consumidor podría sentir que su decisión de compra original no era la correcta y convencerse por otro artículo.

Obstrucción: El sitio web facilita la entrada pero dificulta la salida. Por ejemplo, el cancelar una compra o suscripción.

Confirmshaming: es el uso del lenguaje que busca culpar o avergonzar a un consumidor por rechazar una oferta, por ejemplo, diciéndole al querer retirarse que “No gracias. No quiero un descuento y productos gratis”.

Acciones forzadas: estas obligan al consumidor a hacer algo para completar su compra como registrar una cuenta o suscribirse a un boletín informativo.

Así que amigos no importa cuándo y dónde vayan a hacer sus compras, lleven siempre una lista de lo que requieren adquirir y el presupuesto que tienen disponible para no hacer compras fuera de sus posibilidades económicas.

Comparen productos y precios, y elijan pagar con tarjeta de crédito para poder disfrutar de la posibilidad de pagar a meses sin intereses y obtener puntos o millas, entre otras cosas.

Si no tienes tarjeta de crédito, Buró de Crédito te dice quién si te quiere otorgar una utilizando su servicio gratuito Acredita-T en www.burodecredito.com.mx

Publicidad
Publicidad
Publicidad