Publicidad

Codedi, brazo político de grupos armados radicales

Alfredo Martínez de Aguilar | 09 de octubre, 2019 - 05:58 | Opinión

* La indignación de los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones es mayúscula a grado tal que, amenazan con estallar un paro de brazos caídos y demandan la destitución de sus jefes.

* Está claramente identificado el probable autor intelectual y copartícipe material en el secuestro y tortura de los tres policías y el asesinato de Wilbert Méndez: Abraham Ramírez Vásquez.

(A las familias Ortiz Mellado y Flores Ortiz, a sus familiares y amigos, por el sensible fallecimiento de Monserrat. Un abrazo fraterno y solidario a nombre personal y familiar. Descanse en paz)

El secuestro y tortura de tres policías, dos de la Preventiva Estatal y el asesinato de un Agente Estatal de Investigaciones (AEI), confirma el terror que siembra CODEDI en la Sierra Sur y la Costa.

Es un grave error táctico con serias consecuencias para el Comité de Defensa de Derechos Indígenas, por el fanatismo marxista-leninista de su dirigente, Abraham Ramírez Vásquez.

Demostrado está que uno de los peores errores delincuenciales es matar a policías y militares, por su espíritu de cuerpo. Por supervivencia, no descansan hasta atrapar a los responsables.

Aunque presentan graves lesiones que ponen en peligro su vida los dos policías estatales preventivos fueron localizados con vida e internados en el Hospital Naval de Huatulco.

La indignación de los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones es mayúscula a grado tal que, amenazan con estallar un paro de brazos caídos y demandan la destitución de sus jefes.

Los elementos de la AEI, están sumamente furiosos por la brutal manera en que murió su compañero, con número de identificación 1175, por lo cual informaron que protestarán.

Anunciaron tres días de armas caídas, durante los cuales no laborarán, ni realizarán alguna detención o investigación, ya que el Coordinador General ha impuesto un régimen tipo militar.

Asimismo, cada que salen francos en sus días de descanso les obligan a entregar el arma de cargo, por lo que los agentes policíacos se preguntan si no son policías los 365 días del año.

Atribuyen esta decisión a la ignorancia del elemento de la Policía Federal que les coordina, quien no sabe qué es el trabajo policial. Lamentan el desamparo en el que quedará familia de Wilbert.

La miseria de pensión que se le otorgará no les alcanzará para subsistir. Exigen que este asesinato no quede impune, a pesar del racionamiento de materiales por la austeridad que enfrentan.

Afortunadamente, la intervención del Fiscal General del Estado Rubén Vasconcelos con el firme compromiso que el asesinato no quedará impune desactivó la protesta de los elementos de la AEI. 

En este caso está claramente identificado el probable autor intelectual y copartícipe material en el secuestro y tortura de los tres policías y el asesinato de Wilbert Méndez: Abraham Ramírez Vásquez.

De entrada, los medios han puesto de manifiesto la vinculación del Comité de Defensa de los Pueblos Indígenas a la guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR) en la Sierra Sur y la Costa.

Salieron a flote los nexos de CODEDI con otros grupos radicales como Cruz Negra Anarquista México con lema: “Por la destrucción de la sociedad carcelaria y la libertad de lxs presxs”.

Al mismo tiempo, se ha revelado que el agente de la AEI fue llevado a la finca Alemania, uno de los bastiones del autodenominado EPR, donde fue torturado, y amarrado de las manos y los pies.

Bajo este contexto, es lógico y natural concluir que el secuestro, tortura y asesinato del Agente Estatal de Investigación, no fue casual, sino un acto debidamente planeado y fielmente ejecutado.

Se trató de una ejecución con todas las agravantes de la ley, premeditación, alevosía y ventaja. El Agente de Investigación pertenecía al grupo de élite Fuerza Especial de Reacción Inmediata (FERI).

Seguramente lo tenían plenamente identificado al ser esposo de una vecina de Santiago Xanica, quien acudió a registrarse como candidata a presidente municipal en las próximas elecciones.

Asimismo, por las lesiones provocadas por la tortura a Wilbert Méndez Martínez, todo parece indicar, según logramos establecer, que a sus verdugos interesaba investigar qué sabía del EPR.  

Los hechos ocurrieron la tarde del domingo cuando funcionarios del IEEPCO se trasladaron a Santa María Coixtepec para instalar el Consejo Municipal Electoral y el registro de candidatos a la presidencia municipal de Santiago Xanica.

Los activistas armados con palos, machetes y armas de fuego, también sometieron a los funcionarios del IEEPCO en el puente El Paraíso y los llevaron a la Finca Alemania, donde les indicaron que trasladarían al hombre lesionado.

Los funcionarios del IEEPCO en un principio se negaron, pero les dijeron que de no trasladarlo tendrían que dejar la camioneta Toyota Hilux de color blanca, en la cual se desplazaban.

Los milicianos de CODEDI entregaron el cuerpo del Agente Estatal de Investigaciones a funcionarios del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO), quienes lo trasladaron a Santa Cruz Huatulco.

Sin embargo, cuando llegaron al Hospital Básico Comunitario local, a las 23:55 horas, el médico Alberto Salinas Ibáñez confirmó que Wilbert Méndez Martínez había dejado de existir por las graves lesiones internas.

Detrás de la noticia

Alfredo Martínez de Aguilar

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@hotmail.com

@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Más de Opinión

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad