Publicidad
Publicidad

01 de diciembre, 2020 - 11:09

Club taurino

La camaradería no falta en estos espacios

Manolo de la Laguna

Opinión

Publicidad

Un viejito andalú llega a visitar a su amigo de la misma edad, y este le dice: Tengo todo er día llamándote y no me contestas, y aquél le responde con acento agitanao: Es la calculadora pendejo. Y así pasa cuando a uno ya se le va el avión, por eso es buena la amistad, porque hay comprensión y todo se olvida y más en la vejez, cuando ya se conoce a plenitud la vida, salvo opinión en contrario.

Pertenecer a un club social es algo agradable, porque hay mucha camaradería y pasas ratos agradables y desagradables porque a veces la pasión invade la charla, pero no pasa de ahí; es difícil que se llegue como el rosario de Amozoc, que terminó a punto de madrazos, según la leyenda.

En el toro, también hay clubes taurinos y ¡claro! la pasión, cuando se desata, es de las buenas, sobre todo en los tendidos y los guamazos no se hacen esperar, pero tampoco de allí no pasa, casi nunca llega la sangre al río, solamente la sangre del toro riega la arena donde cae, donde se echa, donde se acuesta, después de recibir la estocá.

Así en España existe el club taurino más antiguo de la península y der mundo, pues según la historia, data desde el lejano año de 1911 y se organizó en honor, por escribirlo de alguna manera, del torero bilbaíno Castor Jaureguibeitia Ibarra.

Este torero tuvo su gloria taurina a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, llegando a torear, aparte de su tierra, en Francia, México y Perú, tomando la alternativa en Madrí, en la plaza de toros ubicada por la carretera de Aragón, el 16 de septiembre de 1904, vestido de verde esmeralda y oro, alternando con Antonio Fuentes, Ricardo Torres "Bombita" de verde y oro y como testigo: Rafael González "Machaquito", de marrón y oro.

Se lidiaron ocho toros, ocho de Ibarra y Castor, mató el último toro del festejo de una media y descabello, lo cual no impidió que el toricantano saliera a hombros y por la Puerta Grande. Como algunos toreros, nuestro personaje taurino tuvo varias retiradas y su club se llama: Club Taurino "Cocherito de Bilbao". Vale.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad