Publicidad

Publicado: 17-09-2021 12:30

Van a clases en escuela con barda colapsada y cableado expuesto

El director del plantel ya ha solicitado apoyo de las autoridades para las reparaciones, pero no le han respondido

Dámaris Arellanes

Juárez

Ciudad Juárez. - Con una barda colapsada y una insegura instalación eléctrica, alumnos de la escuela primaria Porfirio Parra regresaron a clases presenciales, a pesar de los riesgos que implica acudir al plantel en esas  condiciones.

Saúl Enríquez Martínez, director del plantel ubicado sobre el viaducto Díaz Ordaz, dijo que han hecho el reporte varias veces sobre la barda colapsada, misma que pone en riesgo la integridad de los alumnos, sin embargo solo han recibido respuestas con promesas a futuro sin hasta el momento ver algún avance.

“La barda se nos cayó hace más de un mes, ya hicimos el reporte a todas las autoridades educativas que nos corresponden, a Protección Civil, al Municipio, incluso hasta ahora que tomó la gobernadora su cargo también le hicimos llegar un oficio y hasta la fecha nada más nos dicen que sí pero no nos dicen cuándo”, comentó el director del plantel.

La preocupación tanto de maestros como de padres de familia es que los menores puedan resultar lastimados en algún momento por el riesgo que existe, ya que la escuela está sobre el viaducto y al caer la barda dejó desprotegido al plantel.

De acuerdo con el director, realizar los trabajos con los recursos de la escuela es imposible, ya que en este ciclo escolar solo se logró recaudar en cuotas voluntarias 8 mil pesos, los cuales ya fueron invertidos en el acondicionamiento de aulas.

Otro de los riesgos que viven los estudiantes es que hace algunas semanas la Comisión Federal de Electricidad (CFE) realizó trabajos en la escuela dejando incompleta la instalación del cableado eléctrico, ya que este quedó fuera de las cajas de seguridad, lo cual puede llegar a ocasionar cortos circuitos.

Ante ello padres de familia han optado por ser parte de un  grupo de vigilancia que se turna para monitorear que los menores no se acerquen a las zonas de riesgo.

“Nos preocupa mucho que algún niño se caiga y se lastime ahí en la barda, porque ya ve como son, que luego quieren andar jugando en todos lados y ahorita no está muy seguro el lugar”, expresó una de las madres de familia del plantel.

Ante ello las autoridades del plantel suplicaron a las autoridades les sea atendida su petición pues el riesgo de algún accidente está latente cada día que los niños acuden a clases.

Publicidad