Publicidad
Publicidad

14 de febrero, 2021 - 12:00

Entre el amor y la ilusión, ¡Todo lo que lleva una boda!

En México algunas parejas llegan a gastar hasta 500 mil pesos en una boda, desde las ceremonias civiles y religiosas, hasta la fiesta

Carlos Soria

Juárez

Cortesía | Enrique Domíngez
Publicidad

Uno de los días más esperados o especiales por las parejas enamoradas es la fecha en la que llegan a unir sus vidas hasta que la muerte los separe. Suena fácil, sin embargo, hay muchos detalles que se deben de cuidar antes de empezar a organizar el tan importante acontecimiento. 

Son muchos requisitos para la boda civil, religiosa y la fiesta, casi son una invitación para salir corriendo a vivir en unión libre, pero el reto para muchos vale la pena.

Los que deciden casarse pueden o no hacer una fiesta, que por más pequeña que sea, es un gasto significativo. Hay bodas de todos tamaños y presupuestos, seguramente has tenido la oportunidad de asistir a varias de estas desde las “sencillas” hasta los “eventos del año”. 

De acuerdo con datos de 2019 de la Condusef, una boda sencilla, de unos 100 invitados, puede llegar a costar hasta 110 mil pesos, mientras que fiestas de entre 200 a 300 invitados van desde los 230 mil pesos y hasta los 270 mil, solo hablando de la “pachanga”. El gasto incrementa si se agregan “complementos” a la fiesta que solo dura cinco o seis horas y que se paga por meses o años, y más si quieres hacer un evento inolvidable.

Imagen
Cortesía

 

Si es una boda temática con todos sus aditamentos, una muy mexicana en donde el tequila y el mariachi no pueden faltar, y si le agregas unos caballos reales mejor; una unión al estilo Gatsby o en la playa, ¿en un jardín o salón de eventos?. Hay muchas opciones para escoger. 

En una encuesta realizada a través de la aplicación SweetRing, especializada en citas amorosas, a 4 mil de sus usuarios entre 25 y 35 años, el 42 por ciento indicó que podría llegar a gastar hasta 300 mil pesos en una fiesta para su boda, mientras que el 36 por ciento gastaría un máximo de 400 mil pesos y el otro 22 por ciento más de 500 mil pesos. 

Con estas cifras muchos se han cuestionado si vale la pena realizar una gran celebración o si mejor se guarda ese dinero para acondicionar el nuevo hogar de los recién casados. 
Lo cierto es que la ilusión de una boda es importante para muchas parejas, que en algunos casos no escatiman en pagar “lo que sea” por tan anhelado día. 

Pero también hay algunos detalles que forman parte de la tradición de un matrimonio. Todo empieza con la pedida de mano y el anillo de compromiso, lo que usualmente corre por parte del novio, en algunos casos. 

La tradición dicta que la familia del novio es responsable de los gastos por la ceremonia de la iglesia, el vestido de la novia y la luna de miel, mientras que la familia de la novia pagará la comida, la recepción, las bebidas y la música. 
El ritual del matrimonio encierra muchos elementos que, con el paso del tiempo, no se distingue si son parte de la tradición por desconocer su verdadero significado.

Imagen
Cortesía | Enrique Domínguez

El blanco por tradición

Vámonos por partes: un detalle importante es el vestido de la novia, y aunque antes el requisito era el color blanco, las tendencias en la moda han ayudado a que el blanco se mezcle con otros colores y estilos en el diseño de tan importante prenda, que en ocasiones se convierte en el protagonista junto a la novia.

Anteriormente, el color blanco simbolizaba la pureza, según las culturas occidentales, al pensar que la novia estaría entregando su inocencia a su futuro esposo. El velo juega otro papel importante en el simbolismo del vestido de novia, ya que representa el “pudor matrimonial”, la virginidad y la modestia de la novia. También se ha mencionado que esta prenda se utiliza en algunas culturas orientales para “develar” la cara al novio que hasta ese momento conoce a su futura esposa. 

Otra tradición es que las novias al casarse usen algo nuevo, en muchas ocasiones es representado por los zapatos, ya que simbolizan la esperanza y prosperidad para la nueva familia. Se acostumbra a utilizar algo usado para ese día, en algunas familias es tradición que la novia el día de la boda porte alguna joya que ha sido heredada de generación en generación, por ejemplo los aretes de la bisabuela que uso la abuela, la madre y ahora la novia el día del enlace.
Esto representa la continuidad y conexión con el pasado y la familia. 

Algo prestado también debe usar la novia durante ese día, esto simboliza la solidaridad, además del augurio de un matrimonio unido y feliz. Usar algo azul representa la felicidad y la buena suerte para el futuro matrimonio. Algunas novias acostumbran a usar ropa interior de este color durante el día de la boda, por ejemplo el liguero como prenda y amuleto de la buena suerte, que se coloca en la pierna derecha. 

¡Que no vea el vestido, es de mala suerte!

Como todo ritual, también existen algunas prohibiciones o cosas que no se deben hacer antes y durante la boda, por ejemplo, que el novio vea el vestido antes de la ceremonia y que la novia use perlas ese día. 

No se recomienda usar perlas porque antiguamente las abuelas aseguraban que las perlas representaban lágrimas y eso podría traer problemas a los recién casados, incluso terminar en un fracaso, cosa que se puede traducir como una superstición. 

También se asegura que es de mala suerte que el novio vea el vestido de la novia antes de la boda. Por eso el novio nunca acompaña a la novia ni a escoger el vestido, ni a la prueba. 

Algo que también traería “mala suerte” al matrimonio es que los novios se vean antes de la ceremonia. Este toque mítico le puede agregar un poquito más de sabor a la boda. 

Bouquet: asimétrico o cascada ¿qué ramo elegir? 

El ramo de la novia es otro elemento esencial para el día de la unión. ¿Sabías qué existen diferentes tipos?, especialistas apuntan que se debe elegir el tipo de ramo dependiendo del diseño del vestido, el color de las damas de compañía o hasta si la novia ha sido madre o casada anteriormente. Otros aseguran que se debe elegir el que le acomode a la futura esposa. 

Ramo Bouquet: Básicamente son las flores acomodadas de una manera tradicional y en forma de esfera, puede resultar muy cómodo y de fácil transporte. 
Ramo Asimétrico: Las flores no llevan un orden como tal, son diferentes y el acomodo es regular como si hubiera sido espontáneo. 
Ramo Cascada: Las flores se acomodan de tal manera que tienen una caída, dando una forma alargada en dirección vertical. 

Imagen
Cortesía

El novio, ¿corbata o moño?

Mucho protagonismo lleva la novia el día de la boda que casi nos olvidamos del novio, que parece que solo con portar un buen traje que combine basta, sin embargo, también existen algunos detalles que se deben cuidar, desde la tela, el color, y los accesorios que va a vestir en tan importante día. 

El traje: Este debe de ir acorde al tipo de boda y en combinación con la novia. Se debe cuidar desde la tela si la ceremonia será de noche o de día, al aire libre o en un espacio cerrado.
La corbata o el moño y el pañuelo: El elemento es importante para resaltar la combinación entre la pareja, es bueno que se elija en coordinación con los colores que predominen en la celebración. 
Mancuernillas: Anteriormente se dejaron de usar, pero parece que ahora están en tendencia y han vuelto a formar parte importante del atuendo del novio. 

Al igual que la novia, algunos rituales para el novio son importantes. Su padre podría ayudarlo a vestir ese día y prestarle alguna prenda como un reloj como símbolo de continuidad y tradición familiar. 
Si tiene hermanos hombres podrían acompañarlo antes de la ceremonia y tomar alguna bebida entre familia para augurar prosperidad y felicidad al próximo matrimonio. 

Anillos y arras para la prosperidad

En la ceremonia religiosa existen varias costumbres que no se deben dejar de lado, como son el uso de anillos, arras y lazo. 

Los anillos tienen el simbolismo más importante de todos, pues se trata de la alianza como pareja y para toda la vida que los recién casados están a punto de consumar. Representa el compromiso, la unión equidad y respeto que la pareja tendrá durante toda su vida. 

Las arras representan la abundancia en el matrimonio, es la forma de jurar que nunca faltará el sustento.
 Mientras que el lazo simboliza la unión eterna de la pareja, así como el apoyo y la confianza que debe existir en su matrimonio. 

Imagen
Cortesía

 

Matrimonios arcoíris

En el caso de que la pareja enamorada esté conformada por personas del mismo sexo, no los excluye de simbolismos y algunas tradiciones como elegir juntos la temática del enlace, y los detalles que harán de ese día uno de los más especiales de su relación. 

Cuando se trata de una pareja de novias, es importante cuidar los vestidos o el atuendo que usarán ese día, podrían ser colores similares o el mismo vestido, combinar texturas y elementos entre ramo o accesorios para que las dos se vean combinadas a la perfección.

Si es una pareja de hombres se acostumbra usar el mismo traje solo con accesorios diferentes, como la corbata o el moño, o quizá la camisa. 

Pese a no llevar elementos tradicionalmente religiosos, los anillos no pueden faltar ya que el simbolismo es justamente el mismo: el compromiso y amor mutuo entre los dos para siempre. 

A diferencia de las tradiciones de las bodas heterosexuales, en las uniones de la comunidad LGBT, las parejas sí optan por elegir sus vestuarios juntos, invitar a sus amigos o hermanos a hacer esta elección sin temor a “llevar la mala suerte”.  El día del enlace también las parejas pueden llevar algo usado, algo prestado, algo azul y algo nuevo. 

¿Y la fiesta? 

Aunque no debe ser lo más importante, este tema ocupa una mayor prioridad en algunos casos, se trata de la fiesta ¿de día, noche?, ¿salón o jardín? 

Durante la planeación de la boda se deben tomar este tipo de decisiones que parecen sencillas pero en realidad no lo son, primero decidir el número de invitados y después todo lo que se va a disfrutar en la fiesta. 

En la mayoría de los casos las decisiones se toman con base en los gustos de la pareja, ya que, se supone, los invitados son familia y amigos y comparten algunos de estos gustos. También hay que tomar en cuenta que no se les puede dar gusto a todos y que al final del día la pareja es la que desembolsa para pagar todo. 

La empresa Mercawise en México hizo un estudio de mercado entrevistando a 300 invitados a diferentes bodas para conocer sus preferencias, aunque es una muestra reducida, puede ayudar al momento de decidir qué hacer en la fiesta. 

Dicho estudio arrojó que entre los invitados existe un mayor recuerdo del lugar de la fiesta, un 43 por ciento lo consideró así, mientras que el 22 por ciento recordaron el servició del lugar, el 11 por ciento la música y el ambiente, mientras que el 4 por ciento las bebidas, y solo el 1 por ciento le tomó importancia a los complementos como cabina de fotos o candy bar. Entonces, mejor preocuparse por un buen lugar, buena música y buena fiesta. 

Imagen
Cortesía

 

Tendencias y modismos para la boda

Para algunas parejas es importante cumplir con todo lo que la sociedad marca. Conforme pasa el tiempo, las tendencias y la moda van agregando más y más elementos al enlace matrimonial. 
Ahora se estila una sesión de fotos previas a la boda en donde participa la pareja de manera “casual” en ambientes propios de los novios. 

Algunas parejas aprovechan una sesión de fotos para publicar en redes sociales y así anunciar el próximo enlace, aquí no puede faltar la foto de la novia con el anillo de compromiso. 

Atrás quedó la fotografía y el video clásico de la ceremonia y la fiesta, donde se veía gran parte del baile y buenos deseos de los invitados para la pareja, ahora la tendencia es hacer una sesión de fotos profesional con los recién casados y sus familias. 

Las damas y los acompañantes no solo son los familiares cercanos a la pareja, ahora los novios acostumbran hacer una fiesta en petit comité en donde invitan a sus acompañantes para darles la noticia de la próxima boda en donde serán damas o caballeros, incluso le hacen algún regalo como una botella de vino, carteras, cinturones, bolsas o hasta cases para celular. 

Otra de las tendencias en las bodas actuales es ofrecer un “coctel” un día antes de la boda, en donde solo la familia más cercana y los mejores amigos de la pareja conviven para ahora sí brindar por el nuevo matrimonio.

Pero, independientemente del tipo de boda y lo que se puede gastar en ella, lo más importante es la celebración de la unión de dos personas enamoradas que están conscientes de querer compartir la vida y todo lo que esto conlleva, en donde el amor, el respeto, el compromiso, la lealtad y la comunicación debe regir su relación. 
 

Publicidad