Publicidad
Publicidad

Publicado: 05-10-2022 09:56

Trump quería bombardear laboratorios de droga en México, revelan

La periodista del New York Times, Maggie Haberman, redactó los secretos en un libro recientemente publicado

Redacción

Internacional

Associated Press

Donald Trump temió morir de covid-19 en octubre de 2020, cuando se contagió de coronavirus; y le pidió a funcionarios como el entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que no prestaran tanta atención a la enfermedad.

Esta es una de las ocho revelaciones que figuran en el esperado libro sobre el expresidente de Estados Unidos que la periodista del New York Times, Maggie Haberman, escribió y que salió a la venta este martes.

El libro, titulado "Confidence Man", narra la vida de Trump desde su época de empresario inmobiliario hasta su vida después de la Presidencia. Para elaborarlo la comunicadora conversó con más de 200 personas, incluidos antiguos ayudantes del exmandatario y mantuvo tres entrevistas con el propio Trump.

El expresidente ha atacado a Haberman, escribiendo en su plataforma de redes sociales que el libro contiene "muchas historias inventadas con cero comprobación de hechos".

1. Miedo a la muerte

El 2 de octubre de 2020 Trump dio positivo de Covid-19 y como su condición empeoraba no solo fue trasladado desde la Casa Blanca al hospital militar Walter Reed de Washington, sino que incluso él mismo llegó a temer por su vida.

De acuerdo con el libro, el entonces jefe de gabinete adjunto, Tony Ornato, advirtió al presidente que si su salud se deterioraba aún más tendrían que poner en marcha los procedimientos para garantizar la continuidad del gobierno; es decir traspasar al vicepresidente sus poderes.

Trump no solo temió por su vida, sino por las repercusiones que su contagio podrían tener para su imagen. ¿La razón? Durante el inicio de la pandemia trató de minimizar la gravedad del coronavirus. Haberman asegura que el entonces mandatario pidió a sus ayudantes que se quitaran las máscaras y que aconsejó al entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que no hablara públicamente del virus en la televisión.

"No le des tanta importancia a esto", le dijo Trump a Cuomo, según el libro. "Vas a convertirlo en un problema", habría dicho.

2. Quiso despedir a Ivanka y a su esposo

Haberman, en el libro, también asegura que Trump estuvo a punto de anunciar, por Twitter, el despido de su hija, Ivanka, y del esposo de ésta, Jared Kushner, ambos asesores suyos.

La decisión la habría tomado el controversial político durante una reunión con el entonces jefe de gabinete John Kelly y el entonces consejero de la Casa Blanca Don McGahn. Sin embargo, la intervención de Kelly lo frenó. El general retirado le aconsejó a Trump que hablara primero con ambos antes de tomar esta medida.

Trump nunca habló con su hija y yerno, y ambos siguieron en sus cargos oficiales hasta el final de su Presidencia en enero de 2021.

El libro también revela que Trump frecuentemente hablaba con desprecio de su yerno, de quien una ocasión dijo "suena como un niño" después de escuchar un discurso que dio en 2017.

El exmandatario ha negado que hubiese pensado en despedir a Ivanka y a su marido. "Es pura ficción. Nunca se me pasó por la cabeza", ha dicho.

3. Pensó en bombardear laboratorios en México

Haberman asegura que Trump planteó varias veces la posibilidad de bombardear laboratorios de drogas mexicanos, una sugerencia que dejó atónito al exsecretario de Defensa estadounidense Mark Esper.

La idea surgió de una conversación que el entonces inquilino de la Casa Blanca mantuvo con Brett Giroir, un oficial de salud pública y almirante del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos.

Giroir entró en el Despacho Oval vistiendo un uniforme de gala -como es habitual en los oficiales de salud pública del cuerpo- y le dijo a Trump que las instalaciones que producen drogas ilegales en México deberían ser tratadas como "blanco" para impedir que las sustancias ilícitas lleguen al país. Trump entonces le sugirió a Giroir, a quien por lo visto confundió con un militar, que bombardeara dichas instalaciones.

A partir de allí la Casa Blanca pidió a Giroir que dejara de llevar su uniforme a las reuniones con el mandatario.

Trump y sus seguidores se jactan de que durante su controversial mandato el Ejército de EU no se embarcó en guerras.

 

[email protected]

Publicidad