Publicidad

Africanos: los otros migrantes que atraviesan México

Agencia AP | 16 de junio, 2019 - 16:39 | Internacional
Africanos: los otros migrantes que atraviesan México
Associated Press

Estado Unidos.- Sin dejarse desanimar por un trayecto de miles de kilómetros, las personas que huyen de las penurias económicas y los abusos a los derechos humanos en países africanos, ingresan a Estados Unidos a través de la frontera con México en números nunca antes vistos, para la sorpresa de los agentes de la Patrulla Fronteriza que están más acostumbrados a los migrantes hispanoparlantes.

Funcionarios de Texas, e incluso de Maine, pasan apuros para lidiar con el marcado incremento de migrantes africanos. Están llegando a Sudamérica después de cruzar el Atlántico vía aérea y embarcarse en una travesía que a menudo resulta desgarradora.

Durante una semana reciente, los agentes de la Patrulla Fronteriza en el sector Del Río detuvieron a más de 500 migrantes africanos que caminaban en distintos grupos por los terrenos áridos después de un cruzar el Río Bravo con todo y niños.

Esa cifra representa más del doble del total de 211 migrantes africanos que fueron detenidos a lo largo de los 3 mil 200 kilómetros de la frontera entre México y Estados Unidos durante el año fiscal 2018.

“Seguimos viendo un incremento en la detención de migrantes procedentes de países que no solemos encontrar en nuestra área”, dijo Raúl Ortiz, director del sector Del Rio de la Patrulla Fronteriza.

Los migrantes detenidos en Texas procedían principalmente de la República del Congo, la República Democrática del Congo y Angola. También se han encontrado grandes grupos de cameruneses que transitan por México con dirección a Estados Unidos y solicitan asilo en los puertos de entrada.

Un sábado reciente había más de 90 cameruneses formados en Tijuana para ingresar a la lista de espera para solicitar asilo, misma que supera los 7 mil 500 nombres. En esa lista de espera también hay migrantes procedentes de Etiopía, Eritrea, Mauritania, Sudán y el Congo.

Por lo general, los cameruneses toman un vuelo a Ecuador, en donde no se requiere una visa, y les toma unos cuatro meses llegar a Tijuana. Caminan durante días por la densa selva de Panamá, en donde a menudo son víctimas de robo y detenidos en instalaciones gestionadas por el gobierno. Provienen del sur de Camerún, una región donde se habla inglés, con horrendas historias de violaciones, asesinatos y torturas cometidas hacia finales de 2016 por los soldados de la mayoría de habla francesa que dirige el país.

Unos días después de que los grupos de migrantes africanos fueran detenidos en Texas, las autoridades federales liberaron a algunos de ellos en San Antonio. Funcionarios de la ciudad texana lanzaron una convocatoria en busca de voluntarios que hablaran francés para fungir como traductores “y, lo más importante, hacer que nuestros invitados se sientan bienvenidos”.

Muchos fueron trasladados en autobús a Portland, Maine, un lugar lejano de la frontera entre México y Estados Unidos. Entre los migrantes se ha corrido la noticia de que la ciudad de 67 mil habitantes es un lugar acogedor. Durante la década de 1990 se asentaron refugiados somalíes en Portland.

Un total de 170 solicitantes de asilo han llegado en los últimos días. Se prevé la llegada de cientos más durante una oleada que el administrador de la ciudad, Jon Jennings, calificó como sin precedentes. Un albergue ya está lleno, por lo que se tuvo que adaptar la cancha de basquetbol del Centro de Exposiciones de Portland como refugio temporal.

Las autoridades de Portland tuitearon el jueves que los rumores de que algunos migrantes son portadores del virus del ébola “son absolutamente falsas” y dijo que, como solicitantes de asilo, están legalmente en Estados Unidos.

La tarde del jueves, familias dentro de la “Expo” charlaban en francés y portugués mientras los niños pateaban un balón de fútbol cerca de algunos catres. Uno de los hombres, Prince Pombo de 26 años, se describió como un activista pro democracia y dijo que huyó de su país, la República Democrática del Congo, debido a la opresión política. Se trasladó a la vecina Angola y posteriormente viajó vía aérea a Brasil. Ahí, conoció a una mujer local y tuvieron una bebé a la que nombraron Heaven. Ahora con 16 meses de edad, Heaven reía mientras jugaba con su madre dentro del refugio temporal. Pombo dijo que su viaje del Congo a Estados Unidos le tomó tres años.

Y hay más migrantes en camino. México se encamina a triplicar el número de migrantes africanos que ha procesado este año respecto a los 2 mil 100 de 2017.

Mbi Deric Ambi, procedente de la parte de habla inglesa de Camerún, es uno de ellos. Durante una entrevista reciente en la ciudad de Tapachula, ubicada en México y cerca de la frontera con Guatemala, Ambi dijo que estaba a la espera de un documento por parte de las autoridades mexicanas que le permitiera continuar su trayecto hacia Estados Unidos. Viajó por tierra por Centro y Sudamérica después de llegar en avión a Ecuador.

De acuerdo con Human Rights Watch, mil 800 personas han sido asesinadas y más de medio millón han sido desplazadas en las regiones anglófonas de Camerún desde finales de 2016. Un funcionario de Naciones Unidas señaló que hay 4,3 millones de personas que requieren de ayuda humanitaria en la zona.

“En la parte inglesa no tenemos trabajo, el sistema educativo es malo y nos ven como si fuéramos perros”, dijo Ambi dijo mientras una multitud de migrantes se reunía afuera de un centro migratorio de la ciudad mexicana de Tapachula a la espera de escuchar su nombre para obtener los documentos de viaje. Ambi ha esperado ahí cada mañana durante seis semanas.

“Sólo debemos ser pacientes, porque no hay nada que podamos hacer”, indicó.

El marcado incremento de migrantes del África subsahariana a Estados Unidos coincide con el desplome en el flujo migratorio a través del Mediterráneo rumbo a Europa, después de que las naciones europeas y dos de los principales puntos de embarque — Turquía y Libia — decidieron tomar medidas al respecto. Entre el 1 de enero y el 12 de junio, apenas llegaron 24 mil 600 migrantes a Europa por la vía marítima, en comparación con los 99 mil 600 arribos durante ese mismo periodo de 2017, de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones.

Pero Joel Millman, portavoz de la OIM, duda que los africanos hayan cambiado su sendero migratorio de Europa a Estados Unidos.

A través de una búsqueda en internet y preguntando entre sus conocidos, Pombo, quien era maestro en el Congo, se enteró de que Portland era un buen lugar para los migrantes. Dijo que el siguiente paso es comenzar a reconstruir su vida y la de su familia.

“Me gustaría sentirme seguro. Me gustaría tener una vida decente”, declaró. “Necesito empezar de cero”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad