Publicidad
Publicidad

25 de octubre, 2020 - 16:59

Pelean 20 células delictivas el tráfico de armas y droga en Chihuahua

Grupos incursionan en el robo de hidrocarburos y el secuestro

Redacción

Estatal

Pelean 20 células delictivas el tráfico de armas y droga en Chihuahua
Cortesía | El Heraldo de Chihuahua
Publicidad

Chihuahua.- En el estado de Chihuahua operan cinco organizaciones criminales, de las que se desprenden 20 células delictivas “satélite” que se unieron para obtener recursos económicos y armamento, de acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR).

El Cártel de Sinaloa y el Cártel de Juárez son los principales grupos que se disputan el tráfico de armas y drogas, así como cometiendo una serie de delitos más relacionados con robo de combustible, extorsiones y privaciones de la libertad.

El estado de Chihuahua uno de los más extensos en la República Mexicana, y además de ser parte de la Sierra Tarahumara, también es un estado fronterizo, que se convierte en el principal atractivo de los grupos criminales, quienes producen y trasladan droga al interior y fuera del país, según los registros de las autoridades federales y estatales, de acuerdo con los registros de la FGR.

Según la FGR, el Cartel de Sinaloa, que era dirigido por Joaquín “El Chapo” Guzmán, tiene dos agrupaciones o manos derechas en Chihuahua y en el denominado “Triángulo Dorado”, en la que participan dos familias, Los Salazar y Los Salgueiro, ambos pertenecientes a este Cartel pero no colaboran al 100 por ciento ya que incluso se encuentran fracturados desde hace varios años.

El grupo de Los Salazar es dirigido actualmente por Crispín S.Z. “El Tío Pin” en coordinación con Adair S “El Judas” o “El Gordo” quien es hijo de Alfredo S.R. “El Justiciero” actualmente detenido y quien mantiene gran parte del control desde el penal.

Los Salazar cuenta con nueve operadores o carteles satélites que están distribuidos en diversas zonas del estado, que abarcan principalmente la mitad del territorio estatal, con presencia en comunidades, municipios y zonas de operación para este grupo criminal, que además tiene gran presencia o personal en el estado de Sonora y Sinaloa.

Tras la captura de Adán S.Z. “Don Adán”, sus hermanos se hicieron cargo del grupo criminal afín al Cartel de Sinaloa y a través de ellos se coordinan los grupos satélites, como son Los Paredes, Gente Nueva del Tigre, Gente Nueva del Jaguar, “El Chueco”, “La China”, “Zafiro”, “Servandito”, “Tormenta” y el grupo de “El Larry” quien fue capturado por el asesinato de la periodista Miroslava Breach, pero que desde el reclusorio sigue operando fuertes cantidades de dinero.

Dentro del mismo Cartel de Sinaloa, en Chihuahua también opera -según la FGR- el grupo de la familia Los Cabrera, quienes se desplazan entre Durango y Chihuahua y mantienen coordinación con Los Salazar y Los Salgueiro para diversas actividades ilícitas.

Además de estas organizaciones criminales, cuentan con otro apartado de colaboradores o “brazos armados” como son “Los Artistas Asesinos” y “Los Mexicles”, que son pandilleros que se han unido para disputar plazas y cometer algunas misiones en específico, que termina con homicidios y distribución de drogas.

El Cártel de Sinaloa tiene presencia en algunos municipios como Ignacio Zaragoza, Madera, Chínipas, Chihuahua, Cuauhtémoc, Cusihuiriachi, Belisario Domínguez, Gran Morelos, Urique, Samachique, Batopilas, Temoris, parte de Bocoyna, Guerrero, La Junta, Guachochi, Guadalupe y Calvo, Parral, Satevo, Valle de Zaragoza, Camargo, Matamoros, así como decenas de comunidades más.

En la parte contraria y quienes actualmente tienen el control de la otra mitad del territorio, es el grupo del Cartel de Juárez, el cual fue fundado por Amado Carrillo “El Señor de los Cielos” y quienes por años han tenido presencia en la zona norte del estado, donde tienen grandes intereses por su cercanía con los Estados Unidos.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, visualiza a este grupo con algunos cárteles u organizaciones criminales como el “Nuevo Cartel de Juárez”, “La Línea”, “Los Linces”, “Los Bournes”, “Los Aztecas”, “La Empresa”, “Los Aztecas viejos” y “Los H´s” que son la otra agrupación que disputa el control territorial del estado.

Tras la liberación en enero del 2020, Jesús S.A. “El Chuyín”, la SSyPC, ha identificado su regreso a las actividades ilícitas para el Cartel de Juárez, se desconoce si como líder de la organización pero con gran presencia en la zona norte donde solía dedicar previo a su captura en 2015.

Por otra parte entre los registros de inteligencia la FGE identifica a Roberto G.M. “El 32” o “El Mudo” como el presunto líder de esa organización, que tiene gran presencia en el estado, principalmente en la zona norte del estado y algunas comunidades de la Sierra Tarahumara, a quién culpan también de la muerte del alcalde de Temosachic.

El Cártel de Juárez, según los registros federales, tiene actualmente a varias pandillas o grupos “satélite” en la zona norte del estado, los cuales identifica como Los Aztecas y la Empresa, que son grupos dedicados a cometer asesinatos, enfrentamientos armados y distribución de drogas en colonias.

La zona de operación principal de este grupo se centra en algunos municipios como Juárez, Ascensión, Janos, Nuevo Casas Grandes, Casas Grandes, Galeana, Buenaventura, Namiquipa, Bachiniva, Temósachic, Nonoava, Gómez Farías, Maguarichi, Uruachi, Basaseachi, Ojinaga, Coyame, Aldama, Chihuahua, Jiménez, San Diego de Alcalá y otras comunidades aledañas.

Los principales líderes que mantiene la organización, además de “El Mudo”, es César Daniel M.A. “El H2” quien dirige una familia en el municipio de Bocoyna, quienes además del tema de la distribución de drogas, mantienen algunas actividades ilícitas de robo de combustible, tala clandestina y extorsiones.

La familia Manjarrez, brindó el apoyo a la familia González Bournes, para continuar con las labores delictivas en el estado de Sonora, principalmente en Moris, donde ambos mantienen su zona de radicación y ambos se apoyan en cuestiones de armamento y personal armado para los enfrentamientos y disputa de plazas.

En el otro extremo del estado, en la zona de Ojinaga, se encuentra la base de operaciones de Sergio M.P. “El Menchaca” quien dirige a La Línea desde hace varios años, y tiene la mayor parte de los municipios que colindan en la zona, como Aldama y Coyame, que es donde se mantienen los jefes de plaza bajo su mando.

Por parte de la región sur del estado, en Jiménez se encuentra Ricardo Arturo C.L. “El Piporro” quien se encontraba preso y hace un par de meses regreso a las actividades criminales en la zona sur del estado, lo anterior tras la captura de su cuñado “El Mocho” y su hermana Daniela “La Reina del Sur”.

Ambas organizaciones además de las ganancias multimillonarias que han generado a lo largo de los años, son los autores de por lo menos 21 mil personas en el estado de Chihuahua, toda vez que la Fiscalía General del Estado, contabiliza del 2011 al 2020, la muerte de por lo menos 21 mil 230 personas por impactos de arma de fuego o asesinatos ligados con el crimen organizado.

Al año en el estado, mueren entre mil 800 a 2 mil 500 personas derivadas a las disputas y el control que mantienen estas agrupaciones criminales. En la administración estatal de Javier Corral Jurado, han perdido la vida por lo menos 7 mil personas y el comparativo anual sigue incrementado con el paso de los días.

Texto de El Heraldo de Chihuahua

Publicidad