Publicidad
Publicidad

14 de febrero, 2021 - 07:00

Palacio de Alvarado, una gran historia de amor

La relación de Pedro de Alvarado y Virginia Griensen inspira a destacadas fotógrafas a plasmar su belleza en un foto libro

Dámaris Arellanes

Estatal

Cortesía | Colectivo Sal de Luz
Publicidad

Un recorrido por los pasillos y cuartos del majestuoso Palacio de Alvarado, construido a finales del siglo XIX, en Hidalgo del Parral, asombraron a Sylvia Alonso, una fotógrafa regiomontana que durante una exposición suya presentada en el  interior de este edificio cultural, quedó maravillada de los detalles, la historia y cada objeto en el interior del recinto.

La narrativa de una historia de amor en la que Don Pedro de Alvarado, un minero de la época revolucionaria, enamorado de su entonces esposa Virginia Griensen, y a quien dedicó su tiempo y fortuna para construirle un palacio,  impactó tanto a Sylvia que inmediatamente sintió la necesidad de compartir la historia y la majestuosidad así como los sucesos históricos más importantes de la casona, y qué mejor manera de hacerlo que a través de la fotografía.

Fue entonces cuando a la par de la idea de crear un foto libro enfocado especialmente en la historia del palacio, nació el colectivo Sal de Luz.

“La verdad que me gustó muchísimo, de ahí nace la idea de difundir un poquito más entre los chihuahuenses la existencia de esta casa museo, invité a otros colaboradores y de hecho, a raíz de este proyecto se crea el colectivo Sal de Luz, este sería nuestro primer trabajo oficialmente juntos pues ya nos conocíamos desde antes”, platicó Sylvia para Revista Net.

Sal de Luz está conformado por  Lupita González, una escritora parralense quien se encargará de narrar en el fotolibro la historia de cada objeto, recámara, pasillo, y en sí, la esencia del lugar. Además en el colectivo participan las fotógrafas Lupita Campos y Sara Terán, de Chihuahua; Lilette  Aguirre, también fotógrafa, de Cuauhtémoc, y el diseño editorial está a cargo de Alex Vargas, también fotógrafo chihuahuense.

Todos ellos asombrados de la grandeza e historia de la casa museo acordaron difundir su primer proyecto juntos: “Palacio de Alvarado, su historia”.

Imagen

‘El foto libro se basa en todo lo que hay dentro del palacio’

De acuerdo con Sylvia Alonso, las imágenes que estarán plasmadas en el foto libro, son de todo lo que hay dentro del palacio, y junto con ellas buscan representar todo lo que estaba sucediendo en la época revolucionaria, que fue justo cuando Don Pedro de Alvarado inició la construcción.

“Es como una doble narrativa la historia de cómo se construyó  y en qué momento, junto con un recorrido visual de lo que hoy en día podemos encontrar en el museo y el trasfondo de donde viene cada una de las piezas, de dónde provienen, quiénes trabajaron en la construcción, etc.”, explicó la fotógrafa a cargo del proyecto.

Sylvia narró que lo que la atrapó fue la historia que hay detrás del palacio ya que se trata de “una historia bonita, porque es la construcción de un palacio del minero para su esposa —¡le hace un palacio a su esposa!— y el marco de esta construcción es en la época de la Revolución Mexicana”, comentó.

Imagen
Cortesía | Colectivo Sal de Luz
El colectivo documentó cada salón y habitación del Centro Cultural Palacio Alvarado, incluso el cementerio donde descansan los restos de Don Pedro Alvarado y su esposa Doña Virginia.

Un monumento al amor

Durante la época del porfiriato, de las más destacables residencias en el estado de Chihuahua, se dice que ninguna fue construida ni decorada como la de Don Pedro de Alvarado.

Historiadores y residentes de Parral han narrado sobre el derroche económico que Don Pedro hizo para la construcción de esta residencia, con la  cual tenía la intención de complacer a su esposa Virginia Griensen, inclusive se dice que el acaudalado minero parralense compró la calle por la que veía cruzar a su amada esposa, con quien tuvo la dicha de pasar 10 años de matrimonio.

Martín Márquez, director del Palacio de Alvarado, narra a los visitantes que acuden al lugar cómo fue que el castillo se convirtió en la más emblemática estructura de Parral y pasó a convertirse en un monumento al amor. 
Además de ello, el Palacio de Alvarado guarda consigo la historia de una época que marcó el rumbo del país: el porfiriato.

Imagen
Cortesía | Colectivo Sal de Luz

Se dice que Don Pedro se ganó el cariño de los parralenses de aquel momento gracias a su bondad y honestidad. “Él es la única persona que no tocan los revolucionarios, porque Don Pedro tenía fama de ayudarlos y  apoyarlos, fue una persona que estuvo pendiente de sus mineros”, dijo Márquez.

Es por esta razón  que el palacio hasta la fecha pese a las batallas, asaltos y vandalismo de aquel entonces, permanece intacto.

De acuerdo con archivos periodísticos, décadas más tarde el Palacio de Alvarado se intentó comprar por varios gobiernos estatales, sin tener éxito, administraciones como la de Óscar Ornelas (1980—1985) así como el gobernador Fernando Baeza (1986—1992).

Imagen

Fue hasta el año 2000, cuando bajo la administración de Patricio Martínez (1998—2004) se logró concretar una cifra de compra-venta y finalmente el Palacio de Alvarado pasó de ser un castillo privado a convertirse en el museo que hasta la fecha mantiene sus puertas abiertas al público.

“En el norte del país no hay otra casa museo, lo más parecido que hay en el país es el castillo de Chapultepec guardando la proporción ya que es mucho más grande”, comentó Sylvia Alonso.
Fue en ese momento cuando decidieron participar en la convocatoria que Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Cultura lanzó durante el 2020 llamada Eká Nawéame.

Imagen
Cortesía | Colectivo Sal de Luz
Encuentra el Colectivo fotográfico Sal de Luz en Facebook.

Eká Nawéame, un impulso a creadores

El Programa Eká Nawéame es una estrategia de Gobierno del Estado que  a través de la Secretaría de Cultura y por medio del Impuesto Sobre Nómina (ISN) de las empresas, se correlacionan los sectores gubernamental, artístico, cultural y empresarial para impulsa la cultura en el estado, explicó Austria Galindo, subsecretaria de Cultura en la Zona Norte.

“Es un estímulo que funciona con la acreditación del ISN que pagan los empresarios a Gobierno del Estado y puede redireccionarse a apoyar proyectos culturales. Es decir, el empresario que paga su impuesto sobre nómina y elige apoyar un proyecto y le hace el depósito directo a este artista con ese comprobante se puede acreditar que él ya pagó su impuesto sobre nómina”, detalló Galindo.

Imagen

Durante 2020 el programa de Cultura abrió una bolsa de 18 millones de pesos, de los cuales para el colectivo Sal de Luz, tras ser aprobado por las autoridades como proyecto viable, recibió más de 300 mil pesos.
De acuerdo con Galindo, durante el año pasado recibieron 200 propuestas entre las cuales se encontraba el proyecto de fotonovela del Palacio de Alvarado.

Austria Galindo detalló que tras el éxito que se obtuvo durante el 2020 en este programa, para este año su bolsa aumentó a 28 millones de pesos, lo que permite entregar apoyos  con un tope de 500 mil pesos en cada categoría y de hasta un millón de pesos en las disciplinas de Cinematografía y Restauración de patrimonio material, inmaterial y biocultural.

Imagen
Cortesía | Colectivo Sal de Luz

Apoyan empresariosel proyecto

Sylvia Alonso, comentó sentirse agradecida con las empresas parralenses que decidieron decir sí a su proyecto: Carlos Bremer de Súper Mayoreo de Carnes y Consuelo Chávez de Productos Forestales de Hidalgo del Parral.
“Estamos muy agradecidos con la Secretaría de Cultura por su confianza y también con los empresarios Carlos Bremen y Consuelo Chávez que nos apoyaron para llevar a cabo esta iniciativa”, dijo.

Este año la convocatoria se mantuvo abierta desde los primeros días de enero hasta el 22 de febrero y se habilitó una nueva plataforma digital donde las personas postulantes pueden registrar sus proyectos, y en donde  además se concentrarán todos los detalles acerca del programa y su convocatoria.

Imagen

En su edición 2021 el programa Eká Nawéame otorgará recursos a proyectos enfocados en artes escénicas, música, cinematografía, literatura, artes visuales, arte interdisciplinario, conservación y restauración del patrimonio cultural material, inmaterial o biocultural, así como la nueva categoría para este año: Operación de espacios culturales.
Desde agosto del año pasado el colectivo Sal de Luz inició con los trabajos del proyecto, sin embargo, debido a la pandemia de Covid-19, los trabajos se vieron retrasados por lo que será hasta el próximo mes de mayo cuando se lance el proyecto al público.

Aunque de momento no se establece cuál será el sistema de circulación, Sylvia dijo que su intención es que los fondos que llegasen a recuperarse de este proyecto se inviertan en la conservación del Palacio de Alvarado, sin embargo, dijo que esta decisión corresponde totalmente a la Secretaría de Cultura.
“Nuestro principal interés es que se conozca la historia y también para la gente que va, que se quiere llevar un recuerdo, el libro sería una buena opción”, finalizó.

Imagen
Cortesía | Colectivo Sal de Luz
Detrás de cámaras del proyecto “Palacio Alvarado. Su historia” por Lupita Campos

 

Publicidad