Publicidad

10 de julio, 2021 - 12:00

Heroínas salvan a los bosques del fuego

Un grupo de mujeres luchan incansablemente para combatir los incendios en la Sierra Tarahumara

Redacción

Estatal

Cortesía

El estado de Chihuahua se ha visto muy afectado por los incendios forestales que han azotado en la Sierra Tarahumara, se considera que este año ha sido el más complicado en la última década por el daño ecológico y ambiental en las superficies arboladas.

Para la tercera semana de junio, los incendios ya habían destruido un área de 43 mil 232 hectáreas, de las cuales 33 mil 211 son de vegetación herbácea, mil 590 de arbolado adulto, mil 656 corresponden a renuevos y 6 mil 776 hectáreas a arbustos, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor)

Por desgracia, las actividades humanas siguen siendo la principal causa de los incendios, además que la prolongada y agresiva sequía que padece el estado en estos dos últimos años, que es uno de los factores para que el fuego prospere.

Imagen
Cortesía

 

Mujeres al rescate  

En medio de la desesperanza y el desastre que el fuego deja a su paso en las zonas boscosas de Chihuahua, existe un grupo de valientes mujeres dispuestas a arriesgarlo todo para acabar con los incendios.

Con jornadas de hasta cinco días, las brigadistas de casco amarillo recorren largas distancias con sus herramientas las zonas afectadas para apoyar a sus compañeros, que al igual que ellas, luchan por resguardar los bosques y a las personas y animales que habitan ahí.

Imagen
Cortesía

 

“Son un grupo de mujeres guardianes del bosque que luchan incansablemente para combatir conflagraciones por horas y hasta por semanas, pero pronto serán muchas más”, dice, Silvia Palma Hernández, técnica de Manejo de Fuego de la brigada del Gobierno del Estado.

Combatir en este tipo de siniestros siempre implica un riesgo, sin embargo, cuando se trata de ayudar a los chihuahuenses, estas mujeres son capaces de lidiar con temperaturas “infernales”, además de que los gases tóxicos como el monóxido de carbono, complican el trabajo pues los niveles de sofocamiento son altos.

“Hay mucha capacitación, mucho trabajo de acondicionamiento físico, y las mujeres andamos a la par de los hombres trabajando en esta brigada élite a la que ya empiezan a llamar de todos lados”, dice la jefa de brigadistas, a la que el humo le ha disimulado las lágrimas de tristeza, al ver el bosque exterminado por las llamas.

Desgaste físico y emocional

Las llamas han impregnado en la ropa de las brigadistas un olor a humo, pero sobre todo a valentía… despiden el aroma de los valientes que, sin más interés que cuidar al bosque, salvan al mundo.

El trabajo de estas mujeres, además de ser una carga física agotadora, también es un desgaste emocional, pues a diario son testigos de lo que la mano del hombre puede causar en la naturaleza. Han visto morir animales y arder decenas de miles de árboles que jamás se podrán recuperar: “náuseas, desesperación, enojo, tristeza, experimentamos de todo por esta devastación”, dice Palma conteniendo el llanto.

Imagen
Cortesía

 

El panorama de Chihuahua no es muy favorecedor, pues a nivel nacional es el tercer estado con mayor número de superficie dañada, por debajo de Guerrero, con 78 mil 645 hectáreas dañadas, y de Durango, con 57 mil 415. A nivel nacional, entre el 1 de enero y el 17 de junio de 2021, en el país se han registrado 6 mil 016 incendios forestales, con afectación a una superficie de 469 mil 636 hectáreas.

Para ejemplificar el daño que puede causar la irresponsabilidad de los humanos, Silvia explica que, con la reducción de actividades en el 2020 por la pandemia del coronavirus, los incendios se redujeron: “el año pasado, va a sonar ilógico, pero gracias al Covid, tuvimos en la zona de Bocoyna un incendio nada más, porque la gente no andaba acá”.

Los incendios en la Sierra de Chihuahua acaban con árboles lo que puede traer consecuencias catastróficas, es por eso que la brigadista Silvia Palma invita a los chihuahuenses a cuidar de los bosques antes de que sea demasiado tarde: “en lugar de andar con un tanque de oxígeno, como con el Covid-19, vamos a andar con un pinito plantado en el lomo y con una mascarilla para poder respirar, así de sencillo”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad