Publicidad
Publicidad

Publicado: 05-10-2022 13:50

Estas son las palabras de viuda de cubano tras veredicto a Pablo Lyle

'Esto no es México, es Estados Unidos, donde si tú la haces la tienes que pagar', fue parte de lo que dijo la mujer

Redacción

Espectáculos

Redes

El actor Pablo Lyle fue declarado culpable por homicidio involuntario por la muerte de Juan Ricardo Hernández tras golpearlo durante un altercado vehicular en la ciudad de Miami.

Los hechos ocurrieron en 2019, y desde entonces el actor mantenía arresto domiciliario, mientras su equipo legal luchó por hacer lo posible para que la familia de Hernández le otorgara el perdón y él no fuera a la cárcel. Esto no ocurrió, y tras ser declarado culpable podría pasar entre 9 y 15 años en una prisión de Estados Unidos.

Mercedes Arce, viuda de Juan Hernández y quien estaba a punto de casarse cuando ocurrió el altercado hace tres años, dejó claro que junto a su familia buscaría que se hiciera justicia por la muerte de su entonces prometido, algo que finalmente ocurrió este 4 de octubre.

Así como la familia de Pablo Lyle se encontraban junto al actor al momento de escuchar el veredicto por parte del juez sobre este caso, también estaba la familia de Juan Hernández, y la reacción que tuvo su viuda fue de las que más se viralizaron en las redes sociales.

Mercedes, quien durante estos tres años estuvo pendiente del proceso legal contra Pablo Lyle, una vez que el actor fue declarado culpable soltó en llanto y se llevó las manos a la cara, pues según señalan algunos medios “se derrumbó”.

La viuda de Juan Hernández a su salida de la corte fue cuestionada por los medios de comunicación sobre su sentir respecto al veredicto del juez, por lo cual señaló: “Sin palabras, justicia del señor”.

Aunque cabe aclarar que en el pasado Mercedes ya había dado algunas declaraciones sobre lo que ocurrió con su esposo y cómo fueron los últimos momentos de vida.

“Definitivamente no se merecía la muerte que él llevó, su mamá de 87 años está destrozada por perder un hijo (…) Él estaba enojado porque en la mañana vio un golpe en el carro. Salió a comprar un medicamento para la epilepsia de mi hijo que estaba hospitalizado”, señaló.

“Acabó con mi vida y aunque él no lo crea, acabó con la de él, porque cada noche que ponga la cabeza en la almohada, le tendrán que venir pensamientos de lo que hizo por un acto de rabia, y esto no es México, es Estados Unidos, donde si tú la haces la tienes que pagar”, expresó.

Publicidad
Publicidad
Publicidad