Publicidad
Publicidad

11 de April, 2021 - 08:34

Con lágrimas, Daniela Berriel encara a Eduardo Ojeda

El amigo de Gonzalo Peña quedó en libertad 'injustamente'

Redacción

Espectáculos

Redes
Publicidad

Recientemente un juez ordenó la liberación de Eduardo Ojeda, quien fue señalado como el presunto agresor de la actriz Daniela Berriel, caso por el cual también fue acusado el actor Gonzalo Peña.

Fue a través de un mensaje en Twitter que el padre de la actriz, llamado Mario A. Berriel, dio a conocer la noticia sobre el presunto agresor de su hija: "Soy el padre de Daniela quien fue violada en Acapulco por Eduardo Ojeda Franco, nieto e hijo de los principales dueños de Grupo Infra y que fue vinculado a proceso el mes pasado. Le informo que ayer, sorpresiva mente, el Juez lo dejó en libertad", escribió en sus redes sociales.  

Ante la noticia Daniela ofreció una conferencia de prensa para compartir su indignación y dolor por la injusta resolución judicial que dejó en libertad a su agresor gracias al poder económico y político que tiene.

“Los he convocado esta tarde para hacer notar mi indignación y dolor, ante la resolución judicial que el día de ayer ordenó la libertad de Eduardo… , acto de una evidente injusticia acontecida dentro del Tribunal de Justicia del Estado de Guerrero, específicamente por el juez de control penal en Acapulco, de nombre Víctor Manuel Nava Covarrubias y el presidente del Tribunal, el licenciado Alberto López, quienes injustamente ordenaron la liberación de Eduardo N. Ello ante las presiones del poder económico y político que tiene el antes citado”, empezó a explicar Berriel.

La víctima destacó que Eduardo fue puesto en liberad por “una prueba pericial y genética ineficiente. Supuestamente no se encontró material genético del imputado en mi persona, hecho que claramente no implica que la violación no se haya cometido”.

E incluso destacó que la familia de Eduardo ya sabía que lo iban a liberar, por lo que ya lo estaban esperando afuera del juzgado con escoltas: “Tan ciertos estaban que la resolución les iba a ser favorable, que su familia, escoltas y demás personas, estaban esperándolo a las afueras del juzgado; es decir, ellos ya lo sabían”.

Finalmente, Daniela encaró a Eduardo y le mandó el siguiente mensaje, asegurando que no le tiene miedo. “Eduardo…, no te tengo miedo, no voy a callarme y no pararé hasta que se haga justicia. No me arrepiento de haber denunciado, de alzar la voz y el 14 de marzo, Eduardo me violó en Acapulco, en su casa. Yo ya no tengo miedo, es momento de que los que tengan miedo sean ellos. Él podrá comprar muchas cosas pero jamás nuestras voces”.

 

 

 

Publicidad