Publicidad
Publicidad

Publicado: 22-01-2023 01:30

El Chamizal, blindado

Redacción

La Neta

Publicidad

Domingo: día de disfrutar en familia y uno de los lugares más común para pasar un rato agradable es el parque El Chamizal, en la mera zona fronteriza de la ciudad y que tiene una historia peculiar: oasis a mitad del desierto que Estados Unidos devolvió a México hace varias décadas.

Sin embargo, en todo este tiempo no ha recibido el trato que se merece. Son terrenos amplios que requieren de cuidados intensos y no siempre se han brindado. Eso ha causado deterioro en las especies de animales y plantas que habitan en el lugar, y en consecuencia que el parque no esté presentable.

Además, el desarrollo de proyectos no comunitarios ha causado descontento entre grupos defensores que han demandado la intervención de las autoridades federales para regularlos, además de que se apliquen las acciones necesarias para mejorar el parque. Estos planteamientos han avanzado.

El viernes, en una reunión en la que participaron autoridades municipales, estatales y representantes de la Semarnat, se acordó certificar 80 hectáreas de El Chamizal como zona natural protegida por 99 años. Sin duda, un gran avance en las demandas de los grupos y las gestiones realizadas a nivel local.

La certificación garantizará mejoras al parque, que se le dé un buen uso y que su administración sea transparente. El alcalde Cruz Pérez Cuéllar celebró este gran paso para su gobierno y para quienes presionaron y se les tomó en cuenta para plantear de una vez un proyecto de dignificación del parque.

Si bien las autoridades deberán tener los recursos y disposición para que el espacio esté en buenas condiciones, los visitantes deben ser responsables, conscientes de la importancia del parque y cuidarlo. Es un espacio de todos, y por lo tanto, todos deben estar pendientes.


Cuando es temporada de elecciones, la mayoría de los partidos tienen actividad, ya sea como alianza o, si son fuertes, por su cuenta sin depender de nadie. Sin embargo, cuando termina el periodo electoral, algunos organismos entran en un letargo inducido por el pobre respaldo que recibieron.

Tal parecer ser el caso del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que en tiempos de elecciones levanta la mano, hace propuestas controvertidas y hasta se mete en problemas con tal de sumar apoyo. Pero todo cambia al conocer los resultados de las urnas y saber que no hay para más.

En el caso de Chihuahua, el Verde analiza la posibilidad de obtener de nuevo su registro como partido estatal. Ellos están confiados en que pueden lanzarse por los puestos de elección popular sin tener que unirse a otro organismo. El objetivo, de nuevo, es aparecer de nuevo en el IEE.

Patricia Borunda, máxima representante de los ideales ecologista en Chihuahua, aún no recibe la instrucción de buscar a los otros líderes de partidos para trabajar en conjunto, por lo que se concluye que irán solos a la búsqueda de tan anhelado reconocimiento. ¿Lo conseguirá?


Esta semana hubo tres accidentes en una misma zona. El común denominador fue el involucramiento de camiones: dos tráileres y una ruta de personal. Las situaciones fueron muy aparatosas y hacen cuestionarse por qué suceden este tipo de cosas, qué falta para poner orden.

Dos accidentes ocurrieron el mismo día. Primero, un camión cargado con piezas de aluminio volcó al tratar de dar vuelta en una curva en Talamás con rumbo a Las Torres. Del otro lado de la Talamás, tráileres derribaron postes de la CFE y dejaron a miles sin luz, aunque la reparación fuer rápida.

Al día siguiente, una rutera de personal tiró otro poste en la misma zona. Como dicen, llegó a rematar el asunto, por lo que los vecinos cuestionaron cómo es que estas situaciones ocurren con tal frecuencia. No es un choque o un rozón, es derribar infraestructura importantísima.

Entonces, los afectados han reclamado la participación de las autoridades locales en el tema, que se haga cumplir la ley y que se ponga orden como ya se ha demostrado en otros temas.

 

[email protected]

Publicidad
Publicidad
Publicidad