Publicidad
Publicidad

Publicado: 24-06-2018 07:10

Editorial dominical

Los mexicanos estamos en una efervescencia que desde hace décadas no se veía por estas tierras

Humberto Leal Valenzuela

La Neta

Net Noticias

Los mexicanos estamos en una efervescencia que desde hace décadas no se veía por estas tierras y, es indudable, que estos tiempos son de grandes definiciones para nuestro país, que tendrán profundas repercusiones en el futuro.

Estamos llegando al final de unas campañas políticas sin precedentes, que marcan la elección más compleja, concurrente dicen algunos, de que se tenga memoria por estos lares.

Miles de nuevos representantes del pueblo de México serán designados el próximo primero de julio, cuando todos los mexicanos tendremos la encomienda, credencial de elector en mano, de acudir a las urnas para decidir el futuro inmediato de nuestra nación.

Todos los mexicanos vamos a elegir al Presidente de la Republica, y a quienes integren el Poder Legislativo en sus dos cámaras que integran al Congreso de la Unión, la de Senadores y la de Diputados; pero además, los chihuahuenses por nuestra parte, también integraremos el Poder Legislativo del Estado nombrando al cien por ciento de todos los Diputados Locales, Presidentes en los 67 municipios de la entidad y los Síndicos Municipales.

Por lo tanto esta a la vuelta de la esquina la posibilidad de que cambie totalmente el rostro de cada uno esos poderes, que las balanzas oscilen hacia uno y otro lado en busca de los nuevos equilibrios y que nuevas tareas se le encomienden a la Ciencia Política, para encontrar las soluciones de consenso y resolver de una manera pacífica todos los conflictos.

Por si todo esto fuera poco estamos librando las presiones económicas de una guerra comercial con el principal socio de nuestro país y el valor del peso en el mercado internacional continua resintiendo sus efectos.

La violencia en nuestro territorio amenaza con descontrolar todas las instituciones, en un reacomodo que era de esperarse, ante todos los cambios que se vislumbran en el corto y mediano plazo.

El asesinato de políticos y candidatos en asenso, como nunca se había visto y la impunidad y la corrupción en todo su apogeo, sin precedentes nos hacen pensar que efectivamente estamos asistiendo al final de una época y al principio de otra que esperamos que sea mucho mejor para todos.

Como un bálsamo cae en estos momentos el triunfo de nuestra Selección Nacional en el Campeonato Mundial de Futbol, que nos llena de optimismo y esperanza en el futuro de México, que nos unifica a todos en un solo grito, que sobresale entre las notas del Cielito Lindo: Si se puede !!!… Si se puede !!!… Si se puede !!!

Publicidad