Publicidad

Publicado: 25-11-2021 22:04

Se lleva Santos el primer partido de los cuartos ante Tigres

Diego Valdés y Eduardo Aguirre anotaron para el equipo lagunero

Redacción

Deportes

Twitter | @ClubSantos

Torreón.- Ni el frío fue motivo suficiente para apagar el gran ambiente que se vivió en el Estadio Corona. Santos Laguna y Tigres se volvieron a ver las caras en liguilla, de nueva cuenta en cuartos de final, y como es costumbre despertaron la rivalidad desde el terreno de juego hasta las gradas. Pero en esta ocasión fueron los Guerreros quienes demostraron por qué su casa es «del dolor ajeno».

En la tribuna, los asistentes tenían su propia fiesta. Tal y como diría el escritor Eduardo Galeano, «los fanáticos se mostraron como hinchas en el manicomio alborotados por la furia sin tregua». Con banderas, porras y cantos demostraron fidelidad a sus equipos, sin desperdiciar la oportunidad para amedrentar al rival. Quizá, el arquero felino Nahuel Guzmán fue el más abucheado, incluso antes de que iniciara el partido.

Cuatro minutos bastaron para que llegara el invitado de lujo. El chileno Diego Valdés ahora sí pudo clavar la pelota en el fondo de las redes con un cabezazo, gracias al centro al área que mandó su compañero Omar Campos. Esto, fue motivación suficiente para que Eduardo «el Mudo» Aguirre se animara a definir frente al arco (11′) y así acrecentar la ventaja de los Guerreros.

Tras lo anterior, el «Dale Guerrero», comenzó a resonar en cada rincón del TSM. Poco le importó a los seguidores del cuadro albiverde que aún restara tiempo en el reloj, contrario al estratega Guillermo Amada quien sí estaba consciente de que cualquier paso en falso les podía costar caro, por lo que no dejaba de exigirle a sus jugadores mantener la concentración tomando en cuenta el poderío ofensivo de los Tigres, guiados por André Pierre Gignac.

¡Oh La Lá! Para la segunda mitad Gignac no perdonó. El francés se lució con un potente disparo de media distancia que venció al guardameta Carlos Acevedo y acortó la desventaja de los felinos, quienes ya mostraban protagonismo ante un Santos que bajó su intensidad y optó por jugar con tres defensas centrales para cuidar el resultado. El duelo se volvió más parejo.

El tiempo se agotaba. Tras cumplirse el tiempo reglamentario, el juez central concedió otros cuatro minutos. Pero a pesar de los intentos el dos por uno se mantuvo en la pizarra hasta el silbatazo final. Eso sí, el testarazo de Gignac apareció como advertencia para hacerle saber a Santos que nada estaba definido y aún restaban 90 minutos en el Estadio Universitario para definir quién avanzaría a las semifinales del futbol mexicano.

 

Con información de ESTO

Publicidad