Publicidad

Publicado: 13-09-2021 12:30

Melissa Rodríguez, la ‘sirena’ de Chihuahua

La nadadora profesional debutó en Juegos Olímpicos tras una década de esfuerzo

Samuel Palacios

Deportes

Cortesía

Byanca Melissa Rodríguez Villanueva se mueve como pez en el agua, avanza majestuosa en la alberca. Ha trabajado por una década para cumplir el sueño deportivo más importante de su carrera: competir en unos Juegos Olímpicos.

Ella nació en Chihuahua el 13 de septiembre de 1994. Inició en la natación primero como una necesidad: aprender a nadar para evitar ahogarse, después descubrió sus habilidades dentro del agua y se interesó más por desenvolverse en competencias. Los nadadores Ian Thorpe y Natalie Coughlin fueron su fuente de inspiración en sus primeros años.

“En 2008 me empecé a introducir en la natación competitiva, se dio: estoy mejorando como atleta, estoy destacando, entonces vamos al siguiente nivel. No se trató de seguir unos pasos, simplemente era yo abriéndome camino, buscando subir de nivel, encontrar otra dificultad y ver si podía superarlo”, dice Melissa en entrevista para Revista NET.

Uno de sus primeros logros en la natación fue ser seleccionada para representar a México en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Mayagüez 2010. Tenía 15 años y fue su primera experiencia deportiva en el ámbito internacional. Siguió su preparación para competir en Panamericanos, Universiadas Nacionales y toda aquella competencia en la que pusiera a prueba su habilidad.

Imagen

Melissa dice que lo complicado en ese proceso fue participar en las competencias y a la vez mantenerse al corriente con las materias de la escuela. La natación le exigía más horas de entrenamiento, más horas de descanso y ausentarse por lo menos una vez al mes de la escuela para poder cumplir con los compromisos deportivos.

El apoyo de su familia fue fundamental para salir adelante en sus primeros años como nadadora: “ellos fueron mi primer pilar, ellos fueron los que siempre estuvieron ahí apoyándome psicológica y emocionalmente. Cuando eres tan pequeña son una guía, te dicen si estás haciendo las cosas bien o debes cambiar de rumbo. Ellos son los que me han ayudado, todavía hasta el día de hoy”.

Sorpresa olímpica

Byanca Melissa fue la única nadadora que representó a México en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La Comisión Nacional del Deporte y Cultura Física (Conade) anunció el 2 de julio que la “sirena” chihuahuense se enfrentaría a su primera experiencia olímpica después de 10 años de intenso trabajo en las albercas.

Rodríguez se puso muy feliz al recibir la noticia: “todo fue súper rápido, hubo poco tiempo para asimilarlo”, recuerda. En cinco días tuvo que realizar todos los trámites para oficializar su participación y viajar a Japón. “Finalmente pude cumplir mi sueño olímpico, me generó gran alegría y satisfacción, una meta más que se cumplió”.

Los Juegos Olímpicos de Tokio se aplazaron un año debido a la pandemia de Covid-19. El Comité Organizador hizo todo lo posible para que en 2021 se llevará a cabo la justa deportiva más importante del mundo, por lo que se establecieron medidas y protocolos estrictos que todos los participantes debían seguir, y si no, simplemente serían expulsados.

Imagen

La nadadora chihuahuense habló de su experiencia: “considero que sí fueron unos juegos muy seguros, algunas personas decían que había mucho riesgo, pero la organización japonesa se dio a la tarea de en verdad mantener la seguridad de los atletas”.

Melissa disfrutó cada día en la Villa Olímpica, instalaciones de primer nivel en las que tenía todas las comodidades y servicios para que la experiencia quedara grabada para siempre en su mente. Por supuesto aprovechó este espacio para convivir con atletas de otros países y otras disciplinas.

“Siempre los latinos nos encontramos, fue con ellos con quienes más conviví, además con mexicanos de otros deportes, estuvimos cercanos con los de clavados porque tuvieron los mismos días de competencia que nosotros… Los mexicanos somos muy alivianados y en realidad a todos les hacemos la plática”, comenta Melissa.

El gran día

Antes de cualquier competencia, la joven nadadora se prepara física y mentalmente. Tiene un entrenador, un preparador físico y una psicóloga que la ayuda a lidiar con el estrés y la presión. Melissa explica que a su edad conoce mejor su cuerpo y su mente, conoce sus capacidades y límites en cualquier circunstancia, condición que puso a prueba en la competencia olímpica.

“Tienes que llegar a un punto (con tus emociones), donde tú controles todo. La adrenalina y los nervios deben estar ahí, pues si no estás totalmente seria, pero debes de tener las cosas bajo control. Tenías que disfrutar la competencia, el trabajo ya estaba hecho”, explicó la nadadora.

Imagen

El 25 de julio la sirena chihuahuense compitió en los 100 metros pecho femenil en el Centro Acuático de Tokio. Este fue su debut olímpico, un momento que quedó guardado para siempre en su memoria. El 28 de julio recorrió los 200 metros pecho femenil y quedó en la cuarta posición del heat con un tiempo de 2:26.87. En la tabla general de esta categoría quedó en el puesto 24.

“Me dejó impresionada no solo la capacidad de los nadadores, sino de los deportistas en general, yo creo que estos Juegos Olímpicos fueron una prueba de fuego para todos nosotros a pesar de la pandemia. Cada persona debe estar contenta por todo lo que hizo y lo que no se pudo hacer”, dijo Melissa Rodríguez sobre la experiencia olímpica.

¿No importa ganar, sino competir?

La chihuahuense considera que esta frase se puede interpretar de distintas maneras: “por ejemplo, para una persona que quedó en tercer lugar puede significar todo, sobre todo en Juegos Olímpicos, personas que no iban con ninguna expectativa o probabilidad a su favor dieron la sorpresa”.

Melissa explicó que cada deportista debe autoevaluarse y revisar el camino por el que tuvieron que pasar para alcanzar ese punto. En su caso, demostró que tiene la capacidad para llegar a la máxima justa, fue además un reconocimiento al trabajo que ha desarrollado desde que cambió su visión de la natación como un hobbie a una forma de vida.

Para la nadadora, las críticas del público, que son mucho más fuertes de mexicanos hacia otros mexicanos, son inevitables, pero no pueden ser peor a lo que ella se ha dicho a sí misma: “está en mí que me afecte o no ese comentario. Mientras yo esté contenta y consciente de lo que hice en mi competencia, lo demás no importa”.

Imagen

De cabello rizado, sonrisa amplia y mirada profunda, Melissa Rodríguez Villanueva ha puesto en alto el nombre de Chihuahua al ser la única mujer en competir en natación olímpica y ser su debut en este evento que reúne a los mejores del mundo.

Al igual que Melissa, otros deportistas representaron con orgullo a México y Chihuahua: Andrés Olivas, Adrián Mora, Horacio Nava, Alegna González y Rogelio Romero. Demostraron que por sus venas corre sangre de valientes, de guerreros que se imponen a las condiciones adversas y que no tienen temor de enfrentarse a las pruebas más complicadas frente a la mirada de espectadores de todo el mundo.

La nadadora de Chihuahua se seguirá preparando para mejorar sus tiempos, y cuando se retire, buscará ser la formadora de nuevas sirenas en las aguas del norte de México.

Publicidad