Publicidad
Publicidad

17 de April, 2021 - 10:00

Wendy Sánchez, rompe las barreras del lenguaje a través de las señas

La intérprete lleva 20 años luchando por la inclusión de las personas sordomudas

Dámaris Arellanes

De Interés

Cortesía
Publicidad

Lo que comenzó como una inquietud de llevar la palabra de Dios a personas sordomudas, con el paso de los años se convirtió en una lucha por buscar que la población con esta condición fuera incluida en las actividades cotidianas…así inicia la historia de Wendy Sánchez.

“No pensaba ser intérprete de señas, yo soy testigo de Jehová y somos conocidos porque vamos de casa en casa enseñando o compartiendo con las personas lo que aprendemos de la Biblia”, comenta. Sin embargo, en la predicación nació la inquietud de hacer lo mismo, pero de una manera diferente, a través de la lengua de señas.
Fue gracias a la convivencia con sus amigos sordomudos que Wendy entendió la barrera comunicativa, lingüística y cultural a la que se enfrentaban las personas con esta limitante, y fue así que decidió convertirse en asesora, acompañando principalmente a sus conocidos, a entrevistas de trabajo o citas médicas.
 “Me incliné hacía la interpretación e instrucción de lenguas de señas desde hace 20 años”, externó Sánchez, quien adquirió sus conocimientos de lenguaje de señas gracias a las reuniones de su congregación y preparación académica. 

Un camino de preparación 

“Cuando decidí dedicarme a esto comencé a prepararme: tomé un diplomado en atención a la discapacidad auditiva y un curso universitario de especialización de lengua de señas en la Universidad Miguel de Cervantes”

Wendy también logró concluir un curso de la función musical en las lenguas de señas, otro más en técnicas y estrategias de interpretación: metáfora, frases y poesía en lengua de señas, así como un taller de lectoescritura para personas sordas. Algunos de talla internacional. 

Cuando Wendy contrajo nupcias con su esposo, quien es sordomudo, empezó una nueva etapa como intérprete en la asociación Integra, organismo civil que ayudaba a su pareja.

Desde ese momento, y por más de 20 años, Wendy se ha dedicado a ser la voz de personas sordomudas e interpretar nuestro lenguaje para ellos.

Su profesión le ha permitido trabajar en organizaciones civiles, empresas de comunicaciones, organismos gubernamentales y foros internacionales.

Imagen

Más que una traducción 

Ser intérprete no solo es colocarse a cuadro y traducir cada palabra que el orador expresa, ser intérprete va más allá… se trata de adentrarse en un escenario para ser el protagonista y a través del  lenguaje corporal envíar el mensaje a quienes no tienen la capacidad de oír.

“Cuando nos piden un servicio de interpretación nosotros solicitamos siempre con antelación el orden del día o el tema que se expondrá, pues así nos da tiempo de leer, informarnos y, en caso de que haya palabras técnicas, investigarlas”, explicó Wendy.  

Aunque la interpretación es simultánea no se traduce palabra por palabra que dice el orador, más bien se toma el mensaje y se adapta al contexto cultural con la carga lingüística.

“Usamos mucho la tridimensionalidad, es decir, tenemos un espacio en el que hacemos las señas, se vuelve como un escenario para nosotros, y dentro de ese escenario vamos representando las situaciones”.

“Tengo que pensar culturalmente a que se refiere lo que el orador dice”, añadió.
De acuerdo con Wendy, la preparación previa a la presentación juega un papel importante en el proceso de interpretación, por ello una de las solicitudes que más se presenta es facilitar la informacióde lo que se hablará.

Imagen

Igualdad e inclusión 

En un afán de promover la inclusión de personas sordomudas, el Municipio de Juárez inició las capacitaciones de sus servidores públicos en lenguaje de señas, sin embargo, fue cancelado por la falta de interés de los trabajadores, ya que solo 52 lograron concluir los tres niveles. 

Rogelio Pinal, director de Derechos Humanos del Ayuntamiento, explicó que el curso ofrecía herramientas para brindar una atención integral a quienes acudían a las diferentes dependencias municipales.

Sobre esto, Wendy Sánchez destacó el hecho de que los gobiernos deben participar en programas inclusivos y explicó que una persona sordomuda no debe visualizarse ante la sociedad como alguien discapacitado, sino más bien como alguien que tiene otra manera de expresión en el lenguaje.

“Queremos que las personas sordas tengan los mismos derechos que los demás, solo así podrán ejercer sus derechos en igualdad de circunstancias. Solamente son personas que hablan un idioma distinto, no tienen una discapacidad”, externó.

Por último, Sánchez recalcó que es necesario incentivar el uso de las lenguas nacionales para reconocer, valorar y fortalecer la realidad multicultural del país.
 

    

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad