Publicidad

Publicado: 02-10-2021 12:09

Tabús que rodean la autoexploración femenina

Al convertirse en madres desde muy jóvenes, dejan de lado lo importante de descubrir su cuerpo

Vanessa Flores

De Interés

Redes

Por años, la sexualidad femenina ha sido mermada por cuestiones sociales, familiares, religiosas y personales. 

La educación sexual que muchos recibimos durante nuestra educación primaria fue bastante deficiente y se limitó a hacernos saber cómo funciona nuestro aparato reproductor, pero del placer poco se habló, mucho menos sobre el placer femenino. 

David Hernández Pérez psicólogo clínico y Gabriela Saucedo psicoterapeuta, exponen que la historia ha estado repleta de limitaciones para el placer sexual de las mujeres, ya que se les ha atribuido la única función de procrear y de dedircarles su vida al cuidado de sus hijos. 

Para empezar, cuando una niña o adolescente comienza a explorar su cuerpo, se le limita y regaña porque se considera que se trata de una práctica inmoral o sucia, y lo que sucede en el caso de los niños es que se les permite tocarse, rascarse y exploarse sin ser reprendidos. 

Además que está de por medio el hecho de que los órganos sexuales femeninos están más ocultos y es un poco más difícil explorarlos. 

Luego, al convertirse en madres desde muy jóvenes, dejan de lado lo importante de la autoexploración y su propio placer porque un nuevo ser ya depende de sus cuidados.  

Incluso la Iglesia ha mencionado que el único fin de las relaciones sexuales es la procreación, y en algunas culturas se es mucho más rígido con la intimidad de las mujeres y sufren de mutilaciones de sus genitales para evitar que sientan placer. 

Los psicoterapeutas explican que en el aspecto social y familiar, se les condiciona a que su bienestar y placer depende siempre de sus parejas, y aunque su seguridad sea un aspecto importante, esperar que su satisfacción sexual esté en manos de otra persona y esperar a que sea la única forma en la que pueda llegar a tener un orgasmo, es una idea totalmenre errónea.

¿Cómo puedo sentir placer por mi propia cuenta?

Mancionan que es necesario que busques el momento, el lugar y las condiciones adecuadas para hacerlo. 

Eso te pemitirá que las relaciones sexuales con tu pareja sean más placenteras, equitativas y que los encuentros sean más auténticos.

Párate frente al espejo con toda la disposición de descubrir y no de criticar. Vuélvete experta en conocer tu piel, revisa qué partes son las más sensibles, observa cómo son tus piernas, tus labios menores y mayores, tu clítoris, tus senos, tus caderas y siempre hazlo con amor hacia ti. 

Publicidad