Publicidad

Publicado: 21-10-2021 09:59

Síntomas de que tus riñones no funcionan bien

El principal problema de las enfermedades en estos órganos es que no provocan dolor

Vanessa Flores

De Interés

Pixabay

Evidentemente cada órgano de nuestro cuerpo es vital y si uno de ellos no funciona correctamente, puede verse afectada nuestra salud y nuestro desempeño en cualquier actividad. Además, el malestar constante puede provocar decaimiento y depresión. 

Para Fanny Esquivel Padilla, médico cirujano, con especialidad en trasplante de riñón, los riñones son uno de los órganos más importantes, tanto como el cerebro y el corazón.

Sobre sus afecciones, menciona que el principal problema de las enfermedades en los riñones es que no provocan dolor, y si lo provocan, es hasta que los órganos se encuentran en un estado grave, es decir, cuando ya hay una infección o piedras atoradas.

Los síntomas pueden ser:

  • Naúseas
  • Vómito
  • Comezón en el cuerpo
  • Presión arterial incontrolable
  • Bajan los niveles de glucosa
  • Crisis convulsivas
  • Pérdida del estado de alerta

Explica que uno de los principales problemas que causan daño en esos importantes órganos es el consumo desmedido de medicamentos y la poca ingesta de agua. 

Advierte que los medicamentos son sustancias ajenas a nuestro organismo y que dependiendo de la cantidad que se utilice será el daño renal.

La mayoría de las pastillas para la presión actúan con los riñones, ya que son de los órganos principales en controlar la presión arterial.

Los medicamentos para la diabetes no perjudican a los riñones cuando estos se encuentran bien, de lo contrario, empezarán a presentar daños o fallas.

Los medicamentos para el dolor o los analgésicos como el ibuprofeno, ketorolaco, diclofenaco e indometacina, si se ingieren de vez en cuando por algunos días, no representarán ningún peligro, ya que los riñones son capaces de tolerarlos y eliminarlos. 

El daño por la herbolaria se presenta cuando los pacientes consumen cantidades inadecuadas de diferentes tés o plantas y al final no les genera ningún beneficio. 

Finalmente, pero no menos importante, la prescripción de los antibióticos tiene que ser supervisada e indicada por un médico certificado. 

Publicidad