Publicidad

Publicado: 11-10-2021 06:00

Qué hacer tras la pérdida de un hijo y cómo afrontarlo

Reunirse con personas que han pasado por lo mismo ayuda en gran medida

Vanessa Flores

De Interés

Pixabay

Sin duda, el fallecimiento de un ser querido desencadena un momento bastante oscuro en la vida de una familia, se trata de una situación inesperada y muy difícil de superar. 

De entrada es una etapa muy dolorosa, y podría ser más, si se trata de la pérdida de un hijo. Los padres probablemente habrían planeado con mucha anticipación la llegada de un nuevo ser. 

La psicoterapeuta Cynthia González recomienda a las personas que rodean a la madre afectada, proporcionarle espacio desde el primer momento para que asimile lo que acaba de suceder. 

Explica que, muchas veces una madre no quiere escuchar consejos, ni estar en compañía de nadie, pero tampoco quieren sentirse solas, y aunque no siempre dicen lo que sienten, nosotros podemos preguntar qué necesita, qué podemos hacer por ella, o simplemente podemos escucharla, acompañarla durante el llanto, incluso prepararle los alimentos. 

Menciona que de a poco nuestras atenciones la pueden tranquilizar, pero lo importante es que no esté sola.

Hay que recordar que una pérdida lleva tiempo y el hecho de que una madre la acepte, no significa que no vaya a dolerle, incluso podrá hablar de ello sin producir llanto, pero eso no quiere decir que esté lista para concebir otro bebé. 

¿Qué hacer en los próximos días?

González recomienda escribir cartas que permitan que las emociones no se queden dentro, ya que cada vez que una persona calla lo que siente acumula dolor y es más difícil sobrellevarlo. 

Escribir en esos papeles una despedida, las expectativas que tenían sobre él y sobre la idea que tenían de cómo sería su rol de padres.

Reunirse con personas que han pasado por lo mismo ayuda en gran medida porque comparten la misma experiencia. 

Lo importante es que se permita sentirse mal, que se permita el tiempo de llorar y al final, depende de cada madre decidir cuándo es el tiempo adecuado para tener otro hijo.

Publicidad