Publicidad

Perturbación de ritmos biológicos también favorece obesidad

Agencia Notimex | 12 de octubre, 2019 - 20:27 | De Interés
Perturbación de ritmos biológicos también favorece obesidad
Cortesía

Aunado a la mala alimentación y la vida sedentaria, la perturbación de los ritmos biológicos también causa obesidad, padecimiento que afecta a más de la tercera parte de las personas adultas en México, señaló Lucía Mendoza Viveros, especialista en Biología Celular y de Sistemas de la Universidad de Toronto.

La experta explicó que la ritmicidad diaria en la conducta y los procesos fisiológicos de los organismos están regulados por el sistema circadiano, que es una adaptación evolutiva de los organismos al ciclo de 24 horas de luz y oscuridad.

Así, la falta de sincronía entre los estímulos ambientales o externos y el reloj interno de las células impacta en la salud, tal es el caso de las deficiencias en las respuestas metabólicas, la propensión a la obesidad y el síndrome metabólico.

Un ejemplo de ello, refirió, es que cuando ocurre una interrupción crónica de los ciclos de sueño-vigilia en los humanos disminuye la tolerancia a la glucosa y la respuesta a la insulina.

A través del proyecto “Relojes hipotalámicos en el control central del metabolismo”, la doctora Lucía Mendoza busca otras respuestas sobre cuáles son los mecanismos por los que la maquinaria del reloj principal, ubicado en el núcleo supraquiasmático del hipotálamo, regula la ritmicidad en la función metabólica.

Además cómo afecta la alimentación alta en grasas a estos relojes hipotalámicos y por ende a la integración y respuesta a estímulos nutricionales.

En un boletín emitido por la Academia Mexicana de Ciencias, Lucía Mendoza Viveros señaló que “la relevancia de este proyecto radica en que puede contribuir a establecer, en un modelo animal, cómo se relacionan los relojes biológicos del hipotálamo con el metabolismo”.

Y de ser así, en un futuro, se podrá analizar el cambio en el funcionamiento de los órganos periféricos a lo largo del día en distintas condiciones de alimentación, así como cuáles genes o moléculas están cambiando su función, apuntó.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Síguenos en:

Publicidad
Publicidad
Publicidad