Publicidad

Publicado: 22-10-2021 06:00

Esta es la mejor forma de calmar un berrinche en público

Hay que tener en cuenta que su lenguaje no se ha desarrollado y no pueden pedir con palabras lo que necesitan

Vanessa Flores

De Interés

Pixabay

La frustración que genera escuchar el llanto y los gritos de un niño pequeño, nos provoca acceder a lo que piden para apaciguar su berrinche o rabieta. 

Este comportamiento, de acuerdo con Paloma Quirino, licenciada en intervención educativa con
maestría en educación especial, es parte de una conducta normal y evolutiva del desarrollo de los niños, que les provoca una sensación de frustración e impotencia.

Menciona que generalmente se presentan a partir de los dos años, cuando comienza a formarse la corteza cerebral y necesitan mantener la atención y la intención de algo, a eso hay que agregar que todavía no se desarrolla la parte del cerebro que les permite controlar sus emociones.

Además, hay que tener en cuenta que su lenguaje no se ha desarrollado y no pueden pedir con palabras lo que necesitan.

Se presentan cuando:

  • Están cansados
  • Tienen hambre
  • Sienten dolor
  • Padecen calor o frío

¿Cómo calmar una rabieta en público?

La especialista explica que en primer lugar, hay que prevenirlas. Si identificas que suceden al salir de la escuela, que es cuando se siente cansado y aún así lo llevas al supermercado, por ejemplo, esa situación puede parecerle aburrida, lo que provocaría su mal humor. 

Una vez que comience la rabieta, distráelo, cambia el foco de atención y pídele que te ayude a elegir los alimentos para que puedan irse más pronto.

Puedes sentarte un momento con él y preguntarle qué está pasando y cómo pueden ponerle fin al conflicto.

En última instancia, si todo lo anterior no resultó, ignóralo hasta que termine de llorar. Esta opción es segura, siempre y cuando se mantenga dentro de tu rango de visibilidad.

El punto más importante es que no accedas y déjale en claro que de esa forma no va a conseguir lo que quiere.

Al final puedes abrazarlo y hablar con él para que al llegar a casa ambos estén bien y la discusión y la irritabilidad de los dos no siga.

Recuerda que esta solución debe ser aplicada también en casa, no puedes confundirlo actuando de una manera en el hogar y de otra en otro lugar. 

No apliques castigos sino "tiempo fuera"

La especialista no recomienda advertirles sobre un castigo, sino hacer una conciliación, que no es más que llegar a un acuerdo. 

Cuando los berrinches son recurrentes, dale un “tiempo fuera” y permite que reflexione a solas sobre lo que hizo. Este tiempo es equivalente a un minuto por edad, sin embargo, es importante que no excedas el tiempo en relación a los años que tiene.

Finalmente recomienda hacer restricciones y negociaciones si en verdad es necesario, como acortar el tiempo que pasan frente a la computadora, el celular, la tablet o los videojuegos.

Publicidad