Publicidad

Publicado: 14-10-2021 11:17

¿Eres buen negociador? Identifica los pasos para llegar a un acuerdo

Es muy importante que la otra persona se sienta escuchada, así que evita no hablar mucho

Vanessa Flores

De Interés

Pixabay

Llegar a un buen acuerdo en ocasiones requiere de valor y de la capacidad de dejar el orgullo y las diferencias a un lado, sobre todo, si se trata de resolver un problema entre dos o más personas. 

Acordar, negociar, incluso regatear, son actividades que pueden aplicar durante una venta, en un lugar de trabajo o en una discusión de pareja. 

Luis Aguirre, experto en emprendimiento, propone una situación bastante común para dar contexto de esta cuestión, y explica que es posible negociar con nuestros compañeros de trabajo, incluso con tu jefe, ya que actualmente un patrón que impone no es lo más adecuado, en cambio, uno que es flexible tiene mejor relación con sus empleados.

“Lo genial es ganar, ganar, los dos”, menciona. 

Además, menciona que hay acuerdos que generan conflictos, sobre todo entre vecinos, porque cada uno piensan de forma individual e ignoran que el beneficio debe ser para todos.

Tipos de negociadores

Negociador analista. Le gusta escuchar datos, estadísticas y números para tomar decisiones. 

Negociador acomodador. Es una persona muy sociable, le gustan las conversaciones, quedar bien con los demás y estar en un buen ambiente. 

Negociador asertivo. Es más directo, duro y frío en cuanto a sus propuestas. 

El experto también nos ofrece algunos consejos para llegar de la mejor forma a un acuerdo. 

Menciónale a la otra persona cómo puedes ayudarle, cómo pueden solucionar el problema entre ambos, porque tal vez se trate de una cuestión que se puede resolver en cuestión de minutos. 

Es muy importante que la otra persona se sienta escuchada, así que evita no hablar mucho, repite laguna frase o palabra que la otra parte dijo para hacerle saber que lo escuchaste y entonces expón tu propuesta.

Identifica el momento adecuado para empezar con la conversación, cuando la otra persona esté de buen humor y dispuesto a atenderte. 

Si negocias un precio o sueldo, trata de no decir directamente cuánto quieres ganar, porque tu jefe podría ofrecerte más de lo que esperabas. Si esto no es posible, menciona un rango alto, pero no exagerado.

Si ofreces algún servicio, no establezcas montos de dinero cerrados, propón por ejemplo, mil 250, en lugar de solo mil. Eso da la sensación de que sabes lo que vale tu trabajo y que no solo eliges números al azar.

Publicidad